Saltar al contenido

Una prueba de que Jehová nos bendice – 30 al 6 de Diciembre

En el año 1512 antes de nuestra era, Jehová bendijo el sacerdocio aarónico, lo aceptaba y lo apoyaba. Por medio de las funciones ejercidas por los sacerdotes en la tienda de reunión, el pueblo de Israel podía expiar sus pecados u ofensas debido a sus acciones y comportamiento contra Dios, además de ofrecer otro tipo de ofrendas de paz a Jehová. Los sacerdotes, por medio de sus funciones, guiaban al pueblo de Israel y permitía mantener una relación estrecha con Dios por medio de estas ofrendas de paz o pedir un perdón por sus faltas y por su pecaminosidad natural como humanos imperfectos y como nación de Israel que había cometido muchos pecados contra Jehová y lo ponían tanto en duda aún con lo mucho que había hecho por ellos en todo momento.

Las funciones que desempeñaban estos sacerdotes era primordial para el pueblo de Israel en aquello época. Al igual que ocurre hoy día por medio de Jesús, al que está usando Jehová desde el cielo como el gran Sumo Sacerdote.

Sin embargo, cuando Cristo vino como sumo sacerdote de las cosas buenas que ya han sucedido, entró en la tienda más importante y más perfecta, que no fue hecha por manos humanas, es decir, que no es de esta creación. Él entró una vez y para siempre en el lugar santo, pero no con la sangre de cabras y de toros jóvenes, sino con su propia sangre, y consiguió una liberación eterna para nosotros.

Hebreos 9:11,12

Desde 1919, Jesús ha nombrado a un grupo de cristianos ungidos como el esclavo fiel y prudente que guía al pueblo de Dios en su organización terrestre, proporcionándoles todo lo necesario, todo el conocimiento y alimento espiritual que necesita.

”¿Quién es en realidad el esclavo fiel y prudente a quien su amo puso a cargo de los sirvientes de la casa para darles su alimento al tiempo debido?

Mateo 24:45

Al igual que ocurrió con la tienda de reunión en el 1512 antes de nuestra era, es decir, el Tabernáculo, y el sacerdocio aarónico por el que recibieron la aprobación de Jehová, ésta aprobación se demostró por medio del fuego que se erigió desde la nube de Jehová consumiendo por completo lo que quedaba del sacrificio del altar de la ofrenda quemada. Jehová bendice actualmente a su esclavo fiel y prudente y a su organización terrestre, como ha demostrado con el paso de los años, por lo que, como en el caso del sacerdocio aarónico, no queda ninguna duda de que Dios ha proporcionado esta guía del esclavo fiel y prudente a todo su pueblo, y ha constituido esta organización terrestre que llega a todos los rincones del planeta de una forma u otra.

Moisés recibió instrucciones muy claras y precisas sobre cómo debía construirse el Tabernáculo y las funciones que en él se debían llevar a cabo. No había ningún detalle aleatorio, sino que todo estaba perfectamente diseñado, hasta la vestimenta que Dios consideraba apropiada para las actividades que ahí se iban a realizar. Una vez estaba todo listo, Moisés procedió, por fin, a apertura el servicio que se iba a dar en el Tabernáculo.

Así que Moisés hizo que se acercaran Aarón y sus hijos, y los lavó con agua.  Después le puso la túnica a Aarón, le colocó la banda, lo vistió con la túnica sin mangas, le puso el efod y se lo sujetó con el cinturón tejido del efod atándoselo con firmeza.  Enseguida le colocó el pectoral y puso el Urim y el Tumim en el pectoral.  Entonces le colocó el turbante especial en la cabeza y le puso en la parte delantera del turbante la placa brillante de oro, la santa señal de dedicación, tal como Jehová le había mandado a Moisés.

Por último, derramó un poco del aceite de la unción sobre la cabeza de Aarón y lo ungió para santificarlo.

Levítico 8:6-9, 12

Todo estaba listo para comenzar con el sacerdocio y las funciones sagradas de la tienda de reunión. El momento que tanto habían esperado había llegado y se tenía que proceder la apertura de las funciones del Tabernáculo tal como Jehová había dicho con el alto nivel de detalle, respeto y rigurosidad que merece Dios. Por ello, Moisés ordenó a Aarón y sus hijo a lavarse en la fuente de cobre del patio del Tabernáculo. Una vez limpios, tal como hemos leído en Levítico 8:6-9 y 12 procedió a vestir con las vestiduras gloriosas de sumo sacerdote sobre Aarón. Cada uno de los elementos que vestía Aarón como sumo sacerdote tenían un significado y un propósito, y es que representaban las cualidades y responsabilidades de su cargo y de las funciones que iba a desempeñar, tan importantes para Jehová, para la expiación de su pueblo, y para fortalecer la relación de fe de los israelitas con Dios.

Posteriormente, Moisés procedió a ungir todos los elementos del Tabernáculo, de forma que ya estuviera listo para el servicio sagrado que iba a desempeñar. Finalizando con el derramamiento de aceite de unción sobre la cabeza de Aarón.

Era el momento del pueblo, toda Israel estaba esperando este momento, y todos acudieron, siguiendo las instrucciones que se habían dado. El Tabernáculo estaba listo, Aarón y los sacerdotes procedieron a efectuar el servicio de expiación por los pecados cometidos por la nación de Israel (sin la ayuda de Moisés). Todo el pueblo estaba expectante y acudieron con todo lo que Moisés había pedido y leemos en Levítico 9:3,4:

Pero a los israelitas les dirás: ‘Tomen un macho de las cabras como ofrenda por el pecado, un ternero y un carnero joven —sanos y de un año de edad cada uno— como ofrenda quemada  y un toro y un carnero como sacrificios de paz para sacrificarlos delante de Jehová, así como una ofrenda de grano mezclada con aceite, pues hoy se les aparecerá Jehová’”

Levítico 9:3,4

El pueblo de Israel necesitaba realizar estas ofrendas y esta expiación para su limpieza por los muchos pecados que habían cometido, muchos de ellos graves contra Jehová. Este pueblo, que siempre tuvo el favor de Dios, los liberó de la esclavitud del faraón de Egipto y siempre les dio todo aquello que necesitaban, seguían poniendo en duda a Jehová, siempre que las situaciones se complicaban un poco. El último gran pecado que cometieron fue violar un mandato directo de Dios, muy importante para Él, ya que exige devoción exclusiva. La construcción del becerro de oro y su adoración con la fiesta que hicieron hizo que se ganarán el disfavor de Jehová, siendo Moisés quién tuvo que mediar entre Jehová y el pueblo de Israel.

Es por ello que esta expiación eran tan importante, los israelitas eran conscientes de sus acciones y acudió todo el pueblo para los primeros sacrificios de los sacerdotes en este servicio de expiación.

Este primer servicio de los sacerdotes fue aprobado por Jehová, y esto se supo de forma clara cuando el fuego del altar se vio potenciado y fusionado con otro tipo de fuego que se originó directamente desde la nube de Jehová hacia el altar y terminó de consumir la ofrenda y la grasa que había en ella.

Finalmente, Moisés y Aarón entraron en la tienda de reunión; luego salieron y bendijeron al pueblo.Entonces la gloria de Jehová se le apareció a todo el pueblo,  y un fuego salió de Jehová y empezó a consumir la ofrenda quemada y los trozos de grasa que había sobre el altar. Cuando todo el pueblo lo vio, se pusieron a gritar sorprendidos y cayeron rostro a tierra.

Levítico 9:23,24

El pueblo de Israel al ser testigos de ello se sintieron muy contentos y complacidos de forma que empezaron a gritar sorprendidos, una vez más, por las hermosas cualidades de Jehová, que siempre estuvo con ellos aún con lo muchos pecados que habían cometido. Luego se arrodillaron al suelo.

El poder de Jehová, así como sus hermosas cualidades y la bendición y aprobación que nos da a todos sus siervos hoy día también la vemos y somos conscientes de ello cada día, por lo mucho que hace por nosotros, como nos cuida y nos protege. Y es que así lo ha demostrado durante muchas décadas, tal como aprobó el sacerdocio aarónico y se expiaron los pecados de los israelitas, Jehová aprueba la labor que realiza el esclavo fiel y prudente para su organización terrestre por medio del cuerpo gobernante y aprueba todo los que hacemos sus siervos fieles por toda la Tierra.

Nuestro cuerpo gobernante y todos los hermanos que llevan la delante en las congregaciones por todo el mundo visten con la rigurosidad que exige Jehová, su apariencia física no responde a modas sino a principios bíblicos y su comportamiento es ejemplar en conducta y acciones como Jehová querría y tal como hacían los sacerdotes del Tabernáculo, siguiendo siempre las instrucciones del esclavo fiel y prudente, haciendo posible una organización terrestre ordenada, robusta, firme ante las pruebas y leal y limpia de cualquier tipo de corrupción, tan generalizada en este sistema de cosas.

Pero, ¿cómo ha demostrado Jehová durante todos estos años que ha bendecido a este esclavo fiel y prudente y a toda su organización terrestre? ¿cómo podemos saber que esta es la verdad y lo que hacemos tiene la aprobación de Dios?

De muchas maneras, solo tenemos que estudiar la Palabra de Dios la Biblia para tener un conocimiento profunda de ella y reflexionar en las pruebas y problemas que se nos presenta todos los días y cómo los hacemos frente y los superamos, este conocimiento profundo de la biblia nos hará ser conscientes de lo que Jehová dijo que iba a ocurrir en nuestro tiempo, lo que nos iba a ocurrir a nosotros, y cómo iban a reaccionar sus verdaderos siervos y discípulos a todo lo que vendría.

Por ejemplo, como leímos antes en Mateo 24:45, dice la Biblia que este esclavo fiel y prudente sería aquel que diera alimento espiritual al debido tiempo cuando lo necesitemos. ¿Quién nos da todo este conocimiento y alimento espiritual? ¿Quién y cómo nos instruimos y por ello sabemos más cada día De Dios y de su palabra y nos fortalece la fe? Jehová está apoyando y bendiciendo al esclavo por esta importante labor que hace por todos nosotros, y que nosotros nos beneficiamos todo los días, ya que sin esta guía, conocimiento, y alimento espiritual… seríamos presas fácil de Satanás y nuestras vidas irían a la deriva en la corriente de este mundo en la que está envuelta muchas personas con muchos problemas.

Una segunda forma, es viendo como se cumplen sus profecías. Por ejemplo, Mateo 24:14. Las buenas noticias se están predicando en toda la tierra habitada, por un medio u otro, el testimonio de la Palabra de Dios puede llegar a toda persona que esté dispuesta a escucharla, haciendo el esfuerzo y sacrificio al que estén dispuesto, aún cuando se persigue y se intenta callar el mensaje De Dios. Estos obstáculos no han impedido que Jehová esté efectuando su voluntad.

Disponemos de la certeza que tenían los israelitas. Jehová ha aprobado y ha bendecido la actividad que hace el esclavo fiel y prudente, y ha aprobado y bendecido a toda su organización terrestre, a todos nuestros hermanos que le sirven en todos lugares de la Tierra, no tenemos ninguna duda de ello, y por ello, estamos muy contentos de tener un Padre celestial como Jehová. Es por ello, que intentamos en todo momento devolverle la alabanza que merece, pidiendo un perdón, siempre, por las faltas que cometemos como humanos imperfectos.

Ahora, nos toca reflexionar personalmente en todas nuestras acciones, en nuestro servicio espiritual, ¿qué defectos puede tener y qué podemos hacer para ejercer una adoración más pura? Esta es una forma de dar nuestro apoyo al esclavo fiel y prudente y a su organización terrestre, además, nuestra pureza espiritual hará que construyamos congregaciones más fuertes, robustas y sin ninguna grieta posible ante las tentaciones de Satanás, pero… ¿de qué más forma podemos apoyar al esclavo fiel y prudente? ¿cómo le damos todo nuestro apoyo al esclavo fiel y prudente?

“Que cada uno haga lo que ha decidido en su corazón, y no de mala gana ni a la fuerza, porque Dios ama al que da con alegría”

2 Corintios 9:7
Cookies