Saltar al contenido

¿Tienes la mochila de emergencia preparada?

Sabemos que vivimos en los últimos días, así lo transmitimos a todas las personas en el ministerio. No nos queda ninguna duda que cada vez falta menos para el final de este sistema. Nuestra fe a Jehová y nuestro conocimiento de la Biblia así nos lo hace saber y estar completamente consciente de ello. Estamos mentalizados, pero… ¿estamos preparados? ¿tenemos nuestra mochila de emergencia preparada?

Vídeo

En los últimos días, antes de la venida del Reino de Dios y la destrucción de este sistema dice la Biblia que se sucederían desastres naturales, conflictos sociales, guerras, problemas sociales graves como el hambre… así lo vemos día sí y día también en las noticias. En los últimos años han ocurrido más desastres y problemas graves que los que han ocurrido durante muchas décadas anteriores, y los actuales, su nivel de destrucción es mucho mayor.

La mayoría de la población quizás no nos crea cuando decimos que vivimos en los últimos días de este sistema… ¿y quién esperaba un virus mortal que paralizara todo el mundo durante todo un año y lo que queda? Nadie. Todo el avance social, todo el avance tecnológico, las millones de personas que viven hoy en la Tierra, entre ellas personas muy inteligentes, con mucho poder económico y político y aún así… el mundo no fue capaz de dar una respuesta rápida y eficaz a esta grave crisis sanitaria y sus repercusiones económicas y sociales.

Una epidemia mundial que nadie esperaba y a la cual nadie estaba preparado nos ha paralizado, ha cambiado nuestras vidas y el mundo tal y como lo conocíamos… Una epidemia mundial que es el mejor ejemplo a la antesala de la venida del Reino de Dios… Muchas personas no creen que vivimos en los últimos días… estas mismas personas no creían que lo que estamos viviendo fuera posible y no de película… y aquí estamos.

Tal como vino este virus de forma silenciosa y que se ha propagado rápidamente… lo hará el Armagedón y el fin de este sistema. ¿Estamos preparados?

Nuestra organización terrestre nos da una serie de pautas para estar preparados a todo lo que tiene que venir, y a todo lo que está ocurriendo… los terremotos, huracanes, tsunamis, enfermedades graves e infecciosas, tiroteros, conflictos locales, incendios, etc., se suceden día tras día, cada vez con mayor frecuencia y en lugares más diversos de la Tierra. La mayoría de las personas lo vemos en las noticias y medios de comunicación, pero… ¿podemos asegurar que no nos pasará a nosotros? ¿que vivimos en una ciudad desarrollada y que el riesgo es bajo? Un incendio en un edificio puede ocurrirle a cualquiera… recientemente hubo una potente explosión en una ciudad avanzada y desarrollada de Estados Unidos, una explosión intencionada que causó grandes consecuencias.

Debemos estar preparados porque cualquiera de nosotros podemos ser víctimas de un desastre, natural, accidental o provocado.

¿Cómo podemos estar preparados?

Veremos los siguientes puntos importantes:

  1. Una buena planificación y un plan de actuación ante emergencias es fundamental. Tanto a nivel personal como material.
  2. ¿Cómo actuamos frente a un posible peligro? ¿Tenemos preparada nuestra mochila de emergencia en caso de que sea necesario?
  3. ¿Cuál es nuestro comportamiento y nuestras acciones después del desastre?

Empecemos por el primer punto.

Preparémonos antes de la emergencia o el desastre

Nuestro conocimiento de la Biblia nos ha preparado a estar alertas frente a lo que tiene que venir. Pero no basta con saberlo, con ser conscientes que a este sistema le queda poco, tenemos que estar profundamente mentalizados y alerta a las señales que se van presentando. Tenemos que ser supervisores.

  • Un desastre le puede ocurrir a cualquiera. Viva donde viva, tenga la edad que tenga… a todos nos puede acaecer el suceso imprevisto, así lo dice la Biblia. Tenemos que mentalizarnos que no somos inmunes a absolutamente nada.
  • Ser supervisores implica conocer nuestro entorno, cuáles son los peligros más factibles que nos pueda ocurrir a nosotros. A dónde podemos acudir a pedir auxilio, ¿existen refugios cerca?, ¿nuestro hogar está preparado para desastres naturales?. La preparación de nuestro hogar es muy importante, repasemos algunas cuestiones en forma de preguntas:
    • Si vivimos en una zona ventosa, ¿tenemos cosas sueltas en la azotea, balcones, ventanas,… que puedan salir volando ocasionando un grave problema?
    • ¿Nuestra casa está preparada con sistema de alarma de incendio o detectores de humo? Si no es así y no tenemos, ¿tenemos al menos un extintor en buen estado en casa? Esto también aplica a nuestros coches, ¿llevamos un extintor en el coche por si nos ocurre algo en nuestra travesía?
    • El robo o hurto puede suponer también un peligro para nuestras vidas, ¿nuestras cerraduras de las puertas funcionan bien y protegen como debería? ¿tomamos las medidas oportunas cuando salimos de nuestra vivienda cerrando puertas y ventanas para evitar posibles tragedias?
    • Si vivimos en zonas donde llueve mucho, ¿tenemos acondicionada nuestras azoteas o zonas externas para evitar inundaciones o desprendimientos?
    • ¿Conocemos los puntos fuertes de nuestra casa en caso de que se produzca un temblor? ¿Muros de carga? ¿Arcos de puertas? ¿Tenemos una zona a campo abierta en nuestro vecindario como una plaza o algo al aire libre con espacio en caso de terremotos?
    • ¿Tenemos preparados suministros en casa que podamos coger de forma rápida en caso que tengamos que salir rápido de casa y no sabemos cuándo podemos volver?
    • ¿Qué otras preguntas se le ocurre que pueden ser relevantes sobre su hogar?. Su hogar es como un refugio, mantengámoslo como tal.
    • En caso de que tengamos que hacer uso de nuestro coche, ¿se encuentra en buen estado? ¿tiene gasolina o siempre está en reserva? ¿podemos hacer viajes de largas distancias o hace muchos años que no le hacemos una buena revisión? ¿los neumáticos están en buen estado, y el de reserva? Nuestros coches, no solo son el medio que tenemos para desplazarnos, son una de las vías de escape que tenemos en caso de un desastre, ¿lo tenemos listo, preparado y en buen estado para ello?
  • Los móviles se mueren, ¿tenemos nuestros contactos importantes apuntados, sus números, direcciones de nuestros hermanos, familiares, amigos, etc.? Si vivimos en zonas extensas, en países muy grandes y es posible que en caso de desastre tengamos que viajar largas distancias, ¿tenemos un mapa la zona y una brújula? Google Maps, Apple Maps o lo que suelas usar no te va a servir si no cargas tú móvil, y puede que no puedas hacerlo en varios días en ningún sitio.
  • ¿Nuestra familia es consciente de lo que hay que hacer en caso de desastre? ¿Mantener la calma? ¿Cuál es el plan para cada situación? Si tenemos hijos, ¿son conscientes de que no se trata de un juego?
  • ¿Tenemos presente, ayudamos y preparamos a nuestras personas mayores, ancianos o enfermos? ¿Tenemos un plan para ellos? ¿Sabemos cómo actuar en caso de que tengamos que ayudar a una de estas personas?
  • ¿Tenemos un plan a nivel de congregación, amigos, familia para saber dónde quedar? ¿cómo contactar, cómo hacerles llegar que estamos bien? ¿un punto de reunión?

Son muchas las preguntas, y nos faltarán otras muchas… la planificación no es cosa de un día, el mantenimiento de nuestro hogar y nuestro coche en caso de que tengamos es un proceso continuo… tenemos que estar alerta, no bajar la guardia y no dormirnos pensando que “algo” no nos pasará a nosotros o que aún no es el momento, o que cuando sea el momento ya lo veremos y sabremos qué hacer. ¿Y si el momento nos coge durmiendo?

¿Cómo actuamos durante el desastre o emergencia?

Debemos actuar con rapidez pero también con cabeza. Actuemos con inmediatez pero también con serenidad, manteniendo la calma y tomando decisiones racionales… nuestra preparación nos ayudará a tomar las decisiones correctas. Dios nos ha preparado para lo que tiene que venir.

En primer lugar tenemos que obedecer a las directrices de las autoridades de emergencias, están entrenados para ello, mejor que nadie. En caso de que no tengamos instrucciones y estos cuerpos de seguridad tarden mucho en llegar a la zona afectada, tengamos en cuenta las siguientes directrices de protección civil frente a las siguientes emergencias:

¿Cuál es nuestro comportamiento y nuestras acciones después del desastre?

Cuando nos sintamos seguros tampoco debemos relajarnos… hemos pasado por una situación no usual, que puede ser grave y donde los nuestros y nuestra familia puede que aún no estén a salvo o necesiten de nuestra ayuda.

Hasta que todo vuelva a la normalidad y estemos en nuestras casas llevando nuestras vidas normales, tengamos en cuenta las siguientes recomendaciones:

  1. Si en lugar de un campamento para todos los afectados por el desastre tiene la posibilidad de quedarse con amigos, hágalo.
  2. Mantenga limpio el lugar donde viva momentáneamente hasta que se solucione la situación para evitar riesgos y contagios de salud.
  3. Use equipo de protección y a poder ser, el suyo propio cuando remueva escombros. Tome las medidas de seguridad oportunas.
  4. Conserve la calma, e intente conservar su rutina o una rutina en la que sus hijos se sientan cómodo, ahora más que nunca le necesita, al igual que su familia.
  5. Los desastres causan muchos daños, tenemos que estar mentalizados de ello.
  6. Identifique los daños emocionales y dale atención, tanto a los propios, como a los de tu familia y amigos.

Vivimos en tiempos difíciles de manejar. El suceso imprevisto nos puede afectar a todos, y tenemos que estar preparados para ello. ¿Cómo tenemos nuestra mochila de emergencia? ¿La revisamos periódicamente y verificamos que todo esté en condiciones?

¿Cómo preparar nuestra mochila de emergencia?

Lo que tenemos que tener en nuestra mochila de emergencia puede varias dependiendo del territorio donde vivimos y de nuestras circunstancias personales como la salud y la medicación específica que debemos tener. Tenemos que hacer una lista de lo que es útil y siempre debe estar. ¡Hágala! No lo deje todo para el último momento, nosotros te ayudamos con la siguiente check list:

  • Una mochila, resistente y cómoda. Si puede ser impermeable e ignífuga mejor. ¿Una mochila grande para la familia o una mochila individual para cada miembro? Una cuestión a valorar por la unidad familiar. Un aspecto a tener en cuenta, es la comodidad y que sea práctico. Si tenemos que salir corriendo, no nos puede atrasar llevar mucho equipaje, pero tenemos que llevar a su vez aquello que nos haga falta. Mochilas individuales puede ser positivo en caso de que en la huída algún miembro se separe del grupo.
  • Mantas y muda completa de ropa y abrigo y calzado resistente, un pequeño saco para dormir.
  • Linterna (con pilas), pilas de repuesto (comprobar en las revisiones periódicas que funcionan o cambiarlas), radio a pilas.
  • Botiquín de primeros auxilios con todo lo necesario y un silbato para auxilio, también se puede añadir un elemento reflectante.
  • Cubiertos básicos, abrelatas, herramientas multiusos de bolsillo como una navaja, fósforos resistentes al agua.
  • Comida – conservas.
  • Mascarillas protectoras, cinta adhesiva impermeable, lona plástica, cuerda elástica, bolsas plásticas para que no se mojen todos los elementos que llevamos como la radio, linterna, papel higiénico y todo aquello que pueda estropearse.
  • Cepillo de dientes, jabón, toallas, papel higiénico.
  • Artículos necesarios para el cuidado esencial de niños, personas mayores y personas enfermas.
  • En lugar de bolsas plásticas, se pueden usar recipientes impermeables para todo los artículos que puedan estropearse. Igualmente, una bolsa plástica siempre puede ser útil.
  • Medicamentos y documentos importantes.
  • Libreta con datos importantes como números de teléfonos, direcciones de familiares o amigos, puntos de encuentro, rutas de emergencia, refugios, y demás información relevante.
  • Dinero en efectivo o tarjetas bancarias.
  • Juegos extras de llaves.
  • Papel, lápices, bolígrafos.
  • Un pequeño extintor de mano o incluso mantas ignífugas refugio.
  • ¡Qué no falte nuestra Biblia!

¿Qué más tienes en tu mochila de emergencia? ¡Puedes comentar!

A continuación, proporcionamos una selección de productos que hemos seleccionado para confeccionar nuestras mochilas, son productos con la máxima utilidad en relación calidad-precio.

Cookies