Saltar al contenido

Tesoros de la Biblia | Semana del 22 al 28 de Marzo 2021

Discurso preparado de demostración para los tesoros de esta semana del 22 al 28 de Marzo de 2021 con el tema:

La fe nos hace valientes

https://youtu.be/5hrtIm6Kopc
Vídeo

El valor y la fe van de la mano. Si no tenemos fe, no tendremos valor para enfrentar situaciones que se nos presenten porque las veremos como muy difíciles e incluso como insalvables cuando realmente no lo son. ¿Y por qué no lo son? Porque aunque nuestras fuerzas son limitadas y también nuestro poder, el de nuestro Padre celestial no, y es infinito.

Jehová siempre está con nosotros, es nuestro refugio, nuestra plaza fuerte, nuestra roca. Cuando enfrentamos una situación o problema muy difícil, sabemos que podemos confiar en qué Jehová estará con nosotros y usará diferentes medios para darnos el estímulo que necesitemos según sea el momento propicio.

Claro, para ello tenemos que tener plena confianza en que Jehová realmente está con nosotros, sabe por lo que estamos pasando y que nos dará el alimento que necesitemos. Ya sea conocimiento, sabiduría, fuerza, poder … lo que sea para que no aguantemos más de lo que podemos soportar, porque Dios nunca nos haría eso.

Así nos lo dice él mismo en su Palabra la Biblia, leamos la segunda parte de 1 Corintios 10:13:

“Pero Dios es fiel y no dejará que sean tentados más allá de lo que puedan soportar, sino que, cuando venga la tentación, también les dará la salida para que puedan aguantarla”

1 Corintios 10:13

Jehová, nos dará la salida a las presiones, tentaciones, pruebas y problemas que se nos presenten. Pero para ello tendremos que tener fe en que nos cuida y que se preocupa por nosotros. Y eso, a parte de la ayuda que nos provee, nos dará el valor para hacer frente a cualquier cosa.

Hay muchos hermanos que han visto la mano de Jehová en sus vidas en muchas ocasiones. Estos hermanos o hermanas han pasado por situaciones muy difíciles, y podemos notar cuando nos cuentan sus experiencias que no pensaban que podrían salir de esa situación, pero su fe en Dios lo hizo posible. Estos hermanos han visto que Jehová nos da la salida, no nos dejará luchar contra algo que no podamos soportar.

Cuando reflexionamos en muchas de estas experiencias, y nos ponemos en el lugar de nuestro querido hermano, puede que pensemos para nosotros mismos: “yo no sería capaz de salir de eso”. Pero sí lo seremos, porque Jehová nos ama por igual y nuestra fe en él es firme y nos dará valor, seremos valientes.

Estos hermanos están experimentados y su fe es aún más fuerte para enfrentar otros problemas que pueden venir. Ya han visto la mano de Dios en cómo les ayuda dándole una salida. Sin embargo, hay otros muchos hermanos que nunca se han tenido que enfrentar a una gran prueba y pueden sentirse menos valientes.

Es cierto que la incertidumbre nos genera temor, no saber qué ocurrirá o no tener control sobre ciertos aspectos nos puede generar miedo. Pero tal como nuestros hermanos que han enfrentado graves problemas han sido valientes por su fuerte fe en Jehová, nosotros también debemos cultivar la misma fe, y no ser como los espías que mandaron los israelitas para anticiparse a lo que podría venir. Ellos presentaron informes muy pesimistas por falta de su fe en Dios y atemorizaron a todos los israelitas aún con todo lo que Jehová había hecho por ellos y seguía haciendo.

Salvo dos espías, Josué y Caleb. Moisés, con la aprobación de Jehová, envió a 12 espías desde el campamento de Israel cuando estaban acampados en el desierto de Parán para que espiaran la tierra de Canaán, la que tendrían como herencia de la tierra e iban a tomar ya que los cananeos no tenían ningún derecho a ella y menos con las prácticas que realizaban.

Jehová, quién tenía y tiene el derecho de toda la tierra, se la adjudicaría a los israelitas. Por ello, se enviaron a estos 12 espías, posiblemente fueron en grupos de dos por diferentes zonas para examinarlo todo: caminos, rutas, ciudades, organización de canaán, habitantes, etc.

¿Y qué pasó? Cuando volvieron, la mayoría de los espías estaban atemorizados. Sí, afirmaron que la tierra manaba leche y miel. También como Jehová había dicho, pero dijeron que no podrían con ellos y que morirían. ¿Morirían? Jehová los había sacado de Egipto, provocó 10 plagas, separó un Mar entero dando muerte al faraón y todos sus hombres… y aún así, estos espías seguían sin tener una verdadera fe en el poder de Jehová. Ellos dijeron y se recoge en Números 13:31-33:

“Pero los hombres que habían subido con él dijeron: “No podemos subir contra esa gente, porque es más fuerte que nosotros”.  Y ellos continuaron dándoles a los israelitas un mal informe de la tierra que habían espiado. Decían: “La tierra que recorrimos para espiarla es una tierra que devora a sus habitantes, y toda la gente que vimos en ella son hombres de enorme tamaño.  Y allí vimos a los nefilim, los hijos de Anac, que vienen de los nefilim; nosotros nos veíamos como saltamontes en comparación con ellos, y eso mismo les parecíamos a ellos”

Números 13:31-33

¿Hemos notado todo el pesimismo? También hemos notado que los espías dijeron: “son mas fuertes que nosotros”. ¿Quiénes somos nosotros? Hombres imperfectos que han llegado y tienen todo lo que tienen porque Jehová así lo hizo posible. En esa connotación de nosotros, habían olvidado y perdido la fe de dónde reside realmente el poder del pueblo israelita, en su fe en Jehová, quién es Todopoderoso. ¿Cómo se sintió Jehová ante esto? ¿Ante esta falta de respeto tan grande? ¿No había hecho suficiente ni había demostrado suficiente poder para que tuvieran una fe plena en Él? Números 14:11:

“Entonces Jehová le dijo a Moisés: “¿Hasta cuándo me tratará sin respeto este pueblo? ¿Hasta cuándo no tendrán fe en mí a pesar de todos los milagros que he realizado entre ellos?”

Números 14:11

El mal informe que dieron los espías desanimó a todo el pueblo quién se contagio del espíritu humano de estos espías y se olvidaron del espíritu de Dios, de su poder, y de todo lo que hace por ellos, de que todo lo que tienen es porque Jehová así lo ha proveído. Los espías no tuvieron fe en Jehová, no tuvieron valor y dijeron tantas cosas pesimistas que arrojó al pueblo israelitas a la misma falta de fe que ellos.

La visión del pueblo israelita se nubló y pasó a ver solo lo que tenían delante, que no es lo que había dicho Jehová, sino lo que habían dichos una serie de personas imperfectas motivadas sin fe y con temores humanos. Y esto provocó el clamor del pueblo y con ello defraudaron una vez más a Dios y su misericordia por todo lo que hace por ellos. En Números 14:1-4 leemos estos clamores del pueblo:

“Entonces todo el pueblo levantó la voz, y la gente siguió gritando y llorando durante toda la noche.  Todos los israelitas empezaron a quejarse de Moisés y Aarón, y todo el pueblo empezó a hablar en contra de ellos. Decían: “¡Ojalá hubiéramos muerto en la tierra de Egipto! ¡Ojalá hubiéramos muerto en este desierto! ¿Para qué nos trae Jehová a esta tierra? ¿Para que caigamos a espada? Tomarán como botín a nuestras esposas y a nuestros hijos. ¿No es mejor que volvamos a Egipto?”.  Hasta se decían unos a otros: “¡Nombremos a un líder y volvamos a Egipto!”

Números 14:1-4.

Esta falta de fe y confianza en Jehová provocó que el pueblo quisiera revelarse contra Dios. Incluso, nombrando a un nuevo líder y volviendo a Egipto. ¿Qué mejor líder que Jehová? La falta de fe los cegó hasta el punto que dijeron que ojalá hubieramos muerto en Egipto. La falta de fe no solo los desanimó mucho, o les generó miedo a morir, sino que echaron las culpas a Jehová y lo que había hecho por ellos. ¿Nos imaginamos algo así?

Sin duda alguna, nosotros queremos tener siempre una fe fuerte, una fe como los espías Josué y Caleb. Ellos tenían muy en mente a Jehová y su poder, lo que había hecho en Egipto y cómo acabó con la maldad de ese lugar y liberó a su pueblo. Josué y Caleb no pecaron de optimismo, Josué y Caleb tenían fe plena en el poder de Dios como ya había demostrado en muchas ocasiones. Una fe que se refleja en el valor de sus informes, que leemos en Números 14:6-9:

“Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefuné, que estaban entre los que fueron a espiar la tierra, se rasgaron la ropa y le dijeron a todo el pueblo de Israel: “La tierra que recorrimos para espiarla es una tierra muy muy buena. Si Jehová está contento con nosotros, él sin duda nos llevará a esa tierra y nos la dará, una tierra que rebosa de leche y miel. Pero no se rebelen contra Jehová y no le tengan miedo a la gente de la tierra, porque son pan comido para nosotros. Ya no tienen protección, y Jehová está con nosotros. No les tengan miedo”.

Números 14:6-9

Fijémonos en las palabras que ellos usan. Se refleja esta fe plena en Jehová. Ellos no dice: “vamos, podemos con ellos”. No, ellos dicen: “Si Jehová está contento con nosotros (…) sin duda nos llevará”. Tal como los liberó y sacó de Egipto. Y continuación diciendo: “No se releven contra Jehová” -no tenían ningún motivo para hacerlo, todo lo contrario- “No le tengan miedo a la gente de esa Tierra (…) No tienen protección (…) Jehová está con nosotros”.

Es lo único que los israelitas le hacían falta para asentarse en esa tierra. Tener a Jehová con ellos, y así conquistarían Canaán. Porque esta es nuestra victoria sobre el mundo de Satanás, la victoria que dijo el apóstol Juan en 1 de Juan 5:4: “Esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe”. Nuestra fe ha derrotado a todo enemigo en la actualidad y nunca se ha callado al pueblo de Dios, las buenas noticias del Reino se predican en toda la Tierra como un ejército lleno de fuerza y valentía por nuestra fe hacia Jehová.

Hermanos, si tenemos a Jehová con nosotros en todo momento, si nuestra fe es fuerte como la de Josué y Caleb. Jehová nos dará el valor y la fuerza para conquistar cualquier prueba, tentación o problema que se nos presente.

Cookies