Saltar al contenido

Seamos mejores maestros | Semana del 8 al 14 de Febrero 2021

Ejemplos de demostración preparados para seamos mejores maestros de esta semana del 8 al 14 de Febrero con un ejemplo de la primera conversación con ofrecimiento de curso bíblico y presentación de vídeo y un ejemplo de la revisita con un texto bíblico adaptado a lo que le interesa a la persona. El discurso estudiantil de 5 minutos lo puede encontrar aquí: ¿Por qué suele hablarse de las 12 tribus de Israel si en realidad eran 13?

Primera conversación (3 min)

Ejemplo de demostración de la primera conversación donde se ofrece un curso bíblico y se presenta el vídeo: ¿Cómo son nuestros cursos bíblicos? (sin ponerlo).

Marco de circunstancias: Nuestro vecino ha recogido por nosotros, ya que no nos encontrábamos en casa, unas cartas devueltas que nos ha entregado el cartero de nuestras predicación por carta dada las circunstancias actuales. Nuestro vecino sabe de nuestras creencias, y aunque ha hablado con nosotros esporádicamente, nunca le ha interesado la religión. Hasta que su actitud empieza a cambiar al ver nuestro comportamiento ejemplar y nuestra insistencia aún por las circunstancias que pasamos en nuestro trabajo y servicio a Dios.

Vídeo
  • Alberto. Hoy ha venido el cartero a tu puerta pero no estabas y le he recogido todas estas cartas que te han sido devueltas.
  • Buenas tardes Joaquín. Ay muchas gracias por recoger las cartas.
  • No hay de qué Alberto. Perdona la intromisión, es que últimamente veo mucho al cartero por aquí y siempre son cartas parecidas lo que trae.
  • Sí, Joaquín. Bueno, tu sabes que soy Testigo de Jehová y que nuestra familia, pues dedica su vida a Dios. Y una parte muy importante, es predicar el nombre de Dios a todas las personas. Como ves, normalmente lo hacemos puerta por puerta, pero siguiendo instrucciones a nivel mundial por la crisis del COVID ya no vamos puerta por puerta hasta que sea seguro nuevamente. Hasta entonces, tenemos que seguir haciéndole llegar a las personas estos mensajes muy importantes por parte de Dios y las cartas es un medio para hacerlo.
  • Vaya, entiendo. Y me sorprende mucho, te pensaba como una persona de cualquier otra religión pero me has demostrado que no, aún con todo esto, sigues esforzándote como antes. Antes no lo hacía Alberto, me parecías como una persona creyente cualquiera, pero ahora, al verte, me empieza a dar curiosidad.
  • Me alegra escuchar eso Joaquín. Este virus lo ha cambiado todo y ha cambiado radicalmente nuestras vidas, pero algo que no ha cambiado es la urgencia del mensaje que da la Biblia, y siempre seguimos dando prioridad a lo que verdaderamente importa, no importa lo que venga. En el mundo siempre ha habido dolor y sufrimiento, e imagínate ahora, piensa en todas las noticias que ves… la cosa está peor, así que… ¿ahora se ora aún mas no? Pues la Biblia da mucha sabiduría y nos ayuda en momentos así, nos anima y fortalece y nos impulsa. En estos momentos, las personas suelen orar más a Dios, y sobre esto tratan estas cartas que has recogido. ¿Tú crees, Joaquin, que Dios escucha las oraciones?
  • Pienso que sí, no soy tan creyente como tú pero de vez en cuando si hago alguna oración. Como has dicho, cuando pasamos momentos difíciles.
  • Pues déjame decirte lo siguiente, Joaquín… y no lo digo yo, lo dice la Biblia en Salmo 65:2: “A ti, el que escucha las oraciones, a ti acudirá gente de toda clase”.
  • ¿Se está refiriendo a Dios, no?
  • Exactamente, Dios es el oidor de la oración, y personas de todo el mundo le hacen oraciones a él.
  • Vaya, es un texto muy interesante… yo tengo mi Biblia pero no había leído esto.
  • ¿A que da confianza y ánimo que Dios nos escuche?
  • Sí mucho, da mucha tranquilidad la verdad.
  • Hay mucho que aprender sobre la oración, muchos aspectos que muchas personas no conocen. Como por ejemplo, ¿sobre qué cosas podemos orar? Si quieres podemos pensar sobre esto el próximo día que nos veamos.
  • Sí vale, o cuando tenga que entregarte más cartas. ¿Podría leer una?
  • De hecho, Joaquín, tengo una en casa hecha precisamente para ti, ahora voy a buscarla y te la doy. Y además de eso, me gustaría enseñarte este vídeo en armonía con lo que me has dicho de que: no conocías ese texto, es que la Biblia tiene muchos y muchas enseñanzas, y es por ello que sería buena estudiarla… fíjate en el vídeo (… lo ponemos…)… Joaquín, sabes donde está mi puerta, y como has visto, sin ningún compromiso podemos conversar y aprender cosas de la Biblia que nos ayudan día a día, tengo un folleto muy bonito e ilustrativo, se llama Buenas noticias, que es un buen comienzo para aprender cosas de la Biblia que antes podríamos no saber. Piénsalo y la próxima vez que hablemos y miremos la pregunta que dejamos pendiente o cuando tú quieras me dices algo. Dame un segundo que voy a buscar tu carta…

Revisita (4 min)

Ejemplo de demostración de la revisita donde además se menciona un texto bíblico en relación a un tema que la persona haya sacado.

  • Buenas tardes Andrés. Me alegra que tenga tiempo para atenderme nuevamente. ¿Cómo estás?
  • Buenas tardes Alberto. Bien, gracias, ¿tú cómo está?
  • Muy bien también. ¿Has pensado un poco en la pregunta que dejamos pendiente el otro día? ¿Sobre en qué cosas podemos orar?
  • Si Alberto. He estado pensando y también he reflexionado en cómo hago mis oraciones.
  • Muy bien Andrés… pues vamos a mirarlo, y empecemos con un texto bíblico así lo tenemos en mente… es 1 de Juan 5:14… allí dice: “Y esta es la confianza que tenemos con él: que le podemos pedir cualquier cosa que esté de acuerdo con su voluntad y él nos escucha”. Las cosas que has pensado, ¿están en relación con este texto?
  • La verdad que sí… siempre tenemos la idea de que Dios es bueno y claro, las oraciones tienen que ser buenas también no pidiendo cosas egoístas.
  • Eso está muy bien Andrés. Una persona que le pide a Dios ganar mucho dinero, pues eso no está en armonía con su voluntad. Sin embargo, una persona que le pide ayuda para sostener a su familia sí. O una persona que juega a juegos de azar y le pide buena suerte, evidentemente, es una oración que no está de acuerdo con su voluntad.
  • Sí, exacto. Esa es a la reflexión a la que he llegado. No obstante, Alberto, hay un tema que me interesa y es que… realmente mis oraciones que hago a Dios no tienen este carácter egoísta. Cuando le oro a Dios es cuando paso por algún problema o mi familia se encuentra en algún apuro, y realmente no sé si veo los beneficios de ello…
  • Entiendo Andrés. Hay muchas cosas que aprender sobre la oración… como por ejemplo, la confianza de la que se habla al comienzo del texto que leímos. ¿Por qué es importante esta confianza? Mira, Andrés, la oración no solo es una forma de liberar tensión cuando estamos bajo estrés, aunque si es una forma de desahogarnos y es una de las bendición que vemos de forma inmediata, el cómo parece que nuestras cargas se liberan cuando le contamos algo a Dios… la oración no es solo eso. ¿Tú te has sentido como más liberado cuando haces esas oraciones en esos momentos difíciles?
  • Se podría decir que sí, te sientes algo mejor… pero más allá de eso, no veo muchos resultados.
  • Claro Andrés. Y es por lo que estamos comentando, por esta confianza. La oración no solo nos la ha dado Dios para liberarnos o aliviar ese estrés. Sino que es una manera de adorar a Dios y demostrar que confiamos en él. Esta confianza, como si de nuestro mejor amigo se tratara, tiene que ser constante… tanto cuando nos va mal como cuando nos va bien. Por ejemplo, una persona solo ora a Dios cuando le va mal y solo cree en él en esos momentos para que lo ayude a salir de esa situación… pero cuando está bien, ya se olvida de Dios. ¿Qué ha pasado con esa confianza?
  • Pues que realmente no era confianza ni demuestra que cree en Dios… si fuese así, siempre estaría presente en su vida.
  • Claro… déjame leerte otro texto bíblico, es Santiago 1:6-8… dice: “Pero que siga pidiendo con fe, sin dudar nada, porque el que duda es como una ola del mar impulsada por el viento y llevada de un lado a otro. De hecho, esa persona no debería pensar que va a recibir algo de Jehová. Es alguien indeciso, inconstante en todos sus caminos.” Lo que vemos en este texto, es justamente eso, esa constancia, esa fe y creencia en Dios, y ella se demuestra orando constantemente todos los días y de corazón y aprendiendo de la Biblia. Orar solo cuando hay dificultades es como esta ola impulsada por el viento, de aquí para allá, sin un rumbo fijo, sin objetivo. Una oración vacía que se hace a ver si Dios nos ayuda un poco con esto. En las conversaciones que hemos tenido, hemos visto que la oración es mucho más profundo que eso.
  • Entiendo Alberto, y tienes toda la razón, bueno y no solo eso, me lo has demostrado por la Biblia. Me queda mucho que aprender sobre la oración.
  • El próximo día vemos ¿cómo responde Dios a nuestras oraciones? Y enlazamos con lo que hemos hablado hoy. ¿Te parece?
Cookies