Saltar al contenido

Seamos mejores maestros | Semana del 22 al 28 de Febrero 2021

Ejemplos de demostración para seamos mejores maestros de esta semana 22 al 28 de Febrero con un ejemplo de la primera conversación y de la revisita. El discurso estudiantil preparado de demostración lo tenemos en esta entrada: “Un gran descubrimiento que prueba que la Biblia es exacta”.

Primera conversación (3 min.)

Ejemplo de demostración para la primera conversación en la que se presenta el vídeo ¿Quiénes somos los testigos de Jehová? y se analiza.

Marco de circunstancias: Tenemos una videollamada con el tutor/profesor de la escuela de nuestro hijo/a pequeño, de enseñanza primaria, tras finalizar la conversación en lo referente al progreso de nuestro hijo/a, nos comenta un aspecto que ha notado en nuestro pequeño/a, y es que a veces se aparta y agacha la cabeza… está orando a Dios tal como sus padres le han enseñado. El vídeo se lo mostramos con la función de “compartir pantalla” de la aplicación con la que estamos haciendo la videollamada.

Vídeo
  • Muy bien, pues eso es todo lo que quería contarle sobre el progreso de su hijo. Estamos muy contentos con él y se porta muy bien. Solo tiene que mejorar un poco en inglés y matemáticas… pero ya sabe… a muchos niños les suele costar más estas asignaturas.
  • Muchas gracias profesora por esta videollamada y ponerme al día de cómo le va a mi hijo. Ahora con estas restricciones debido al COVID todo lo que es presencial se ha vuelto complicado, y que usted tenga la atención de hacer videollamadas con los padres y decirles cómo van sus hijos en el cole, es de agradecer.
  • Gracias, no hay de qué, como tutor nos preocupamos de nuestros alumnos. Por cierto, ahora que he recordado… solo una cosa más que le quería consultar sobre su hijo… en ciertas ocasiones me he fijado que se aísla unos momentos y permanece en silencio con la cabeza inclinada… una de las veces le pregunté y me dijo que estaba orando a Dios.
  • Así es, le hemos enseñado que orar a Dios es muy importante y que puede hacerlo en cualquier momento que él quiera, Dios es su amigo y le escucha, y puede hablar con él y pedirle lo que necesite, de esa forma nunca se sentirá solo. Usted, profesora, ¿cree que Dios escucha las oraciones?
  • Lo cierto es que no soy muy creyente pero al ver a su hijo, me ha impactado, ver ese grado de fe que tiene, no se lo había visto a ningún niño de su edad en el tiempo que llevo enseñando.
  • Nuestro hijo conoce la Biblia y sabe muchas cosas que en ella se dice, como el Salmo 65:2 donde dice que “A ti, el que escucha las oraciones, a ti acudirá gente de toda clase”. Nuestro hijo sabe que Dios escucha las oraciones, que le puede contar cualquier cosa que él está ahí escuchándolo y seguro que eso lo tranquiliza mucho.
  • Es muy interesante, yo es que no sea muy creyente pero me has despertado la curiosidad. Mis padres si eran religiosos y me intentaron enseñar algo, pero a medida que me hacía mayor lo fui dejando. ¿Y sobre qué cosas ora su hijo a Dios?
  • Son muchas las cosas que le puede pedir a Dios, son muchas las cosas sobre las que podemos nosotros orarle. Si quiere en la próxima conversación que tengamos, o nos veamos cuándo lo lleve a la escuela respondemos esa pregunta. Me gustaría aprovechar y enseñarle un vídeo, la fe de nuestro hijo se debe a que somos testigos de Jehová y tenemos muy presente a Dios. No obstante, muchas personas no nos conocen más allá de que vamos tocando en sus puertas por eso me gustaría que viera este breve vídeo (… lo ponemos …).
  • Vaya… de verdad se nota todo esto en el comportamiento de su hijo, se diferencia de los demás y supongo que por eso mismo, también intenta imitar las cualidades de Cristo, ¿no?
  • Así es, la Biblia nos instruye mucho y las reuniones que hacemos también, aunque ahora por todo esta situación, las estamos haciendo por videollamada, todo ello contribuye a cultivar esta personalidad cristiana e imitar enseñanzas y cualidades de Jesús, queremos siempre honrar el nombre de Dios con nuestro comportamiento.
  • Esto se ve reflejado en su hijo.
  • Me alegro que sea así y se haya fijado, otro día seguimos conversando y vemos esa pregunta que dejamos pendiente.

Revisita (4 min.)

Ejemplo de demostración para la revisita en la que se ofrece una publicación del kit de enseñanza. En este caso vamos a dejar el tratado ¿Dejaremos de sufrir algún día? de 2019 de nuestro kit de enseñanza.

  • Buenas tardes Manuel. ¿Cómo se encuentra?
  • Muy bien Alberto y buenas tardes, ¿cómo estás?
  • Muy bien, con ganas de seguir por donde lo dejamos, ¿recuerdas la pregunta?
  • Sí, íbamos a ver sobre qué cosas podemos orar.
  • Muy bien, ¿y has pensado en algo sobre lo que podemos orar?
  • Supongo que sobre cosas buenas y no siendo egoístas.
  • Muy bien. Si a nosotros mismos no nos gustan las personas egoístas que solo piensan en ellas y solo piden cosas materiales para tener más y más de lo que tienen, ¿le gustará a Dios que pidan sobre esas cosas?. Es un buen punto. Para responder a esta pregunta que dejamos pendiente, vamos a leer un texto bíblico, es 1 de Juan 5:14… allí dice: “Y esta es la confianza que tenemos con él: que le podemos pedir cualquier cosa que esté de acuerdo con su voluntad y él nos escucha”. ¿Has notado qué cosas le podemos pedir?
  • Sí, aquello que esté de acuerdo con su voluntad.
  • ¿Es Dios, un Dios egoísta? Si nos da todo aquello que necesitemos y que esté de acuerdo con su voluntad, no es que no sea egoísta, sino que Dios es amor. Por lo que, lo que dijimos al principio, ¿una oración egoísta es un buen motivo sobre cosas para orar?
  • Evidentemente que no. Como tú dijiste, ni a nosotros nos gusta, mucho menos a Dios.
  • Y crees, que si realmente esta persona razonara sobre lo que está pidiendo, ¿se sentiría bien consigo misma?
  • Si es sincero, no debería sentirse bien.
  • En muchas ocasiones pedimos cosas que si miramos a cómo está el mundo, hay miles o millones de personas de países pobres o poco desarrollados que no tienen ni la mitad de lo que tenemos nosotros. ¿Estaríamos siendo un poco egoístas? ¿Qué es lo que más importa en esta vida? ¿No sería la salud? ¿Porqué?
  • Pues sí, tienes toda la razón. Porque sin salud no podemos hacer nada.
  • Y teniendo salud, podemos tener aquello que queremos con nuestro trabajo, teniendo salud seremos felices con nuestra familia y amigos, no hace falta mucho más. Por tanto, la salud es un tema que está de acuerdo con la voluntad de Dios, él no quiere vernos sufrir. ¿Se te ocurre alguna cosa que pueda no estar de acuerdo con la voluntad de Dios?
  • Pues quizás si una persona solo piensa en hacerse rica y tener más y más dinero del que necesita, teniendo todo lo necesario mientras hay muchas familias que apenas tienen para comer.
  • Muy bien, además es una oración egoísta. ¿Esa persona se habrá parado a pensar en lo que ya tiene y lo que está pidiendo? ¿Habrá valorado lo que tiene en comparación con aquellas personas que lo están pasando mal? Posiblemente no. Te has fijado también como dice en el texto: “Y esta es la confianza que tenemos con él”, ¿qué permite esta confianza?
  • Dice que esta confianza es lo que ha permitido que podamos pedirle cualquier cosa y que nos escuchará.
  • Pongamos una situación, en tu familia… tienes un padre y un hermano mayor. Cuando te hace falta algo importante, normalmente lo consultas a tu padre, se lo pides a él, ¿no?. Es tu padre, y sabes que te lo puede dar.
  • Sí, sería lo coherente.
  • Pero, si a tu padre apenas lo ves, apenas hablas con él y realmente no te llevas muy bien con él porque no quieres o no le sueles contar muchas cosas y por eso, la relación no es tan buena como con tu hermano, o porque te has distanciado por lo que sea. ¿A quién se lo pedirías ahora? ¿A tu hermano mayor no? ¿Por qué?
  • Porque tengo mucho más roce con él, tienes más confianza para pedirle o contarle cualquier cosa.
  • Exacto. Dios, como Padre celestial, quiere que nos acerquemos a él y tengamos una bonita relación de amistad con él, y que le contemos cualquier cosa. De esta forma, entablaremos una confianza que nos permite pedirle cualquier cosa que esté de acuerdo con su voluntad. Sin confianza, si nunca hablamos con él, solo cuando lo necesitemos o estemos en un apuro, ¿eso sería confianza para pedirle cualquier cosa? El próximo día podemos ver cómo responde Dios nuestras oraciones y así enlazamos la conversación de hoy, ¿te parece?
  • Sí, ha sido muy interesante y esta pregunta es aún más interesante.
  • Y me gustaría dejarte este tratado… hemos dicho antes que Dios no quiere vernos sufrir… por lo que, ¿tu crees que dejaremos de sufrir en algún momento? Este tratado, por medio de la Biblia, da la respuesta… seguro que te dará mucha esperanza leerlo.
Cookies