Saltar al contenido

Seamos mejores maestros | Semana del 15 al 21 de Febrero 2021

Ejemplos de demostración para seamos mejores maestros de esta semana del 15 al 21 de Febrero de 2021 con un ejemplo de la primera conversación con una objeción común en el territorio, un ejemplo de la revisita con ofrecimiento de una publicación del kit de enseñanza y ejemplo de demostración del curso bíblico con el folleto Buenas noticias en su lección 12 y el párrafo 8.

Primera conversación (3 min.)

Ejemplo de demostración para la primera conversación en la que se vence una objeción, y es cuando el cartero nos dice que no cree en Dios.

Marco de circunstancias: El cartero/a nos entrega unas cartas que fueron devueltas de nuestro ministerio por carta debido a las restricciones del COVID para la predicación puerta por puerta y nos pregunta que últimamente recibimos muchas cartas devueltas, aprovechamos esta ocasión para conversar de Dios y le entregamos una carta que teníamos preparada para él o ella, hablando precisamente de la oración.

https://youtu.be/LAFy-XMq3g0
Vídeo
  • Buenos días Alberto. ¿Cómo estás? Hoy tengo para ti unas cuantas cosas, mira… un paquete por aquí y más cartas por allá.
  • Muchas gracias, Iván. Estoy bien, ¿tú cómo estás? Tu trabajo tiene cierto riesgo, tratas con muchas personas entregando sus paquetes y cartas.
  • Lo cierto es que sí, tratamos con muchas personas pero hemos tomado medidas rigurosas a la hora de entregar las cosas y también gracias a eso estoy bien, gracias a Dios nadie de mi familia ha cogido el virus.
  • ¡Qué bien! Y que siga así.
  • Así es Alberto. Bueno, mañana nos vemos, ¿no? seguro que te tendré que traer más cartas…
  • Pues sí, es posible. Hemos mandado muchas cartas últimamente.
  • ¿Y eso? Si me permites preguntártelo.
  • Claro que sí. Ahora más que nunca necesitamos consuelo, esperanza y fuerzas, y como no podemos hablar con las personas personalmente por el riesgo que hay, mi familia y yo estamos mandando cartas con mensajes de estímulo para ayudar a muchas personas y familias. Dime Iván, y no te quito mucho tiempo que estás trabajando, ¿tú crees que Dios escucha las oraciones?
  • No, no lo creo. Para empezar, no creo en Dios.
  • ¿Por algún motivo en especial?
  • Hace mucho tiempo quizás te hubiera respondido diferente… pero me ha demostrado que no existe o que me ha abandonado.
  • Ya veo, lamento que pienses así. Sin embargo, al principio de la conversación dijiste “gracias a Dios” mi familia no ha cogido el virus.
  • Pues sí… tienes razón, supongo que es una expresión que aún uso.
  • Puede ser. Muchas otras personas también la dicen y no creen en Dios, pero sin embargo, piensan en él en momentos difíciles y usan expresiones como éstas para referirse a él. Y esto puede ser, porque en el fondo tienen cierta duda de si creen o no. Cuando me dices que “no existe o me ha abandonado”, me imagino que dijiste eso porque alguna vez necesitabas algo y no viste sus resultados, ¿puede ser?
  • Sí, justamente eso, y puede que no solo una vez. ¿Cómo sabes eso?
  • A muchas personas le pasa. Y tengo una gran noticia que darte, pero no saldrá de mis palabras, sino de la misma Biblia, la Palabra de Dios, fíjate lo que se dice en Salmo 65:2: “A ti, el que escucha las oraciones, a ti acudirá gente de toda clase”.
  • Entonces tú dices que, ¿Dios realmente escucha las oraciones? Pero que las escuche, no significa que las responda, ¿no? O si lo ha hecho, yo no me he dado mucha cuenta.
  • Claro, hay muchas cosas que aprender sobre la oración, Ivan. Es un regalo de Dios, y hay formas y motivos por los que orar para que así sea escuchada y respondidas y veamos las bendiciones y beneficios. Por hoy, hemos visto que sí escucha oraciones, lo acabas de leer de la misma Biblia, ¿te tranquiliza un poco esto?
  • Sí, lo cierto es que me quitas un duda de encima, aunque me quedan muchas más.
  • Lo sé y ya te he quitado bastante tiempo, mañana cuando me traigas más cartas o pasado cuando las tengas, podemos ver otra cosa y así despejamos, quizás, otra duda, que sería ¿sobre qué cosas podemos orar? Y antes que te vayas Iván, tengo una carta con tu nombre que me gustaría que leyeras, la hice personalmente para ti.

Revisita con publicación kit enseñanza (4 min.)

Ejemplo de demostración para la revisita de esta semana en la que se ofrece una publicación del kit de enseñanza. Solemos ofrecer el folleto buenas noticias, pero en este caso, vamos a ofrecer el tratado “¿Dejaremos de sufrir algún día?” de 2019. El amo/a de casa, en la conversación anterior, nos comentó que estaba bastante preocupado por la situación y que familiares suyos cercanos han sido contagiados y aunque están bien, están superando el virus.

  • Buenas tardes Manuel. ¿Cómo estás? ¿Cómo lo vas llevando? ¿Qué tal lo lleva tu familia?
  • Buenas tardes Alberto. Bien y muchas gracias por preguntar. El familiar del que te hablé el otro día que ha dado positivo no se encuentra con muchos síntomas y aunque tiene algún malestar se encuentra relativamente bien.
  • Me alegra escuchar eso Manuel, la salud es muy importante y cuando se trata de personas cercanas nos preocupamos mucho más, verás que se mejorará poco a poco Manuel.
  • Sí, muchas gracias por tus palabras Alberto y por el interés que has mostrado.
  • No hay nada que agradecer Manuel, para eso estamos. Hay pocas cosas más bonitas que el amor al prójimo. La pregunta que dejamos pendiente el otro día era: ¿sobre qué cosas podemos orar? ¿has pensado en ello? ¿intuyo que sí?
  • Intuyes bien Alberto, no solo he pensado sobre qué cosas podemos orar, sino que estos días mi esposa y yo lo hemos puesto en práctica y hemos estado orando mucho por este familiar.
  • Me alegra escuchar eso Manuel. Y no solamente a mí, sino a Dios también… ¿sabes porqué? Te voy a leer un bonito texto como la otra vez, en este caso es 1 de Juan 5:14, dice: “Y esta es la confianza que tenemos con él: que le podemos pedir cualquier cosa que esté de acuerdo con su voluntad y él nos escucha”. ¡Qué bonitas palabras! ¿No? ¿Con qué te quedas?
  • La verdad que sí, y ahora con la situación que paso con este familiar me llegan más al corazón. Sobre todo por lo que dice de que le podemos pedir cualquier cosa y él nos escucha. Esto me hace sentir muy bien, y junto al texto que me leíste el otro día… sé que Dios ha escuchado las oraciones que hemos estado haciendo.
  • Sí, y eso también es porque esas cosas que seguro que le habéis estado pidiendo está de acuerdo con su voluntad como dice el texto. En esta otra parte del versículo también se menciona la palabra “confianza”. Si nos vamos un versículo atrás en la Biblia, en el versículo 13, fíjate lo que dice aquí sobre qué es esa confianza… “los que ponen su fe en el nombre del Hijo de Dios, sepan que tienen vida eterna”. Esta confianza la vamos construyendo, dijiste al comienzo que retomaste la oración, que lo has puesto en práctica pidiendo a Dios por la salud de tu familiar. Este hábito que habéis tenido y tenéis con esta circunstancias, si la mantienes, irás estableciendo una relación con Dios, irás construyendo una confianza con él. Y esto es muy importante para responder la siguiente pregunta que viene tras las que hemos visto, ¿cómo responde Dios nuestras oraciones? En algunas oraciones, pedimos ciertas cosas, ¿cómo sabemos que Dios nos responderá?
  • Claro, cuando pedimos algo nos suele gustar ver un resultado o sentirnos mejor.
  • Y por eso es muy importante esta confianza con Dios. Como dice el texto que acabamos de leer… muchas personas le piden muchas cosas a Dios, pero ni siquiera tienen fe en lo que Jesús hizo por todos nosotros, ni creen mucho en Dios pero no lo dicen por sí les ayuda de alguna forma en algún momento. Pero Dios ve lo que hay en nuestros corazones y cuáles son nuestras intenciones y si de verdad, tenemos esta confianza para pedirle cualquier cosa que esté de acuerdo con su voluntad. El próximo día vemos esta pregunta de cómo responde a las oraciones. Antes de irme, he pensado mucho en ti y tu familia, y creo que este tratado que te acabo de enviar te puede ayudar mucho ahora mismo.
  • ¿Dejaremos de sufrir algún día? Yo espero decir que sí, y de hecho es otra cosa sobre la que oraré.
  • Muy bien Manuel. Este tratado te dará la respuesta a esa pregunta y más que eso, tiene grandes esperanzas y cita textos muy animadores que te ayudarán mucho y a tu esposa también. Además aclara muchos aspectos muy interesantes. Si tienes tiempo me gustaría que lo leyeras, y en la próxima conversación que respondamos esta pregunta que dejamos pendiente, podemos comentar algún aspecto si quieres.
  • Muy bien Alberto y gracias por todo, hablamos.

Curso bíblico (5 min.)

Ejemplo de demostración del curso bíblico con el folleto buenas noticias y su lección número 12 con la última pregunta correspondiente al párrafo 8: ¿Qué beneficios se obtienen al acercarse a Dios?

  • Muy bien Juan. Pues pasamos a la última pregunta de esta lección 12 dónde hemos visto un poco sobre cómo podemos acercarnos a Dios. Una vez hemos confirmado que Dios escucha las oraciones y sobre qué forma debemos orar, cuáles deben ser nuestros motivos e intenciones, hemos visto cómo nos ayudan las reuniones a acercarnos a Dios y cómo te puedes acercar tú a él de forma individual y personal y que construyas esa amistad y fe con Dios. Todo este esfuerzo que harás, que estás haciendo y que has hecho con tu estudio de la Biblia tiene muchos beneficios. Vamos a leer el último párrafo, ¿Qué beneficios se obtienen al acercarse a Dios?
  • “Jehová se interesa por quienes lo aman. Es capaz de protegerlos de cualquier cosa que ponga en peligro su fe y su esperanza de vida eterna. Los previene contra conductas que amenazan su salud y felicidad, y les enseña cuál es el mejor modo de vivir.”
  • Muy bien Juan, gracias. Entonces, ¿por quienes se interesa Jehová?
  • Por todas aquellas personas que demuestran que lo aman.
  • Muy bien, y me gustó esa palabra que has usado: “demuestran”, ya que una cosa es decir que amamos a alguien y después tratarla muy mal o ni siquiera tratarla. Por lo que, a parte de decir que la amamos, la forma que tenemos de mostrar nuestro amor, es demostrándolo como bien has dicho, y en el caso de Dios, haciendo su voluntad, siguiendo los principios bíblicos y fortaleciendo nuestra fe entre otras. Si así lo hacemos, ¿qué dice que tendremos, qué beneficios entre los muchos que recibiremos?
  • Pues grandes esperanzas como la vida eterna a parte de que nos cuidará, nos protegerá de cualquier cosa que ponga en peligro nuestra fe. Y también nos ayudará en nuestra salud y felicidad.
  • Sí, muy bien. De hecho, ya nos cuida nuestra salud y felicidad, nos cuida todos los días y nos protege de los peligros que nos encierra cada día. ¿Por qué mejora nuestra salud y felicidad? Porque su Palabra la Biblia como estás aprendiendo nos enseña qué conductas no son cristianas y debemos evitar, y has visto y ves en la sociedad, en tus amigos, en otras personas… como ciertas conductas o decisiones han tenido consecuencias no muy buenas. De hecho, tú mismo ya has hecho cambios en tu vida, ¿esos cambios han mejorado tu vida?
  • Sí. Yo sabía que ciertos vicios que tenía y otros que aún tengo no son muy buenos a largo plazo, pero tú sabes Alberto, que es muy difícil dejarlos y no encontraba la motivación o la fuente de energía que me llevara a hacer estos cambios. Ahora, con el estudio de la Biblia, sé que tengo que cambiar para acercarme a Dios y así lo intento con los vicios que aún me quedan.
  • Y te encomio por ello, no es nada fácil. Te lo digo por experiencia, todo cristiano tuvo que hacer cambios en sus vidas para servir a Dios, y no siempre es fácil. Pero este trabajo, este esfuerzo tiene una gran recompensa, muchas, que ni siquiera podemos imaginar… no solo mejora nuestra salud a largo plazo o llevamos vidas más felices por meternos en menos problemas… fíjate lo que dice Salmo 91:1,2 que te leo yo mismo… dice: “El que viva en el lugar secreto del Altísimo se hospedará bajo la sombra del Todopoderoso. Le diré a Jehová: “Tú eres mi refugio y mi fortaleza, mi Dios, en quien confío”. ¿Te imaginas cuando hagas todos los cambios que tienes que hacer y estés en este lugar? ¿En armonía con los principios bíblicos? ¿Bajo la sombra de Dios? Dios es nuestro refugio, nuestra fortaleza… aunque en algún momento podemos pensar que estamos solos… ¿sabes qué? no lo estás, por estás bajo el refugio de Dios.
  • Es muy emocionante y aunque quiero que eso ocurra ya, es complicado pero me esfuerzo por ello.
  • Como dije el primer día que empezamos el estudio de la Biblia… esto es un proceso gradual y lleva su tiempo. Si vamos muy rápido, puede que la Palabra De Dios no cale en el corazón como debiera, y si no avanzamos… puede ocurrir lo que dice Salmo 73:27, mira… dice “Es un hecho que los que se quedan lejos de ti morirán. Acabarás con todos los que infielmente te abandonan”. Cada persona que progresa, como tú Juan que has hecho muchos cambios y ha llevado mucho esfuerzo, tiene que llevar el ritmo que necesita y no forzar las cosas… el tiempo y tu fe en Dios te ayudará a acercarte más a él, estás haciendo lo que dice el versículo 28… “Pero, en mi caso, -en tu caso Juan-, acercarme a Dios es bueno para mí. He hecho -estás haciendo- del Señor Soberano Jehová mi refugio para declarar todas tus obras.
  • La verdad que tus palabras siempre son muy animadoras Alberto, y muy claro el mensaje que me quieres transmitir, tal como dice la Biblia. Todos los días trabajo en aquellos cambios que tengo que hacer, y yo mismo sé, lo siento, que cada vez tengo una relación más fuerte con Dios.
  • Yo también lo siento Juan, aprovechas muy bien el estudio de la Biblia. Así que si te animas, vamos a hacer un repaso juntos de esta lección antes de pasar a la siguiente.
Cookies