Saltar al contenido

Seamos mejores maestros – Semana 13-19 de Enero de 2020

VÍDEO DE LA PRIMERA CONVERSACIÓN (4 mins).

Transcripción del vídeo:

  • Buenas tardes.
  • Buenas tardes.
  • Nos alegra encontrarla. Hemos notado que muchas personas quieren conocer mejor a Dios. Cuando conocemos a alguien, lo primero que hacemos, en general, es preguntarle cómo se llama. Y, ¿Dios tiene nombre? ¿Qué opina?
  • Yo solo le digo Dios.
  • Mucha gente también.
  • ¡Qué bueno que la Biblia dice cuál es el nombre De Dios! Rut, podrías leerle el Salmo 83:18. Por favor.
  • Claro. “Que la gente sepa que tu nombre es Jehová, que solo tú eres el Altísimo sobre toda la tierra”.
  • Gracias. De acuerdo al texto, ¿cómo se llama Dios?
  • Allí dice… Jehová.
  • Exacto, ¿ya habías visto ese nombre en la Biblia?
  • No, nunca.
  • La Biblia también nos dice que de todas las cualidades de Jehová hay una que sobresale por encima de las demás, si te parece, podemos hablar de eso otro día.
  • Sí. Está bien.
  • Por cierto, me llamo Raul. Y ella es mi esposa, Rut.
  • Yo soy Liz.
  • ¿Estarás aquí a mañana a esta hora, Liz?

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

¿Qué le ha gustado de la introducción?

Lo primero, hemos de decir la sencillez y la brevedad con la que inician la conversación, sin utilizar largos argumentos o argumentos complejos.

Antes de adentrarse en el tema que ellos querían. Hacen una breve referencia hacia la persona: “nos alegra encontrarla”. Aunque parezcan solo tres palabras, esto genera en la persona un acto inconsciente que hace que acepte mejor el establecimiento de una conversación.

A los Testigos de Jehová nos conocen alrededor del mundo. Y muchos nos pueden considerar vendedores que simplemente tocan la puerta y sueltan un tema que solo a ellos interesa.

En este caso no, el hermano no fue un robot, lo principal para él es que la persona estuviera en casa y le atendiera. Ese afecto se nota en esas tres palabras. Luego, en tres frases plantea una cuestión universal, sin entrar en si la persona cree o no en Dios, sino que se planeta de forma más general, “muchas personas quieren”. Y luego, sutilmente, se compara con conocer a una persona, y qué es lo primero que se produce en ese acto, que es, preguntarle el nombre. De esta forma, al hermano ya le ha permitido preguntar por el nombre De Dios y cómo lo llama esta persona, indiferentemente de su grado de fe en él.

A partir de este momento, la conversación no se convierte en un monologo del hermano. Sino que de forma sincronizada, acertada, sencilla y al grano, la esposa del hermano aborda la conversación y la enriquece. Produciendo que la persona se sienta más cómoda y en un ambiente más familiar.

¿Cuándo quedaron en volver los publicadores, y que lección aprendemos?

Los hermanos quedaron en volver a hablar con la persona al día siguiente en torno a esta hora. El objetivo es enseñarle más sobre algo que no sabía. Un nombre que no había visto nunca, y que muchas personas, aunque la Biblia lo menciona, no conocen. La persona habrá cerrado la puerta pensando en que ya conoce el nombre de Dios, e igual que pasa con cualquier persona, una vez sabemos su nombre, nos gustaría conocer un pco más de el/la.

Ese es el enlace que utilizó el hermano, le enseñó su nombre y luego quiere enseñarle una cualidad por la que es conocido, de forma que relacione el nombre con esa cualidad. Además, no esperan a la próxima semana, o a la siguiente, o alguna vez que la vuelvan a encontrar.

Aunque ya conozca su nombre, éste se puede olvidar o no recordar bien si pasa mucho tiempo, por lo que ellos, quieren volver justo al día siguiente, para añadir una enseñanza a la que acaban de impartir, de forma que sea efectivo el conocimiento que están transmitiendo a la persona.

PRIMERA CONVERSACIÓN (2 mins)

Ejemplo de demostración:

  • ¡Buenos días!
  • Buenos días.
  • ¡Qué bonita mañana hace hoy! ¿Cómo se encuentra?
  • Muy bien, estaba aprovechando el sol para plantar unas flores en el jardín.
  • ¡Qué bonito! ¿Qué flores estás plantando?
  • Ahora mismo, unas rosas y unas amapolas.
  • Da la casualidad, que mi nombre es Margarita, también un nombre de una flor. ¿Cuál es su nombre?
  • Yo me llamo Elisa, encantada.
  • Igualmente Elisa. Es curioso, la multitud de nombres bonitos que existen. Recuerdo, que mis padres en una de las primeras cosas que pensaron fue en qué nombre poner si fuese chico o chica, y aunque fuera una de las primeras cosas que piensan, les llevó mucho tiempo decidirlo, incluso nacemos y aún no lo tienen claro.
  • Claro, es una decisión importante, te tiene que gustar mucho, así te llamarán toda su vida.
  • Es cierto, ¿sabías que Dios también tiene un nombre?
  • ¿Sí? Yo siempre le he dicho Dios.
  • Mira, déjame mostrartelo (Salmo 83:18).
  • Vaya, que curioso, nunca lo había escuchado.
  • Y al igual que cada nombre tiene un significado, Jehová se caracteriza por tener muchas cualidades, pero, ¿sabes cuál es la principal? Si quieres puedo pasar mañana y te la muestro. ¿Qué te parece?

PRIMERA CONVERSACIÓN CON OBJECIÓN (3 mins)

Ejemplo de demostración:

  • ¡Buenos días!
  • Buenos días.
  • Disculpe que le moleste, seremos breves. Mi nombre es Antonio, ¿cuál es el suyo?
  • Mi nombre es Ramón.
  • Encantado de conocerle. Verá Ramón, estábamos hablando un poquito sobre la importancia de los nombres. Todos tenemos uno, y los usamos para dirigirnos a las personas y a nuestros amigos, ¿sabe, usted, cuál es el nombre de Dios?
  • En la Iglesia siempre me han enseñado a dirigirme hacia él como Señor o simplemente Dios.
  • Es cierto que muchas personas siempre le llaman Dios o Señor, nosotros muchas veces también decimos Dios, o Creador, o Padre. Pero al final, son títulos… ¿me permite enseñarle cuál es su verdadero nombre?
  • Si es breve.
  • Si claro, mire … Salmo 83:18. Notó, aquí dice que su nombre es Jehová.
  • La verdad es que no lo sabía, pero tampoco creo que sea importante, siempre se le ha dicho Dios o Señor, y nada ha cambiado.
  • Tiene toda la razón. Sin embargo, en la mayoría de esas situaciones se les dice así porque las personas no saben su verdadero nombre, desde pequeñitos les han enseñado a decirle Dios o Señor y no Jehová. ¿Usted suele ir con frecuencia a comprar a una misma tienda? ¿Ya sea la panadería, frutería, …?
  • Si, voy mucho a la farmacia del barrio.
  • ¿Recuerda la primera vez que entró? ¿Cómo se dirigió al empleado? Quizás con la expresión “Disculpe, buscaba … tal cosa”. ¿Cómo lo hace ahora? Lo hace por su nombre, ¿verdad? Ya lo conoce, es diferente, ¿no?
  • Si, la verdad que ahora es como más informal, es más cercano, ahora nos preguntamos como estamos y nos contamos vivencias del día a día.
  • De igual forma sucede con Dios. Si le llamamos por su nombre, nuestra relación será más estrecha con él, seremos mejores amigos de él, y veremos mucho mejor sus bondadosas cualidades, ¿sabes una de ellas que destaca por encima de las demás? Puedo enseñártela mañana en otro ratito, ¿qué le parece?
  • Me parece muy bien, y a partir de hoy, cuando mis amigos se refieran a Jehová diciéndole Dios, les enseñaré su verdadero nombre. Gracias

PRIMERA CONVERSACIÓN CON CAMBIO DE TEMA (3 mins)

  • ¡Buenas tardes!
  • Buenas tardes, ¿quiénes sois?
  • Mi nombre es Isaías, me agrada que me haya atendido, seré breve. ¿Cuál es su nombre?
  • Juan.
  • Encantado, Juan. ¿Cómo se encuentra?
  • Bien, acabo de llegar del trabajo.
  • Muy bien, ya es hora de descansar un poco. Con más razón, seré breve, no quiero quitarle tiempo de descanso. Estamos hablando un poquito con las personas de esta zona, ya que nos gustaría saber cómo hacen para referirse a Dios, qué nombre usan. Usted, Juan, ¿llama a Dios por su nombre?
  • No, no sabía que tenía nombre.
  • Permíteme que se lo muestre, aquí en la Biblia, dice en Salmo 83:18.
  • ¿Notó? Dice que su nombre es Jehová.
  • Muy bien, pero, de todas formas, ¿para qué me iba a dirigir a Dios y por su nombre?
  • ¿Usted cree en Dios, Juan?
  • En ocasiones, viendo como está el mundo, tengo serias dudas.
  • Es muy entendible que hayan muchas personas que piensen como usted y pierdan la fe que tenían. Por eso es muy importante que nos dirijamos a él, y por su nombre. ¿Le gusta leer?
  • De vez en cuando tengo algo de tiempo, según lo cansado que llegue del trabajo.
  • Perfecto, traigo conmigo una revista que me gustaría entregarle de forma gratuita para que usted la lea cuando pueda. Se llama Atalaya (número 1 de 2019), y esta viene con el tema “¿quién es Dios? Aquí en su página 3, se nos pregunta si es importante conocer a Dios. Todo el contenido de esta revista se basa en la Biblia, como puede ver, el texto de la Biblia De Santiago dice que cuanto más se acerque a Dios, más lo amará él y más lo ayudará. Usted ya conoce algo más de él, algo muy importante, su nombre. El próximo día me gustaría enseñarle cuál es su mayor cualidad. ¿Qué le parece?
  • Me parece bien, voy llegando sobre esta hora del trabajo.
  • Nos vemos mañana, Juan.
Cookies