Saltar al contenido

Seamos mejores maestros – revisita con objeción 14 al 20 de diciembre

Seamos mejores maestros para la semana del 14 al 20 de diciembre con la primera revisita en la que se tiene que vencer una objeción común en el territorio. (4 minutos o menos).

  • Buenas tardes Raúl, me alegra volver a encontrarlo y poder hablar otro ratito contigo, ¿cómo estás tú y tu familia?
  • Buenas tardes Alfredo, muy bien, tanto mi mujer como yo estamos bien. ¿Tú cómo estás?
  • Muy bien, con ganas de retomar la conversación que teníamos el otro día, ¿recuerdas la pregunta que dejamos pendiente para hablar sobre ello hoy?
  • Sí, era sobre la importancia que le podemos dar al dinero y a las posesiones materiales, y qué nos puede pasar si nos concentramos mucho en ello.
  • Exactamente, vamos a leer lo que dice la Biblia sobre ello, ¿te parece? Para ello vamos a ver lo que se dice en 1 Timoteo 6:9,10. Te lo leo, mira… dice… “Sin embargo, los que están decididos a ser ricos caen en tentaciones y trampas, y son víctimas de muchos deseos insensatos y dañinos que los hunden en la ruina y la destrucción. Porque el amor al dinero es raíz de todo tipo de males, y, tratando de satisfacer ese amor, algunos han sido desviados de la fe y se han causado muchos dolores.” ¿Te has fijado lo que provoca el amor al dinero?
  • Sí, dice que provoca todo tipo de males. No obstante el dinero es algo que nos hace falta para vivir.
  • Sí, es cierto. Y todos tenemos que trabajar para comer y llevar el sustento a nuestras familias, para pagar nuestras obligaciones y también para nuestros momentos de ocio, pero las verdaderas riquezas que ofrece este mundo no se encuentran en el dinero, ¿no crees?
  • Sí, estoy de acuerdo con eso. Aunque, siendo honesto, vosotros los Testigos de Jehová, ¿cómo siguen este consejo? Se les ve siempre bien vestidos cuando van a las reuniones y predican, con buenos coches, vuestras iglesias siempre están en buen estado… no sé si realmente no buscáis ese dinero.
  • Te comprendo, y es lo que dije antes, todos necesitamos dinero y por ello tenemos que trabajar. La Biblia no dice que el dinero sea un pecado, o que huyamos de él o que no trabajemos… de hecho, la Biblia también habla del holgazán que no trabaja y también del que no provee a su familia de lo necesario. Y en Timoteo que acabamos de leer, se hace hincapié en el amor al dinero, en el afán de hacerse rico. Tú tienes tu trabajo, ganas dinero y puede que te guste en lo que estás trabajando, ¿dejarías a tu mujer por el trabajo, por ganar más dinero?
  • No claro que no, mi mujer es más importante.
  • De hecho, será una de las cosas más importante de tu vida… ¿y no es por ello, que gran parte del dinero que ganas, te lo gastas en ella? ¿le compras todo lo que quiera y esté en tu mano, todos los caprichos que le puedes regalar? ¿y eso lo haces porque la amas, no?
  • Sí, intento siempre darle lo mejor, dentro de nuestras limitaciones claro, al fin y al cabo, llevo con ella toda mi vida y seguirá así, ¿con quién más que con ella para compartir las cosas?
  • Exacto, tu mujer para ti es lo más importante. Para nosotros, junto a nuestra familia evidentemente, lo mas importante es nuestro servicio que damos a Dios, y es por ello, que lo hacemos con el mayor respeto que podemos y esté en nuestra mano, por eso vestimos bien como señal de respeto a Dios, mantenemos con la ayuda de todos y nuestras aportaciones voluntarias nuestro Salón de reunión, así como tenemos en buen estado las herramientas que usamos para poder servir a Dios como pueden ser nuestros coches. Hay compañeros más pudientes que otros, las circunstancias personales de todos es diferente, pero siempre mantenemos un equilibrio, porque nuestro amor es por Dios, nuestra familia y nuestro pueblo, no un amor hacia el dinero. La Biblia da muy buenos consejos, como el que leímos en el texto para ser equilibrados y no tener un afán de hacernos ricos, sino darle mayor importancia a aquellas cosas que tienen valor. Mira este atardecer, ¿qué valor tiene esto? ¿cuánto dinero vale ver esto ahora, aquí, nosotros dos juntos?
  • No tiene precio.
  • Es gratis, es un regalo de Dios. La obsesión por el dinero solo trae problemas. La Biblia nos ayuda a diferenciar lo que realmente tiene valor y darle un sentido a nuestras vidas, más allá de este materialismo. Este atardecer nos cambia nuestro estado de ánimo porque es un regalo por parte de nuestro Creador, nuestro estado de ánimo es muy importante y nos ayuda a muchas cosas, ¿quieres que hablemos el próximo día sobre cómo nos beneficia tener una actitud positiva? Será una conversación muy interesante como esta.
Cookies