Saltar al contenido

Seamos mejores maestros | 4 al 10 de enero

Seamos mejores maestros para la primera semana completa de este nuevo año 2021 con un análisis y respuestas al vídeo de la primera conversación y con un ejemplo de demostración para la primera conversación.

Análisis y respuestas al vídeo de la primera conversación

¿Cómo respondería si la persona dijera que nadie escucha nuestras oraciones?

Lo habitual en ciertos territorios y países, es que la respuesta a tal pregunta sea que no oran porque nadie les escucha y porque no se soluciona ningún problema, el mundo sigue igual de mal y de nada sirve orar.

Podemos decirle a la persona, que aunque ella piense que no, sí que son escuchadas por Dios. Solo que es como cualquier cosa que no se ve, como el aire, no se ve pero está ahí, siempre que se ore por los motivos correctos y según lo que dice la Biblia, las oraciones son escuchadas. Con el tiempo y siempre en armonía con la Biblia, las oraciones serán respondidas.

Muchas personas creen eso porque usan las oraciones como solución a los problemas que pueden tener. Una vez se pasan, ya no vuelven a orar, y es que hay que orar con regularidad y con frecuencia y no solo cuando nos veamos en un aprieto, ya que los motivos no serán los correctos. Dios escucha todas las oraciones y ve nuestros corazones.

La oración tal como dice la Biblia, y haciendo lo que en ella se dice, nos da el aliento que necesitamos en el tiempo oportuno y debido, ya que Jehová conoce nuestras situaciones personales, lo que podemos llegar a soportar y lo que no, dando siempre una vía de auxilio a sus siervos.

¿Qué publicación del kit de enseñanza le ofrecía a la persona?

Tal y como veremos estas semanas en la sección de seamos mejores maestros, la publicación idónea que trata este tema es La Atalaya número 1 del 2021 ya que el tema de portada es la pregunta: ¿Sirve de algo orar?. Sin duda será una gran publicación para que la persona sepa que Jehová si escucha todas las oraciones y lo que se tiene que hacer para que ahora, sean respondidas.

Ejemplo de la primera conversación (3 minutos).

Marco de circunstancias: En un restaurante, un camarero acude a la mesa para recoger la comanda y nos encuentra haciendo una oración por los alimentos que vamos a tomar. Como es la primera conversación de tres minutos, es muy breve, y no supone un impedimento para el empleado si nos ocurre esta situación y el momento del día es tranquilo, es decir, en el restaurante hay pocas personas y no supone ningún problema mantener un breve intercambio de palabras, además el texto bíblico a emplear es muy cortito, idóneo para una situación así, en caso negativo, si el restaurante estuviera completo, por respeto al trabajo del empleado, no la mantendríamos.

  • Disculpe señor, no era mi intención interrumpir.
  • No se preocupe, siempre hacemos una oración a Dios antes de comer para dar las gracias por los alimentos y por todo lo que nos provee.
  • Sí, luego me di cuenta y por eso no quise interrumpir así. No es habitual que los clientes hagan oraciones.
  • Lo comprendo, hay muchas personas que no oran, otras que sí y otras muchas que oran pero lo hacen sobre otras cosas y no cuando van a comer. ¿Usted es una persona que ora?
  • No soy muy creyente, la verdad que no. Mis abuelos, ellos sí, sobre todo… oraban mucho. Mis padres no tanto, y yo creo que por mucho que se ore, no hay nadie que nos escuche.
  • Entiendo, muchas personas piensan lo mismo. Tú lo has dicho, no sueles ver a tus clientes orando tampoco. Y es que muchas veces es muy difícil creer en algo que no vemos a simple vista. Seguro que muchas veces, y muchas personas, oran con más frecuencia cuando tienen un problema, y terminan dejándolo porque ven que ese problema sigue ahí y no se soluciona, ¿no?
  • Claro, estamos cansados de tanto mal y de tantos problemas… y por mucha oración que se haga el mundo sigue igual de mal.
  • Sí, ese pensamiento lo tienen muchas personas y hay muchos motivos para explicar eso, pero no quiero quitarte tiempo que estás trabajando. Lo que si me gustaría es leerte dos frases que se encuentran en la Biblia en Salmo 65:2. Aquí la Biblia nos dice: “A ti, el que escucha las oraciones, a ti acudirá gente de toda clase”. En este texto, la Biblia confirma y reafirma que Dios si escucha todas las oraciones. Y es la verdad. Las personas dejan de orar por eso que has dicho, no ven resultados. Pero es como el aire. ¿Podemos verlo?
  • No, no podemos.
  • Y sin embargo, si da resultados, cumple con su función, que es la vida, gracias a él estamos aquí hablando, sino no sería posible. Creer en algo que no se ve es complicado. Y las oraciones es lo mismo, y da resultados, nos da el aire que necesitamos para seguir adelante. Si oramos de la forma correcta, con los motivos correctos, hacemos como dice la Biblia, con paciencia veremos las bendiciones y cómo se han cumplido las oraciones, de forma que sí nos escucha. Miles de personas por toda la Tierra así lo han comprobado. Y no solo hay que orar por los problemas que podamos tener, hay muchas cosas sobre las que podemos orar y por las que Dios nos ayudará, ¿quieres saber cuáles son? Otro día, que sino tu jefe te echa la bronca ya.
  • Si vale, luego te dejo escrito mi número y así podemos hablar otro día que no trabaje.
Cookies