Saltar al contenido

Seamos mejores maestros | 12 al 18 de Abril

Seamos mejores maestros | 12 al 18 de Abril

Seamos mejores maestros | 12 al 18 de Abril. Asignaciones de demostración para seamos mejores maestros de esta semana del 12 al 18 de Abril con un ejemplo de la primera conversación y un ejemplo de la revisita.

El discurso estudiantil de 5 minutos lo tenemos en esta entrada: “Cómo controlar el carácter”.

Seamos mejores maestros | 12 al 18 de Abril: Primera conversación (3 mins).

https://youtu.be/Qm8bUAAmwZM
Vídeo

Ejemplo de demostración para la asignación de la primera conversación en la que se vence una objeción común del territorio.

La lección a trabajar es la 12 con: 1) pensar en los oyentes (sus problemas y sentimientos), 2) elegir con cuidado nuestras palabras y 3) mostrar interés.

Marco de circunstancias: Hablamos con un empleado/a de la tienda a la que solemos ir a comprar en el barrio, nos pregunta por las fiestas de Semana Santa y aprovechamos para hablar sobre Jesús.

La objeción: Daniel, que sabe que Jesús hizo cosas buenas por las personas, no cree que es necesario estar recordándolo año tras año porque no cree que sea el Hijo de Dios, sino solo una gran persona.

  • Buenos días Daniel. ¿Cómo estás? Déjame dos de eso, de lo de siempre.
  • Buenos días Alberto. Bien, empezando el día. Después de estos días de fiesta y de la Semana Santa ya se va volviendo a ver la normalidad. ¿Cómo pasaste tú esos días, Alberto?
  • Pues muy bien Daniel, celebramos en familia como todos los años la Conmemoración de la muerte de Jesús.
  • Muy bien Alberto. Es increíble como todavía se sigue recordando a una persona después de tantos miles de años. ¿No, Alberto?. No digo que me parezca mal, solo digo que hoy día también hay muy buenas personas en el mundo que hace grandes cosas por los demás, y a ellas no se les recuerda.
  • Hizo cosas muy buenas por las personas a las que quería de su tiempo, y por toda la humanidad, por nosotros también Daniel.
  • Sí, es un ejemplo a seguir… pero eso ya pasó hace mucho tiempo, la sociedad ha cambiado mucho. Estamos hablando de épocas muy diferentes.
  • Sí es cierto, vivimos en tiempos totalmente diferentes… aún así, aunque las épocas cambian, las sociedades cambian, el comportamiento humano no lo hace. Y las personas de aquella época tienen los mismos o similares sentimientos o pensamientos que nosotros hoy día.
  • Sí bueno, puede que algunos consejos que dio sean útiles todavía para ser mejores personas, pero es lo que te he dicho Alberto… hay muchas personas hoy día que son ejemplos a seguir por enfrentarse a problemas actuales.
  • Sí, y aprendemos mucho de ello también. Pero con Jesús vamos un paso más allá, un paso que ningún humano puede llegar. ¿Sabes porqué? ¿O de lo que estoy hablando?
  • Pues no lo sé Alberto, no se me ocurre nada más allá de lo que estamos hablando…
  • Déjame leerte un texto de la Biblia que habla sobre esto… es Mateo 16:16, allí dice: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios vivo”.
  • ¿Te refieres a qué es el Hijo de Dios? Eso lo dicen muchas personas, otros dicen que es directamente Dios y otras que solo fue un hombre muy bueno que hizo grandes milagros. La verdad que no sé en lo que pensar.
  • Bueno, ¿tú crees en la Biblia? ¿Y qué es la palabra de Dios?
  • Sí, sí sé que todo lo relacionado con Dios se encuentra en la Biblia. Cuando era más pequeño creía más que ahora, pero sí, hay cosas en las que creo y otras en las que no.
  • Lo entiendo Daniel, es totalmente comprensible. Pues independientemente de lo que digan las personas, hemos leído directamente de la Biblia que dice que Jesús es el Hijo de Dios, y tú mismo lo has dicho, hizo muchos milagros que están fuera de la mano de cualquier persona normal, porque no tendrían poder para hacerlo. Estos milagros fueron posibles porque su Padre, Dios, así lo hizo posible por medio de su Hijo Jesús.
  • Vale, me empiezas a dar argumentos lógicos Alberto. Pero aún me queda una pregunta que me pone en duda esto que me estás diciendo sobre que realmente es el Hijo de Dios.
  • Claro dime Daniel.
  • ¿Por qué permitió Dios que Jesús, su Hijo, sufriera tanto y le dejara morir? ¿No debería haberlo protegido? Con todos los milagros que hizo, él mismo no tenía las fuerzas para protegerse y acabar con todos los que le quería muerto.
  • Es una pregunta clave y fundamental. Y la vamos a responder en la próxima vez que hablemos. Pero te adelanto algo, Jesús vino a la Tierra, fue enviado por Dios con un propósito que está relacionado con su muerte. Mañana o pasado que venga a comprar otra vez vemos por qué tuvo que morir.

Revisita (4 mins.)

Ejemplo de demostración para la asignación de la revisita de Seamos mejores maestros | 12 al 18 de Abril en la que se ofrece una publicación del kit de enseñanza.

La lección a trabajar es la 3 con: 1) captar y mantener el interés, 2) razonar sobre el tema y 3) destacar los puntos importantes.

  • Buenas tardes Ramón. ¿Cómo estás?
  • Buenas tardes Alberto. Qué puntual… yo muy bien, ¿tú cómo estás?
  • Estamos bien Ramón, gracias. Sí, estaba pensando en ti y en lo que hablamos el otro día, fue una conversación interesante, ¿a que sí?
  • Sí que lo fue. Se dicen muchas cosas sobre Jesús pero ahora me lo has aclarado bien. Lo que me faltó por saber es porqué murió y de esa forma.
  • Pues para responder a esa pregunta Ramón, te voy a leer Mateo 20:28… fíjate lo que allí se dice: “Eso fue lo que hizo el Hijo del Hombre. Él no vino para que le sirvieran, sino para servir a los demás y para dar su vida como rescate a cambio de muchas personas”. ¿Qué es lo que más te llama la atención, Ramón?
  • Pues mira Alberto. Lo que más me llama la atención es que siendo el Hijo de Dios como dijimos el otro día, me has leído que vino para servir a los demás, cuando debía ser al contrario, deberían haberle servido a él, ¿no? y más con todas las cosas que hizo y con todo el poder que tenía.
  • Quizás esta reflexión viene un poco a cómo es la sociedad ahora. Las personas buscan poder o fama para que los demás les sirvan y hagan lo que ellos dicen ¿no? ¿por eso me dices que deberían servirle a él?
  • Sí, pero con la diferencia de que Jesús hizo cosas buenas por las personas. Y ahora solo se busca el beneficio propio.
  • Te entiendo. El poder que tenía Jesús es porque su Padre así se lo concedía. Jesús no hizo nada por su cuenta o sin tener la aprobación de Dios. De hecho, siempre se mantuvo leal al propósito de su Padre y todas las cosas que hizo fue por que Dios así lo permitió. En este mundo, ¿qué vemos más, demostraciones de poder o de amor?
  • A veces el amor brilla por su ausencia, Alberto.
  • ¿Tú piensas que Dios, es un Dios bueno?
  • Sí, siempre se ha dicho que no quiere vernos sufrir.
  • Y esto es porque nos ama. Nos ha dado todo lo que tenemos pero no solo eso, sino mucho más. Nos ha dado muchos regalos, nos dio a su propio Hijo, que lo envió a la Tierra no para que buscara poder o fama, sino para servir a los demás. ¿A qué de esta forma ha demostrado Dios que nos ama?
  • Ahora entiendo el punto que me has querido dar a entender. De esta forma ha demostrado Dios por medio de su Hijo que nos ama, sí.
  • Es el mayor regalo que nos ha dado Dios. Jesús sabía su propósito en la Tierra y lo hizo por que tal como Dios nos ama, Jesús también nos ama y vino para servirnos.
  • ¿Y por eso tuvo que morir?
  • Fíjate en la segunda parte del versículo que leímos… te lo vuelvo a leer, dice: “Sino para servir a los demás y para dar su vida como rescate a cambio de muchas personas.”
  • ¿Esas personas de su época necesitaban ser rescatadas? ¿De qué tenían que ser salvadas?
  • Son muchas cosas Ramón. Por ejemplo, la imperfección, los pecados que cometían, de los errores que cometían… gracias al sacrificio que hizo Jesús, dio su vida perfecta a cambio de todas estas vidas imperfectas que pusieron fe en él y en la promesa que nos hizo su Padre.
  • Pero si es por eso, nosotros también somos imperfectos y tenemos muchos errores y también pecados.
  • Y es por esa razón, en el texto leemos que es un rescate para muchas personas, no solo para las personas de aquella época. Este regalo que nos hizo Dios al enviar a su Hijo a la Tierra a morir fue por todos nosotros, para que podamos ser perdonados ante Dios.
  • ¿Y qué significa este rescate para mí? ¿Dios perdona mis errores?
  • Solo así, con un perdón de nuestras faltas y ofensas, que hacemos muchas cosas mal Ramón, aunque nos esforcemos por hacer las cosas bien. Solo gracias al rescate de Jesús podemos pedir un perdón por nuestros errores a Dios y con ello salvar nuestras vidas y vivir para siempre cuando el Reino de Dios venga como se dice en la Biblia.
  • ¿Y cómo sé que ese rescate me incluye a mí?
  • Es una pregunta muy importante. Si quieres lo vemos en la próxima conversación, cómo podemos hacer para agradecer el sacrificio que hizo Jesús por nosotros.
  • Bien Alberto, te estaré esperando, hablamos.

Hasta aquí seamos mejores maestros | 12 al 18 de Abril, nos vemos en la próxima semana.

Cookies