Saltar al contenido

Sea un trabajador hábil

¿Somos trabajadores hábiles? ¿Somos curiosos en lo que hacemos? Son preguntas muy importantes. ¿Nos gusta hacer las cosas bien? El desempeño que tengamos en las actividades que hagamos, y nuestra forma de resolver situaciones y las acciones que hagamos dirán mucho de nuestra personalidad y nuestro comportamiento a todas aquellas personas que nos vean.

¿Sabemos cómo actuar en las diferentes circunstancias que se nos presenta al día? Un carpintero hábil sabe usar bien sus herramientas. ¿Y nosotros? ¿Sabemos usar bien nuestras herramientas? Para empezar, ¿sabemos cuáles son las herramientas que tenemos a nuestra disposición?

Claro, eso es lo primero y principal. Antes que nada tenemos que saber qué herramientas existen, una vez tengamos en mente el abanico de las herramientas que podemos emplear, luego tenemos que pensar en cuáles están a nuestra disposición y, por último, cuál es la más adecuada.

En el ministerio nos pueden plantear una pregunta sobre un tema muy específico. ¿Qué hacemos? Primero, pensar cómo podemos responder a la pregunta, y para ello, mentalmente, pensamos en las publicaciones que ha escrito la organización. Pero, si no las conocemos todas, no podremos pensar en todas, y quizás, una que no hayamos visto nunca es la ideal para esta situación.

Lo segundo, ¿la tenemos disponible? Si sabemos que esa herramienta existe y que es la ideal, pero no la tenemos en el preciso momento en el que se nos plantea la pregunta, ¿de qué nos sirve? No podemos decir a la persona: “ah claro, tengo una información que responde a la perfección a esa pregunta, pero… no la traje conmigo, otro día, si eso, me paso con ella”. ¿No es lo correcto verdad? Por tanto, ¿tenemos las herramientas que normalmente podemos usar a mano?

Y por último, y más importante, ¿sabemos para qué se usan las distintas herramientas que tenemos? Si no sabemos el contenido de nuestras publicaciones, ¿cómo podemos saber si una herramienta es ideal o no? ¿Cómo sabemos que esa herramienta responderá a nuestras necesidades? ¿Cómo podemos conocer su utilidad práctica y llevarla con nosotros si ni siquiera sabemos de qué trata?

Por tanto, tenemos que saber qué herramientas existen y para qué se usan, y luego discernir para tenerlas disponibles. Hoy, con nuestros dispositivos electrónicos, podemos tener disponibles todas las herramientas. Eso, que a priori, parece favorable para nosotros, no lo es. Es decir, si lo es, si sabemos de qué tratan todas las herramientas.

Antes de la era digital, no podemos llevar todos los libros al ministerio, por ejemplo. Solo, quizás, se llevaban aquellos más prácticos de usar de cara a la persona. Por tanto, un publicador manejaba 2 o 3 herramientas y sabía exactamente cómo usarlas, sabía exactamente donde encontrar aquello que necesitara en estas publicaciones.

En esta era digital, podemos llevar con nosotros absolutamente todo. Pero, ¿de qué nos servirá si puede que hayan libros que nunca hemos leído completamente? Es tal la abundancia de conocimiento que tenemos a nuestra disposición de forma casi inmediata que, ¿es nuestro cerebro capaz de procesarla?

Supongamos: “Si, yo tengo descargados todos los libros en mi kit de enseñanza”. Pero… ¿te has visto todos esos vídeos? ¿No? Entonces, ¿cómo sabrás de qué tratan para usarlos en beneficio de las personas?

Debemos estudiar nuestras herramientas, de esta forma, enriqueceremos nuestra mente de conocimiento y seremos trabajadores más hábiles en nuestro servicio a Jehová.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

ESCUCHE A DIOS Y VIVIRÁ PARA SIEMPRE

¿A quiénes va dirigido?

Esta herramienta se orienta a personas con dificultades de comprensión en la lectura. Por lo que se añaden ilustraciones e imágenes para favorecer la compresión del mensaje sobre verdades bíblicas elementales.

¿Cómo pueden usarlo para dar clases de la Biblia?

El modo de utilizarlo es por medio de la narración de historias bíblicas ayudándose y apoyándonos en las ilustraciones. No por medio de preguntas y respuestas como podemos estar acostumbrados. Tenemos que ser entusiasta, que la persona se sienta en primera persona en la historia que le contamos, y analicemos los textos al final de la página. Debemos asegurarnos que la persona está comprendiendo nuestro mensaje, para ello, podemos hacerla participe de la conversación con intervenciones o preguntas sencillas.

¿Qué otra publicación tiene que estudiar la persona para bautizarse?

Dependiendo del desarrollo de compresión de la lectura y las verdades o principios bíblicos, podemos pasar al otro folleto Escuche a Dios (y vivirá para siempre) o directamente al libro Enseña, ya que ésta es la mínima publicación para que la persona esté preparada para que de su paso de dedicación. En lugar al libro Enseña podemos buscar otra publicación que le proporcione una mejor comprensión de las Escrituras.

BUENAS NOTICIAS DE PARTE DE DIOS

¿En qué se diferencia este folleto de otros manuales de estudio?

La diferencia con otros folletos radica en que, para una compresión completa de éste, se necesita de la ayuda de un maestro. Es una guía de estudio, no un estudio a base preguntas y respuestas. Este diseño se debe a que muchas personas no confían en lo que dicen nuestras publicaciones por ser escritas por hombres, por esta razón, este folleto responde a las verdaderos bíblicas por medio de los textos bíblicos no citados en sus párrafos, los cuáles conviene buscarlos directamente de la Biblia, otorgando la rigurosidad de leer dichas verdades directamente de las Santas Escrituras.

¿Qué puede hacer cuando lo ofrezca?

Como hemos dicho, no está ideado para el estudio individual por parte de la persona, sino que precisa de la guía y el conocimiento de un maestro. por ello, se ha de ofrecer como parte de un curso bíblico para ayudarle a comprender estas buenas noticias.

¿Cómo puede utilizar esta herramienta para dar clases de la Biblia?

De la siguiente manera: primero mencionamos la pregunta para que la persona sepa, cuando leamos el párrafo, cuál es la respuesta que esperamos. Leemos los textos bíblicos en cursiva y empleamos preguntas pensadas y guiadoras para su respuesta. Si hay un vídeo, podemos incluirlo para ayudarle a enriquecer su respuesta. Por último, le pedimos que haga la respuesta que se ha formado mentalmente, pública. Así podemos ver el grado de entendimiento.

¿Cuándo debe pasar al libro: ¿Qué nos enseña la Biblia??

Evidentemente, el maestro es quien ha tratado a la persona y ve su progreso espiritual. Por lo que su juicio es lo que determinará el paso hacia otra publicación.

¿QUÉ NOS ENSEÑA LA BIBLIA?

¿Cómo puede usar los resúmenes de los capítulos y las notas?

Respecto a los resúmenes: Los resúmenes, como su palabra indica, contiene menos detalles que el texto principal. Por tanto, puede ser usado para: o bien, realizar un resumen para afianzar las ideas que se han estudiado en esa sesión, o, dada las circunstancias del estudiante como dificultad en el habla, en la comprensión o en el idioma, se puede considerar el resumen para explicar verdades bíblicas si así le resulta beneficioso a la persona. En este último caso, el maestro ha de prepararse de forma más concienzuda para intentar explicar todos los detalles de esa verdad bíblica sin obviar o malinterpretar ninguna lección.

Respecto a las notas: Son fragmentos de texto explicativas del texto principal, aparecen en orden, y el conductor del estudio es quien decide, viendo las circunstancias del estudiante, o si alguna idea ve que no quedó tan clara, de usarlas en beneficio del estudiante.

¿QUIÉNES HACEN LA VOLUNTAD DE JEHOVÁ EN NUESTRO DÍAS?

¿Cuándo debería utilizar esta herramienta?

Esta herramienta es un complemento que debemos utilizar para nutrir el estudio de nuestros estudiantes al principio o final del curso bíblico, son lecciones que hablan sobre nosotros y se analizan de forma muy sencilla y rápida.

¿Cómo se usa?

El método de uso es destacar la pregunta del título, leer la lección juntos y hablar sobre dicha lectura ayudándonos de las preguntas al final de cada lección, de las fotografías, y de los subtítulos que contienen las respuestas. Podemos, además, usar los recuadros para reflexionar con el estudiante si los hubiere.

Cookies