Saltar al contenido

Revisita con objeción, 12-18 de Octubre

Revisita con objeción (3 min). Ejemplo de demostración propuesto con pregunta inicial o pendiente de ¿Es la Biblia compatible con la ciencia?

Marco de circunstancias: Se continúa con la primera conversación con el compañero de trabajo una vez finalizada la jornada.

  • Hoy sí que ha sido una jornada larga e intensa Ramón. A ver si llego pronto a casa para descansar, pero oye, antes de irme, no sé si tienes tiempo para contarme un poco sobre lo que hablamos el otro día.
  • Claro que sí Raúl. Siempre tengo tiempo para hablar de Dios y todo lo que quieras saber. El otro día hablamos de lo útil que seguía siendo la Biblia, no solo en consejos sino también lo exacta que es cuando se habla de temas científicos… entonces dijimos, ¿la biblia es compatible con la ciencia? ¿tú que crees?
  • Pues sinceramente, me cuesta ver cómo algo escrito hace tantos años puede ser compatible con estudios científicos tan avanzados como los actuales.
  • Es totalmente razonable pensar así… además, la Biblia no es un libro científico, pero cuando habla de datos científicos es exacta.
  • Si, pero eso es lo que tú me dices, porque al final tú, por tus creencias defiendes lo que te importa, defiendes a la Biblia. Pero, ¿qué argumento me puedes dar para que yo crea eso? No sé si me entiendes, pero para mi es muy difícil asimilar lo que dices.
  • Lo entiendo Raúl, desde que somos pequeños nos enseñan en la escuela diferentes cosas y teorías científicas. Y en la prensa o en las noticias oímos nuevos avances científicos. Me has preguntado, qué argumentos puedo darte yo para que creas lo que digo… pero no voy a hacer eso… los Testigos de Jehová hablamos por medio de la Biblia y demostramos las cosas con ella, así que permíteme que leas tú mismo un argumento que se encuentra en la Biblia, ¿te gustaría?
  • Vaya, pues si… a ver, dime…
  • Vamos a leer un texto bíblico que se encuentra en Job 26:7. Aquí, mira… ¿qué es lo que dice?
  • Dice… “Él extiende el cielo del norte sobre el vacío, suspende la tierra sobre la nada”
  • ¿A qué relacionas estas palabras Raúl?
  • Pues… con el cielo del norte tengo más dudas pero supongo que se refiere al cielo y la atmósfera, que mas allá solo hay espacio… y lo de la Tierra, pues lo que ya sabemos que es redonda y gira alrededor del sol.
  • Suspendida en el vacío.
  • Si exacto.
  • ¿Recuerdas las muchas teorías que nos enseñaron cuando éramos pequeños? Que si la tierra era plana, que si no lo era, qué como giraba, la ley de la gravedad, etc. Todo esto se fue descubriendo a lo largo de décadas y décadas, por medio de científicos que la historia considera como brillantes por sus grandes hallazgos. Pero estos hallazgos no son nuevos, la Biblia ya lo decía… hombre Raúl, en la Biblia no vas a encontrar la fórmula de la gravedad, ¿sabes porqué no?
  • Si, por lo que me dijiste, que no es libro científico.
  • ¿Pero a qué ya decía que suspendía en el espacio de la nada?
  • Si.
  • Este es solo uno de los muchos ejemplos que podemos encontrar en la Biblia si la estudiamos que hace que sea compatible con hitos científicos. Pero, lo realmente importante, es cómo nos puede ayudar encontrar todas estas respuestas en la Biblia que la humanidad tanto le ha costado y que todavía sigue sin saber ciertas respuestas a preguntas fundamentales. ¿Cómo nos resulta a nosotros provechoso saber estas cosas y si son prácticos los consejos que la Biblia nos da para nuestra vida?
  • Oye Ramón, no solo me empiezas a convencer, sino que me estoy enganchando a estas conversaciones de después del trabajo. Mañana o pasado si podemos, me respondes a esa si puedes.
  • Perfecto Raúl, que descanses.
Cookies