Saltar al contenido

Rebeca, una sierva fiel de Jehová según la Biblia

Rebeca, sierva fiel a Jehová. ¿Qué lecciones podemos sacar de este ejemplo de fidelidad a Dios?

Rebeca según la Biblia

Rebeca según la Biblia. Una sierva fiel de Jehová, un ejemplo para todos nosotros. Conoce todo sobre Rebeca y lo que dice la Biblia y qué aprendemos de ella. (Génesis 24:2-67; 25:21-28; 27:5-17, 42-46).

Cronología de Rebeca según la Biblia
Cronología de Rebeca según la Biblia

* a.E.C.: Antes de nuestra Era Común.

Tabla de contenidos

¿Quién era Rebeca según la Biblia, y dónde vivió?

¿Qué significa el nombre de Rebeca según la Biblia?

Su nombre posiblemente significa “Vaca”.

¿Quién era Rebeca?

Era hija de Betuel, el hijo de Nacor (el hermano de Abrahán). 
El hermano de Rebeca era Labán. 

¿Dónde vivía Rebeca según la Biblia?

Vivía en Mesopotamia, en la ciudad de Harán o cerca de ella. La gente de allí adoraban a Sin, el dios-luna, pero la familia de Rebeca adoraba a Jehová.

Entonces Labán y Betuel contestaron: “Todo esto viene de Jehová”.

Génesis 24:50

Rebeca era una joven muy atractiva pero no sólo de apariencia, sino que tenía mucha vitalidad y seguía los principios de Jehová, era moralmente pura.

Su familia era gente con dinero, tenían sirvientes, pero Rebeca no pretendía que se lo dieran todo hecho ni que la trataran como una princesa.

A ella le habían enseñado a trabajar muy duro y así hacía. Se encargaba de algunas tareas duras en casa.

Por ejemplo, cuando iba llegando el atardecer, tenía que ir al pozo con un jarro en los hombros para coger agua para toda la familia.

“Ya estaba atardeciendo y era más o menos la hora en la que las mujeres iban a sacar agua”. 

Génesis 24:11

¿Qué aprendemos de la vida que llevaba Rebeca y de su entorno?

Rebeca no se dejó influenciar por las personas de aquella época que no adoraban a Jehová, seguro que estaba muy unida a su familia que si estaba del lado de Jehová. Nosotros también debemos tener cuidado y no dejarnos llevar por las actitudes y modas de este mundo que no sirve a Jehová. Estar centrados en agradar a Jehová estando muy cerca de los que sí quieren servir a Jehová de todo corazón.

Si tenemos muchas cosas materiales, que por ahora nos va bien en la vida, no debemos creernos mejores ni superiores a los demás, podríamos alejar a nuestra familia, a nuestros amigos teniendo esta mala actitud. Sabemos que el dinero va y viene, por eso lo más importante es servir a Jehová al lado de nuestros seres queridos que son los que siempre estarán con nosotros.

Tenemos que trabajar duro y no ser perezosos. Jehová es muy trabajador y quiere que lo imitemos. Además, nosotros nos sentiremos mejor, seremos personas que agraden a Jehová y puede que nuestro ejemplo influya en las personas de nuestro alrededor y quieran acercarse a Jehová.

¿Qué sacrificios hizo Rebeca por Jehová?

Viaje en camello por la antigüedad para Rebeca

La vida de Rebeca iba a cambiar de forma inesperada.

Jehová le había prometido a Abrahán bendecir a su descendencia a través de su hijo Isaac.

Abrahán quería que su hijo Isaac se casara con una mujer que amara a Jehová. Ellos vivían en Canaán, donde la gente no adoraba a Jehová.

Por eso mandó a uno de sus sirvientes (tal vez a Eliezer) para que fuera a Harán, a más de 800 kilómetros (500 millas) de distancia. En Harán vivían unos familiares de Abrahán, y Eliezer podría encontrar allí una buena esposa para Isaac.

Eliezer hizo ese largo viaje junto con otros sirvientes de Abrahán. Llevaban 10 camellos cargados de comida y regalos para la novia.

Eliezer sabía que las mujeres del pueblo iban a sacar agua de un pozo. Cuando llegaron a Harán, fueron a ese pozo. Eliezer en ese momento le hizo una oración a Jehová para que lo ayudara a encontrar la mujer ideal para Isaac.

 “Jehová, Dios de mi amo Abrahán, haz que todo me salga bien hoy, por favor. Demuéstrale, amor leal a mi amo Abrahán. Aquí estoy junto a un manantial, y las hijas de los hombres de la ciudad están viniendo a sacar agua. Te pido que la joven a la que yo le diga ‘Por favor, baja tu jarro de agua para que pueda beber’ y que me conteste ‘Puedes beber tú, y también les traeré agua a tus camellos’ sea la que tú has escogido para tu siervo Isaac. Así me harás saber que le has mostrado amor leal a mi amo”. 

Génesis 24:12-14

¿Cómo respondió Jehová a la oración de Eliezer?

Antes de que terminara de orarsalió de la ciudad una joven llamada Rebeca con un jarro sobre el hombro. Era hija de Betuel, hijo de Milcá, la esposa de Nacor, el hermano de Abrahán”. 

Génesis 24:15

Eliezer la vio y fue corriendo hacía ella.

Le pidió que le diera un poco de agua y ella rápidamente le dio y como el bebedero estaba sin agua, se ofreció a darles de beber también a sus 10 camellos.

“El siervo corrió hacia ella y le dijo: “Por favor, dame un poco de agua de tu jarro”. Y ella le contestó: “Bebe, señor mío”. Así que rápidamente se bajó el jarro del hombro y lo sostuvo mientras él bebía. Cuando acabó de darle de beber, ella le dijo: “También sacaré agua para que tus camellos beban todo lo que necesiten””. 

Génesis 24:17-19

Eliezer se quedó mirándola asombrado, veía que Rebeca era una mujer muy trabajadora y hospitalaria. Se dio cuenta de que Jehová le respondió su oración y ella era la mujer elegida para Isaac. 

Un dato curioso sobre los camellos y el sacrificio que requirió esto

Un camello sediento puede beber unos 95 litros de agua en el momento.

¿Cuánta agua pueden beber 10 camellos sedientos? Unos 1.000 litros.

Seguramente las mujeres del lugar, incluida Rebeca, sabía lo que podía beber un camello sediento. Dar de beber a 10 camellos suponía un gran esfuerzo que tenía que estar dispuesta a hacer.

Iba y venía bajo la atenta mirada de Eliezer, llenando una y otra vez su jarro para llevar agua al bebedero para los camellos. Seguramente eso la llevó varias horas trabajando duro.

Rebeca demostró que tenía una gran energía, paciencia y humildad, así como bondad con las personas y los animales.

Eliezer le dio regalos muy bonitos a Rebeca, y ella lo invitó a él y a los demás sirvientes a la casa donde vivía con sus familiares. 

Como era siervo de Abrahán fue bien recibido por la familia de Rebeca. Lo invitaron a comer, pero Eliezer dijo: 

“Solo comeré después de haberles dicho lo que tengo que decirles”. Así que Labán le dijo: “Habla”. (Génesis 24:33).

Les explicó a Betuel, a su esposa y a Labán porque Abrahán lo había mandado a Harán. Estaría entusiasmado de ver como Jehová había contestado su oración y que la elegida era Rebeca. También podemos imaginarnos como se sentiría Rebeca al escucharlo.

¿Cómo reaccionó la familia de Rebeca?

“Aquí está Rebeca. Llévatela, y que ella llegue a ser la esposa del hijo de tu amo, tal como ha dicho Jehová”. 

Génesis 24:51

A todos les pareció bien que Rebeca se casara con Isaac, lo aceptaron de inmediato porque era el propósito de Jehová.

¿Y cómo reaccionó Rebeca?

“Entonces llamaron a Rebeca y le preguntaron: “¿Quieres ir con este hombre?”. Ella contestó: “Sí, quiero ir””.

Génesis 24:58

A ella no se le obliga a ir, podía decidir lo que quisiera. Abrahán ya le dijo a su siervo Eliezer que si ella no deseaba acompañarlo que quedaría libre de su juramento.

“Si la mujer no quiere venir contigo, tú quedarás libre de este juramento. Pero no debes llevar a mi hijo a ese lugar”. 

Génesis 24:8

Su familia quería que se quedara por lo menos diez días más, pero Rebeca dijo que se iba. Rebeca ve la mano de Jehová y confía totalmente en que Jehová envió a Eliezer, así que ni se lo piensa y deja a su familia para casarse con un hombre al que no conoce. Había cultivado una fe muy fuerte en Jehová.

La familia de Rebeca la bendijo antes de irse. Débora, la nodriza de Rebeca, y algunas sirvientas la acompañaron en el viaje y parece ser que jamás regresaron a su tierra. 

“De modo que dejaron que Rebeca y su nodriza se fueran con el siervo de Abrahán y sus hombres. Y bendijeron a Rebeca y le dijeron: “Hermana nuestra, que llegues a ser miles de veces diez mil y que tu descendencia conquiste las ciudades de quienes la odian”. A continuación, Rebeca y sus siervas se prepararon, se montaron en los camellos y siguieron al hombre. Entonces, el siervo se marchó y se llevó a Rebeca con él”. 

Génesis 24:59-61

Era un viaje largo de unos 800 kilómetros, unas tres semanas de viaje. Fueron hacia el Négueb, cerca de Beer-lahai-roí, donde vivía Isaac en aquel tiempo.

Rebeca había visto muchos camellos, pero puede que no supiera montar en ellos, en su familia eran pastores. Quienes montan en camello por primera vez dicen que es muy incómodo incluso en viajes cortos.

Pero a Rebeca eso no le importó, para ella lo más importante era hacer feliz a Jehová y obedecerlo. Estaba concentrada en el futuro y seguro que en esas semanas del viaje le preguntaría a Eliezer sobre Isaac y su familia.

Estaría ilusionada y emocionada al saber que la promesa de Dios se cumpliría a través de su futuro esposo Isaac y, por lo tanto, también a través de ella. 

“De veras te bendeciré y de veras haré que tu descendencia sea tan numerosa como las estrellas de los cielos y como los granos de arena que hay a la orilla del mar. Además, tu descendencia conquistará las ciudades de sus enemigos”.

Génesis 22:17

¿Qué lecciones de los sacrificios de Rebeca y de su humildad?

Jehová siempre responde nuestras oraciones si las hacemos cómo él desea. Si somos específicos en ellas, veremos su respuesta más claramente, puede que nos la dé al instante o puede que tarde más, pero debemos confiar en él siempre al tomar todas las decisiones en nuestra vida. Es nuestro Creador y es el que mejor puede guiarnos para que nos vaya bien siempre.

Tristemente vivimos en un mundo donde casi nadie piensa en los demás, las personas son egoístas y solo piensan en ellos mismos, sin estar dispuestos a hacer cosas por los demás. Qué diferente fue Rebeca, debemos imitar su hospitalidad y también ayudar a los demás, aunque eso implique un gran esfuerzo de nuestra parte, y sin esperar nada a cambio. Así alegraremos el corazón de Jehová al ser generosos con todos, igual que él lo es.

Rebeca se dirigía hacia un mundo desconocido. Sería muy difícil para ella dejar todo, pero para ella lo más importante era hacer la voluntad de Jehová, no satisfacer sus propios deseos. Fue una mujer de gran fe y extraordinaria valentía, todos necesitamos estas cualidades para enfrentarnos a los cambios de la vida. No sabemos cuando nos puede dar un vuelco la vida, pero si siempre hacemos las cosas como Jehová espera debemos estar tranquilos porque estaremos siempre protegidos por él.

Jehová cuidó muy bien a Rebeca y la recompensó de muchas maneras, una de ellas fue que llegó a ser antepasada de Jesús. A nosotros también nos cuidará Jehová si somos obedientes y lo buscamos siempre, haciendo todo tipo de sacrificios por él, cueste lo que nos cueste. Eso no se puede comparar con las muchísimas bendiciones que recibiremos ahora y sobre todo en un futuro muy cercano.

¿Cómo fue el encuentro con Isaac de Rebeca según la Biblia?

Cuando va llegando el final del viaje, Rebeca ve a un hombre meditando que está caminando por el campo. Enseguida se baja del camello y le pregunta a Eliezer que quién era ese hombre.

Él le dice que es Isaac, entonces ella se cubre con un velo, como era humilde, lo hizo como muestra de respeto hacía el que iba a ser su esposo. 

Eliezer le contó a Isaac todo lo que había pasado y cómo Jehová había guiado todo. Isaac entró con Rebeca en la tienda de su madre -Sara- para que pasase a ser su esposa. 

Podemos deducir que Isaac era un hombre cariñoso y de buenos sentimientos. Casarse con Rebeca una mujer trabajadora, hospitalaria y humilde fue todo un regalo para él.

¿Tuvo éxito el matrimonio de Rebeca con Isaac según la Biblia?

Isaac se enamoró de ella y sintió consuelo tras la pérdida de su madre”. 

GéNESIS 24:67

Los dos amaban profundamente a Jehová y entre ellos, lo que hizo un buen matrimonio que, aunque afrontaron pruebas, siguieron adelante fortaleciéndose como matrimonio y sobre todo agradando a Jehová en todo aspecto de sus vidas.

Algunas de estas pruebas que enfrentaron como un matrimonio unido

Rebeca, como hizo Sara, también se hizo pasar como hermana de su esposo Isaac, para que no le mataran. Cuando hubo un hambre y tuvieron que irse por un tiempo a un territorio gobernado por el rey Abimélec. (Génesis 26:1-11).

Al igual que Sara, también Rebeca era estéril. Isaac estuvo suplicando insistentemente a Jehová, unos 19 años, que pudieran tener hijos y así le respondió Jehová. En el año 1858 a.E.C. tuvieron gemelos: Esaú y Jacob.

Su embarazo no fue fácil: “Los hijos que llevaba dentro de ella empezaron a luchar entre sí, de modo que ella dijo: “Si las cosas son así, ¿para qué voy a seguir viviendo?”. Así que consultó a Jehová. Y Jehová le dijo: “Hay dos naciones en tu vientre. Dos pueblos saldrán de ti separados. Un pueblo será más fuerte que el otro, y el mayor servirá al más joven”. (Génesis 25:22,23).

Jehová le reveló a Rebeca, que su hijo mayor, Esaú, serviría a su hijo menor, Jacob. ¿Se cumplió? Como ya era mayor, Isaac decidió darle la bendición al primogénito, que era Esaú. Como Rebeca sabía que debía bendecir a Jacob, hizo lo necesario para asegurarse que fuera así, porque sabía que esa era la voluntad de Jehová. (Génesis 27:1-29).

Esaú se quería vengar y matar a su hermano Jacob, Rebeca su madre se enteró y con tacto le dice a Isaac su esposo, que enviara a Jacob a la tierra natal de ella para que encontrara una buena esposa y no se casara con una cananea. Así fue como Jacob evitó que su hermano lo matara.

¿Qué aprendemos de la lealtad y fidelidad de Rebeca hacia Jehová?

Rebeca era una mujer muy bonita pero su verdadera belleza era que amaba mucho a Jehová y demostraba sus hermosas cualidades, eso era lo que Abrahán buscaba para su hijo Isaac. Y de seguro Rebeca superó las expectativas que tenía su suegro. Así quedó demostrado en cómo Isaac se enamoró profundamente de Rebeca. Todas las cristianas deben imitar esas bonitas cualidades que es lo que busca Jehová en una mujer verdaderamente ejemplar. Así también si están casadas con alguien que ama a Jehová tanto como ellas, su matrimonio será también una honra para Jehová.

Rebeca hizo la voluntad de Jehová incluso cuando no era fácil, nosotros también podemos pasar por malos momentos en nuestra vida por eso si estamos con Jehová y le hablamos como a un amigo el nos escuchará y nos tranquilizará, ayudándonos en todo lo que el vea apropiado para nosotros. 

¿Cuándo y cómo murió Rebeca según la Biblia?

La Biblia no dice exactamente cuándo murió Rebeca, puede ser que falleciera antes de que Jacob regresase de Mesopotamia. (Génesis 35:27).

Lo que sí dice es que fue enterrada en la cueva familiar de Macpelá, con Abrahán y Sara.

“Es la cueva que está en el campo de Macpelá, frente a Mamré, en la tierra de Canaán. Ese fue el campo que Abrahán le compró a Efrón el hitita para tener un lugar de sepultura. Allí enterraron a Abrahán y a su esposa Sara. Allí enterraron a Isaac y a su esposa Rebeca”

Génesis 49:30,31

Más siervos fieles de Jehová en la antigüedad:

¡No te lo pierdas! por Siervos de Jah:

Cookies