Saltar al contenido

Nuestra vida cristiana | Semana del 11 al 17 de enero 2021

Proteja su matrimonio

Respuestas a las preguntas para nuestra vida cristiana de esta semana sobre el vídeo: “Tenemos que correr con aguante: sigamos las reglas de la carrera”.

Vídeo

Aunque el matrimonio empiece bien, ¿qué problemas pueden surgir?

1) Una relación normal puede tener muchos problemas, el matrimonio no es diferente y son aún más numerosos. Como hemos visto en el vídeo, una fuente de problemas puede ser la crianza de nuestros hijos, cuando son pequeños, ¿quién es el que se encarga de su cuidado? Cuando el bebé se despierta por las noches, ¿nos turnamos en nuestra labor de padres o siempre lo hace uno de los cónyuges? El cuidado de los hijos es una cosa de dos, y no solo de uno quien lleva la carga.

2) Otro problema que puede surgir, es el mantenimiento de la familia lo que puede conllevar horas extras en el trabajo, y más si tenemos hijos a los que alimentar. No obstante, recordemos que nuestro servicio a Dios es primero, las reuniones y el ministerio es primero, y nuestra familia también es primero a nuestro trabajo.

3) Otro problema que puede surgir son las tareas del hogar. Las tareas del hogar y del cuidado de nuestra familia e hijos es responsabilidad de ambos. Aquí no existe una diferenciación de trabajos, esto no es: yo me encargo de trabajar y ya está, cuando llegue a casa me voy a la cama. La responsabilidad es de ambos, y más sobre todo si ambos trabajan.

4) Cuando los problemas afloran en el matrimonio, suele surgir otro problema que antes no había y está muy relacionado, y resolver este problema es fundamental para resolver todos los demás problemas. Y no es más, que una buena comunicación amorosa y comprensible, la misma que se tenía cuando eran novios. No huir del entendimiento y la comunicación, ya que eso solo provocará el divorcio.

¿Cómo pueden los principios bíblicos ayudar a quienes sienten que tienen un matrimonio sin amor?

1) Los principios bíblicos nos ayudan de muchas formas y nos beneficia para que llevemos vidas felices en familia y para que podamos detectar los problemas por los que estamos pasando, reflexionar en ellos, tanto en los problemas como en nuestra postura hacia tal problema y la de nuestro cónyuge, ¿hemos sido coherentes? ¿o ambos tenemos una parte de la culpa? Y no solo la Biblia nos hace reflexionar sobre nuestra actitud no amorosa sino que nos da buenos consejos para solucionar los problemas.

2) En el vídeo se ha usado Isaías 48:17 para darle a entender al hermano que obedecer las normas y leyes de Jehová no es tan difícil y con cariño le hicieron ver, que sería muy provechoso para solucionar los problemas que tiene en su familia y que el divorcio ni de lejos es la solución y mucho menos, no la aprueba Jehová.

¿Qué instrucciones da Jehová a los casados?

1) El matrimonio puede ser complicado, como dice el vídeo, es una unión entre dos personas humanas imperfectas que tendrán sus posturas e intereses sobre ciertos aspectos. Orar a Jehová es imprescindible para que los defectos humanos vayan más allá y realmente valoren lo que cada cónyuge tiene delante de si mismo y vuelva a ver ese amor que les impulsó a contraer matrimonio.

¿Qué deben hacer el esposo y la esposa para que su matrimonio sea feliz?

1) Una comunicación matrimonial en caliente siempre suele traer problemas, la imperfección humana no nos hace ver más allá de lo que nosotros queremos y nos obcecamos en nuestro punto de vista y en nuestra opinión sobre el problema llevando a juicios incorrectos. La Biblia nos enseña muchas cosas, una de ellas es hablar con amor a nuestro cónyuge, reflexionar y razonar sobre las cosas.

2) En un problema, normalmente una persona no tiene la razón, o por lo menos no tiene toda la razón. En la mayoría de problemas sociales y matrimoniales, cada cónyuge tiene su parte de culpa. La humildad que nos enseña a cultivar la Biblia hará que veamos nuestro peso de culpa, la aceptemos, pidamos perdón y busquemos soluciones en común para resolver los problemas que han surgido, que implicará cambios por cada cónyuge.

Cookies