Saltar al contenido

La Nueva Jerusalén

¿Qué es la Nueva Jerusalén?

Se trata de una nueva ciudad simbólica distinta a la Jerusalén que ya conocemos, que se encuentra en el cielo y bajará de él en el tiempo señalado por Dios. Esta expresión aparece citada en dos ocasiones en la Biblia. Esta ciudad traerá consigo el Gobierno celestial de Dios, compuesto por un grupo de discípulos que van con Cristo al cielo para gobernar con él. A este grupo se le conoce también como la novia de Cristo, o la esposa del Cordero.

Primera ocasión en la que se menciona: Apocalipsis 3:12:

“Al que venza lo haré columna en el templo de Dios, y ya nunca saldrá de ahí. Sobre él escribiré el nombre de mi Dios, el nombre de la ciudad de mi Dios -la Nueva Jerusalén que baja del cielo, desde donde está mi Dios- y mi nuevo nombre.”

La segunda ocasión se encuentra en Apocalipsis 21:2:

“También vi la santa ciudad, la Nueva Jerusalén, bajando del cielo, desde donde está Dios. Y estaba preparada como una novia arreglada para su esposo”. 

Características físicas de la Nueva Jerusalén que se encuentra en el cielo

Esta ciudad simbólica tiene un gran tamaño, tanto, que debido a sus dimensiones no podría estar en la Tierra, en forma de cubo, es decir, con todos sus lados iguales. El perímetro de la ciudad, es decir, su interior en forma de cuadrado tiene las dimensiones de 12 mil estadios de perímetro.

El estadio se define como una unidad métrica utilizada en Roma, que en la actualidad, equivale a unos 185 metros. Por tanto, hablamos que doce mil estadios son 2.220.000 metros. Es decir, 2.220 kilómetros. El tamaño de la ciudad equivale prácticamente al tamaño de España más Portugal.

La altura de la ciudad tendría unas dimensiones de unos 560.000 metros, es decir, 560 kilómetros. El edificio o rascacielos más alto del mundo es el Burj Khalifa con una altura de 828 metros y se encuentra en los Emiratos Árabes Unidos (Dubai). La altura de la ciudad celestial de Dios sería, aproximadamente, 676 veces este edificio.

La altura a la que vuelan los aviones se suele comprender entre [12.500-16.000] metros. Por lo que, chocarían con la Nueva Jerusalén. Tengamos que cuenta, que a diferencia de este rascacielos, los 560 km de altura de esta ciudad sería en cada uno de sus cuatro lados, en forma de cubo. Como muestra la siguiente imagen, es lógico, que esta ciudad baje de los cielos y no pueda encontrarse en la Tierra por sus grandes dimensiones.

La muralla de la ciudad era grande y alta, tenía 12 puertas con 12 ángeles, cada uno custodiando una puerta. En cada puerta hay escrito un nombre de las 12 tribus de los hijos de Israel. Recordamos que los nombres de las tribus de Israel provienen de los descendientes de Jacob. Sin embargo, Jacob bendijo a dos hijos de José. Por lo que, el nombre de las doce tribus de Israel derivan del nombre de 10 hijos de Jacob y 2 de José (Manases y Efraín).

Las puertas de la muralla se divide en tres puertas por cada cara del cubo de la santa ciudad, hecha en oro puro. La altura de la muralla es de 144 codos, entre 70-120 metros según la medida exacta del codo que utilicemos.

Además, la muralla en cada uno de sus 12 fundamentos también estaba escrito el nombre de los 12 apóstoles del Cordero: Andrés, Simón Pedro, Juan, Santiago (hermano de Juan), Felipe, Bartolomé (Natanael), Mateo, Judas, Simón el Cananita, Tomás, Santiago y Judas Iscariote (que posteriormente, traicionó a Jesús).

El material utilizado para la muralla es el jaspe.

Cada fundamento de la muralla estaba adornado con piedras preciosas. Siendo:

La Nueva Jerusalén la forman la esposa del Cordero

En esta simbología, el Cordero se refiere a Jesucristo*. Mientras que la esposa, la novia, serían un grupo de cristianos que se reunirán con Jesús en el cielo para reinar desde esta ciudad. La relación entre Jesús y estos cristianos se asemeja en la biblia como la relación entre un esposo con su esposa.

Podemos leer en Efesios 5:23-25, lo siguiente:

“Porque el esposo es cabeza de su esposa, tal como el Cristo es cabeza de la congregación, salvador de este cuerpo. De hecho, al igual que la congregación está en sujeción al Cristo, las esposas también deben estar en sujeción a sus esposos en todo. Esposos, sigan amando a sus esposas, tal como el Cristo amó a la congregación y se entregó por ella”.

Estos cristianos escogidos para vivir en el cielo han sido edificados sobre el fundamento de apóstoles y profetas. Si nos dirigimos a la carta de 1 a los Corintios 12:28, allí podemos leer:

“Y Dios asignó a las personas en la congregación así: primero, los apóstoles; segundo, los profetas; tercero, los maestros; luego, los que hacen milagros; luego, los que tienen el don de curar; los que prestan servicios de ayuda; los que tienen la capacidad para dirigir; los que hablan diferentes lenguas.”

*Según Juan 1:29 que dice:

“Al día siguiente, Juan vio a Jesús viniendo hacia él y dijo: ¡Miren, el Cordero De Dios que quita el pecado del mundo!””

La Nueva Jerusalén baja del cielo para Gobernar

A diferencia de la Jerusalén antigua, la capital de Israel donde el rey David junto a su hijo Salomón y sus descendientes gobernaban sobre el trono de Jehová. Esta nueva ciudad, que también se le llama “la santa ciudad” gobernará pero por medio de Jesús y los cristianos que se han unido a él para reinar sobre la Tierra.

Apocalipsis 5:9.

“Y cantan una canción nueva que dice: “Mereces tomar el rollo y abrir sus sellos, porque fuiste sacrificado y con tu sangre compraste para Dios personas de toda tribu, lengua, pueblo y nación. Tú hiciste que fueran un reino y sacerdotes al servicio de nuestro Dios. Y ellos reinarán sobre la tierra”. 

Un Gobierno celestial no humano

Esta ciudad, a parte de que no puede encontrarse en la Tierra debido a sus dimensiones, también se encuentra en el cielo ya que está fuera de las filosofías y formas de gobernación humanas. La Nueva Jerusalén baja del cielo como una ciudad santa, divina, que ejercerá un gobierno en la Tierra igual que cómo hace en el Cielo. Un gobierno superior que lo único que traerá son bendiciones sobre la humanidad, lejos de las terribles prácticas inicuas de los gobernantes de este sistema de cosas. Se ejercerá, por fin, el propósito divino de Jehová.

“Que venga tu Reino. Que se haga tu voluntad, como en el cielo, también en la tierra.” Mateo 6:10

1) El pecado será eliminado de nuestras carnes, serán curadas las naciones. Esta curación física y espiritual traerá la vida eterna en un paraíso cuando Dios haga nuevas todas las cosas, el pecado heredado será erradicado. Y Revelación 21:4 se hará realidad.

Como podemos leer en Apocalipsis 22:1,2 dice que: “Entonces él me mostró un río de agua de vida, claro como el cristal, que salía del trono de Dios y de Cordero, y corría por el centro de la calle principal de la ciudad. En las dos orillas Del Río había árboles de vida que producían 12 cosechas y que deban fruto cada mes. Las hojas de los árboles eran para curar a las naciones.” Por medio de esta curación, que es tanto física como espiritual, el pecado será eliminado y con ello tendremos la prometida vida eterna.

2) Existirá una buena relación entre Dios y las personas, ya que el pecado no existirá más, y era lo que nos alejaba de nuestro querido Dios.

“No, lo que los ha separado de su Dios son los errores de ustedes. Sus pecados han hecho que él oculte su rostro de ustedes y se niegue a oírlos.” Isaías 59:2. 

Y se cumplirá que,

“La tienda De Dios está con la humanidad, y él residirá con ellos, y ellos serán sus pueblos. Y Dios mismo estará con ellos.” Revelación 21:3. 

 

Cookies