Saltar al contenido

La Cena del Señor

Estudio Bíblico de Congregación para la semana del 1 al 7 de Junio de 2020 – Capítulo 117.

Pregunta 1. ¿Cuál es la profecía que utiliza Jesús y su relación con Judas?

1) Jesús cita la profecía que aparece en Juan 13:18, donde dice: “El que comía de mi pan se ha vuelto en mi contra”. Uno de los apóstoles le había traicionado, él lo sabía y ahora se lo estaba comentando a ellos. No fue fácil para Jesús, el versículo 21 dice que se sentía profundamente angustiado.

2) Los apóstoles estaban tristes y asombrados a la vez. Todos preguntan y esperan no ser el traidor. Juan, a petición de Pedro, es quién le pregunta de forma cerca a Jesús quien fue, al estar más cerca de él. Pero Jesús no dice directamente el nombre, sino que relaciona a Judas como se dice en Juan 13:26: “es aquel a quien le dé el pedazo de pan que voy a mojar”. Así fue como los apóstoles vieron que fue Judas.

Pregunta 2. ¿Qué le dice Jesús que tiene que hacer Judas y cuál es la interpretación de los apóstoles?

1) En Juan 13:27 podemos leer lo que Jesús le dice a Judas: “lo que estás haciendo, hazlo más rápido”. Desde que Jesús le dio el trozo de pan mojado, Satanás entró en Judas, luego se fue para hacer lo que había dicho Jesús.

2) Salvo Jesús, nadie de los que estaban allí sabían a qué se referían las palabras de Jesús. Ellos suponían, que como Judas era el que estaba a cargo del dinero, tendría que comprar las cosas para la fiesta que iban a celebrar o que repartiese una parte con los pobres. No se imaginaban que saliera a traicionar a Jesús.

Pregunta 3. ¿Cuál es la nueva celebración y qué propósito tiene?

1) Cuando Judas se marcha, Jesús instaura una nueva celebración, la más importante. La conmemoración de su muerte. Para ello, como sabemos, pasa entre sus apóstoles tras una oración a su Padre, el pan, que representa su cuerpo y una copa de vino que representa el nuevo pacto por medio de su sangre.

2) Jesús sabía que su muerte estaba muy cerca. Por ello, esta celebración es muy importante, ya que representa el nuevo pacto. Lo que Jesús y Jehová han hecho por todos nosotros, por medio del cual las personas fieles pueden liberarse de la muerte heredara por el pecado de nuestros primeros padres.

3) La conmemoración de la muerte de Jesús, la única celebración más importante para todo cristiano. Es por medio de ella, como recordamos a Jesús y todo lo que hizo él por la humanidad y su Padre. Y por medio de la cual, representa y recordamos el nuevo pacto, la sangre perfecta derramada para la salvación del pecado y la muerte de todo el que ponga fe en la Biblia.

Comentarios adicionales de este capítulo 117: La Cena del Señor.

1) La muerte del hijo de Dios fue un acontecimiento muy triste para los apóstoles y todas las personas de la época que le seguían. También lo es para nosotros hoy. Pero ese sacrificio fue hecho para el beneficio de todos nosotros, y no queremos desperdiciarlo perdiendo el tiempo en cosas que no tiene valor, sino queremos dedicarlo en la vida que es vida, haciendo la obra de Dios.

2) El terrible pecado de nuestros primeros padres al desobedecer a Dios condenó a la humanidad a una vida imperfecta, con dolor y muerte. La humanidad no ha sido merecedora de las bendiciones de Dios salvo aquella minoría de personas fieles e íntegras, que por ellas mismas no pueden solucionar el pecado de Adán y Eva. Este tenía que ser pagado con sangre perfecta, con el sacrificio de la única persona perfecta, Jesús, el hijo De Dios; por lo que siempre estaremos profundamente agradecidos.

3) Cuando leemos las palabras de Juan 13:21: “De verdad les aseguro que uno de ustedes me va a traicionar” nos causa un gran impacto. No nos imaginamos que eso pueda suceder con nosotros, y es por ello que siempre tenemos que tener claro nuestros objetivos y mantener nuestro foco de atención hacia las cosas importantes, las riquezas espirituales y no otras.

4) Juan 6:64 dice que Jesús sabía desde el principio quiénes creían y quienes no y lo iban a traicionar. Igual ocurre hoy, Jehová sabe realmente quién se dedica plenamente a Él y tiene una verdadera fe, y quienes no. Queremos ser cristianos fieles y leales en todo aspecto de nuestra vida, y no desarrollar una apariencia pública o una doble vida. No. Debemos ser íntegros en toda acción que hagamos, tanto en público como en privado.

Cookies