Saltar al contenido

La Atalaya | Semana del 8 al 14 de Marzo de 2021

Respuestas y comentarios para la atalaya de esta semana del 8 al 14 de marzo con el artículo de estudio número 2 con el tema:

Qué aprendemos del “discípulo al que Jesús amaba”

“Sigamos amándonos unos a otros, porque el amor es de Dios”

TEXTO TEMÁTICO, 1 Juan 4:7
Vídeo

1 ¿Cómo lo hace sentir el amor de Dios?

1) El amor de nuestro Padre celestial nos hace sentir seguros, felices y satisfechos. Nos ama tal y como somos, con nuestras imperfecciones y nuestras virtudes. No solo nos creó, nos dio la vida y todo lo que tenemos, nos ama y mucho, esto nos da mucha alegría y seguridad.

2) El apóstol Pablo define el amor de Dios en una frase muy sencilla diciendo que Jehová es amor. Nos fijamos que dice “es amor”, no que tiene mucho amor o similar. Por eso, si nosotros no amamos es imposible conocer a Dios, porque el amor no es que sea una cualidad de Jehová, es Jehová, es amor y esto nos reconforta mucho, tener un Dios que es amor, que nos ama.

2 a) Según Mateo 22:37-40, ¿cuáles son los dos mandamientos más importantes?

1) En Mateo hemos leído muy claramente cuáles son estos dos mandatos más importantes y que están relacionados uno con otro. El primero es, por encima de todas las demás cosas, amar a Jehová con todo nuestro corazón, alma y mente. Y como vimos en el párrafo anterior por medio del apóstol Pablo en 1 de Juan 4:8 esto solo es posible si nosotros reflejamos amor, que es el segundo mandato, amar a nuestro prójimo como nos amamos a nosotros mismos.

b) ¿Por qué se nos puede hacer un poquito más difícil obedecer el segundo?

1) Jehová es perfecto, nos lo ha dado todo y a medida que conocemos más de él y vemos todo lo que hace por nosotros lo amamos aún más. Puede no ocurrir lo mismo con el segundo mandato y que sea más difícil. Porque nuestro prójimo, nuestros hermanos, son imperfectos como nosotros y cometemos errores, se pueden decir palabras que nos hieran y nos molesten. Pero como dice Mateo 22:39, tenemos que amar al prójimo como a nosotros mismos, y nosotros también somos imperfectos, cometemos errores y alguna vez hemos dicho palabras hirientes.

2) En 1 de Juan 3:11,12 leemos que desde el principio se nos ha dicho que nos amemos unos a otros. Las palabras, palabras son y se las lleva el viento. Cuando nos relacionamos con nuestros hermanos debemos hacerlo buscando el amor y no la confrontación o mirando cuáles son sus imperfecciones o qué fallo tendrá ahora o qué me dirá que me sentirá mal. Seamos justos como Abel, busquemos lo bueno de nuestros hermanos y olvidemos las cosas que se han hecho mal por nuestra imperfección.

3 ¿Qué idea enfatizó Juan?

1) Juan enfatizó la idea de que debemos amarnos, como cristianos que somos debemos mostrar amor porque así lo hizo Dios cuando nos amó primero como leemos en 1 de Juan 4:10,11. Dios es amor, envió a su Hijo como sacrificio de reconciliación por nuestros pecados, nosotros tenemos la obligación de amarnos unos a otros. Y leemos que el versículo 11 dice que es “una obligación” por todo lo que nos ha dado Dios y cuánto nos ama.

2) Notamos que cuando Juan escribió su Evangelio y sus tres cartas ya tenía unos 100 años de edad. No escribió sobre el amor en una edad reciente sino cuándo ya ha vivido mucho y tiene mucha experiencia sobre muchas situaciones. De aquí aprendemos, que puede ser muy fácil decir: “tenemos que amarnos unos a otros hermanos”. Pero en la práctica no es tan sencillo, por nuestras imperfecciones y defectos, así que tenemos que trabajar en ello y puede que nos lleve tiempo amar en ciertas circunstancias pero lo haremos, tal como Jehová quiere.

4 Mencione algún caso en el que Juan no mostró amor.

1) Un caso fue cuando iban hacia Jerusalén por medio de Samaria, Jesús y sus discípulos fueron recibidos con hostilidad en un pueblo samaritano. Juan, que para aquel entonces era mucho más joven, deseaba que bajara fuego del cielo y destruyera a todos sus habitantes. Esta reacción no es una buena demostración de amor hacia el prójimo, por mucha hostilidad que hubiera.

2) Otro caso fue con los demás apóstoles cuándo él y su hermano Santiago convencieron a su madre para que le pidiera a Jesús que les diera puestos importantes a su lado en el Reino. Es una situación en la que no mostró amor por su prójimo, por sus hermanos, sino que fue muy desconsiderado con los demás apóstoles.

3) Juan tuvo errores, como los tenemos todos, y no es motivo para dejar de amarlo. Jesús nunca lo hizo, a pesar de sus errores, de estos errores, Jesús lo amaba. Nosotros tenemos que imitar a Jesús, nuestros hermanos cometen errores, y algunos nos pueden molestar más que otros. Pero esto no es motivo para dejar de amarlos, tal como ellos perdonan los nuestros y nos aman, nosotros haremos lo mismo.

4) Este párrafo comienza diciendo: “Siendo Joven”. En el anterior leímos que escribió su Evangelio a los 100 años. Ahora solemos vivir un poco menos, cuando somos jóvenes podemos ser más impulsivos y exigir una perfección a nuestros hermanos que los años van suavizando porque vamos viendo y entendiendo otras cosas. Pero aún así, aunque avancen los años, seguiremos siendo más jóvenes que Juan, así que no importa la edad que tengamos, tendremos que estar siempre aprendiendo de nuestros errores y mostrando amor a nuestros hermanos.

5 ¿Qué analizaremos en este artículo?

1) A lo largo de este artículo veremos el ejemplo de Juan y algunas cosas que escribió acerca del amor. Lo que nos permitirá aprender a demostrar que amamos a nuestros hermanos y qué pueden hacer los cabezas de familia para demostrar su amor por su familia.

El amor se demuestra con hechos

6 ¿Cómo nos ha demostrado Jehová que nos ama?

1) Tal como dice Santiago 2:17 con la fe, el amor sin obras no significa nada. Las palabras son muy bonitas, Jehová expresa su amor por nosotros con hermosas palabras pero también con muchas obras. Jehová envió a su propio Hijo a la Tierra por nosotros, no solo para que nos enseñara sino para que sufriera y muriera por nosotros. No hay mayor demostración de amor que ésta, estamos convencidos de que Jehová nos ama.

7 ¿Cómo demostró Jesús que nos ama?

1) Jesús también reflejó el mismo amor que su Padre siente por nosotros tal como leemos en Juan 15:13 allí dice como hemos leído con el párrafo, no hay mayor gesto de amor que dar su vida por sus amigos. Jesús, el mismo Hijo de Dios, vino a la Tierra para servirnos. Por eso, como dice Juan 15:15, llamaba a sus discípulos amigos y no esclavos, porque los quiere y le cuenta todo, todas las cosas que le ha escuchado decir a su Padre. Jesús demostraba que amaba a las personas por sus palabras y por sus obras.

8 Según 1 Juan 3:18, ¿qué debemos hacer?

1) Tal como dice 1 de Juan 3:18 no sirve de nada amar de palabra o de labios para fuera como dice el texto, si después no lo demostramos. Decimos que amamos a nuestros hermanos, ahora hay que demostrarlo con hechos, porque las palabras se las lleva el viento.

Amemos a nuestros hermanos

9 ¿Qué hizo Juan por amor?

1) Juan renunció a lo que sería una buena vida trabajando en el negocio familiar de la pesca ganando dinero para él y su familia y en su lugar, decidió dedicar su larga vida a predicar acerca de Jesús, a las personas para que aprendieran de la verdad sobre Jehová y Jesús. Renunció por amor a lo que sería una buena vida a ser perseguido hasta que lo exiliaron cuando era muy mayor ya.

2) Incluso cuando estuvo preso en la isla de Patmos demostró su amor por Jehová y Jesús, no paró en ningún momento por muy difícil que fueran las circunstancias de dejar de predicar acerca de Jesús. En esta isla puso por escrito la revelación que recibió y se la envió a las congregaciones para que se mantuvieran informadas y supieran de las cosas que iban a suceder pronto. Juan fue un gran ejemplo de cómo tiene que ser nuestro amor, incluso en las pruebas más difíciles.

3) Juan, a quién le privaron de libertad, no lo vio así porque puso a Jehová en primer lugar y a Jesús. En Apocalipsis 1:9 leemos cómo se lo tomó Juan. En este versículo no dice que estuvo preso en Patmos o privado de libertad o en exilio, sino que estuvo en esta isla para hablar acerca de Dios y dar testimonio de Jesús. ¿Cómo vemos nosotros las pruebas y la persecución? Veámoslas como Juan, una ocasión para dar testimonio de Jehová y su Reino.

4) Cuando Juan fue liberado de esta isla escribió el relato de la vida y el ministerio de Jesús además de cartas para sus hermanos para animarlos y fortalecerlos. Juan, estuviera en la situación que estuviera, siempre se acordó de sus queridos hermanos, los amaba tal como Jehová nos ama a nosotros.

Patmos

10 ¿Cómo podemos demostrar que amamos a las personas?

1) Demostramos que amamos a las personas predicando las buenas noticias y ayudando a que conozcan y se acerquen a Dios y a las bonitas promesas de su Reino. El mundo de hoy día fomenta que nos hagamos ricos y famosos, fomenta que solo miremos por nuestros deseos personales y egoístas, de ahí que exista tanta maldad y tan poco amor en el mundo lo que deriva en tantos conflictos sociales.

11 ¿Cómo demuestran muchos hermanos fieles que aman a Jehová y a sus hermanos?

1) Cada situación es diferente y en muchos casos tenemos que dedicar mucho tiempo para trabajar y cubrir las necesidades de nuestra familia y a las nuestras. Aún así, hay muchas formas de demostrar amor a Jehová y a los hermanos, ya lo hacemos todas las semanas con nuestra asistencia y comentarios a las reuniones, y a parte de esto, muchos hermanos contribuyen con su trabajo en labores de socorro, construcción o con donaciones a la obra mundial.

2) El prepararnos bien para las reuniones y participar, a parte de estar haciendo declaración pública de nuestra vida de dedicación a Jehová desde que nos bautizamos también estamos mostrando mucho amor por nuestros hermanos. No importa cuánto nos cueste prepararnos para las reuniones o lo nerviosos que estemos, estamos haciendo como Hebreos 10:24,25, nos estamos motivando unos a otros a mostrar amor y buenas obras; animándonos unos a otros.

12 ¿De qué otra manera les demostró Juan su amor a los hermanos?

1) Juan demostró amor de muchas formas y en muchas situaciones como hemos visto. No solo demostró amor dando felicitaciones y animando a sus hermanos. También lo hizo por medio de consejos. Tal como dice Proverbios 27:17: “Así como el hierro afila el hierro, un hombre hace mejor a su amigo”. Si vemos que un hermano, amigo, está desarrollando una mala actitud o un mal hábito… la forma de demostrarle nuestro amor es hablando con él, tal como hizo Juan.

13 ¿Qué no debemos hacer?

1) Somos amorosos cuando no nos ofendemos con facilidad. Eclesiastés 7:9 dice que no nos enojemos fácilmente porque eso solo lo hace el corazón de tontos. Antes de la muerte de Jesús, él dijo que para la vida eterna tendrían que comer de su carne y beber de su sangre. Muchos de escandalizaron y lo abandonaron. ¿Es eso amor? Los demás discípulos estarían también desconcertados pero siguieron a su lado confiando en Jesús que siempre ha dicho la verdad. Se dice que no hay palabra mal dicha sino mal entendida, si nos precipitamos ofendiéndonos a intentar comprender algo no estamos siendo amorosos.

2) A todos nos ha pasado que quizás cierta cosa nos ha caído un poco mal y pensamos que está fuera de lugar. ¿Qué nos dice Proverbios 18:13? Responder a un hecho sin conocer todos los detalles antes es de tonto y humillante. Es posible que nos hayamos sentido así posteriormente cuando conocíamos más completamente la situación. Mostramos amor a nuestros hermanos no creando juicios anticipados que ni siquiera nos corresponde a nosotros juzgar. Seamos pacientes, no nos ofendamos y no abandonemos a nuestros hermanos por algo que hayan podido decir que no entendemos.

14 ¿Por qué no debemos odiar a nuestros hermanos?

1) Somos el pueblo de Dios, solo nos tenemos a nosotros mismos. Ya hay suficiente odio en este sistema como para que también invada a la congregación cristiana. Si esto ocurre, lo único que va a provocar es división y así seremos una presa fácil para Satanás. En lugar de fortalecernos mutuamente, nos estaríamos destruyendo tal y como quiere Satanás y hemos leído en este párrafo. No ayudemos a este sistema a entramparnos, las congregaciones deben ser nuestro refugio seguro, y dependerá de todos nosotros para que así sea, nunca dejemos que el espíritu malvado de este sistema nos convierta en Diótrefes.

2) Diótrefes tenía mucho odio con muchos de sus hermanos, estaba contaminando a la congregación y creando importantes divisiones. Muy arrogante hasta que intentó echar a muchos que solo querían tratar con hospitalidad a otros hermanos, hermanos que a él le caían mal. A Satanás le encantó ver esto, la táctica de divide y vencerás. No dejemos que esto ocurra en nuestras queridas congregaciones. “Odiar” es una palabra muy fuerte, no dejemos que nunca invada nuestro corazón, y mucho menos contra un hermano.

Amemos a nuestra familia

15 ¿Qué deben recordar los cabezas de familia?

1) La Biblia nos dice que los cabezas tenemos que mantener a nuestras familias en su necesidades físicas y para ello necesitamos de un empleo. Pero también nos recuerda por medio de Mateo 5:3 que nuestra familia tiene necesidades espirituales y hay que reconocerlas y ponerlas en primer lugar, es lo más importante en la vida de un cristiano.

2) Jesús cuando estuvo en el madero seguía pensando en su familia. De hecho, le dijo a Juan que cuidará de ella, que estuviera bien atendida tanto física como espiritualmente. Las necesidades de nuestra familia son muy importantes, pero el cubrir las necesidades materiales no nos debe hacernos olvidar de las necesidades espirituales que son las que nos darán la vida eterna.

16 ¿Qué responsabilidades tenía Juan?

1) Juan tenía muchas responsabilidades y las mismas que un cabeza de familia hoy día. No solo atendía las responsabilidades espirituales como su ejemplo con la predicación sino que también tendría que encargarse de su familia tanto material como espiritualmente, como todo cabeza de familia.

17 ¿Por qué es importante que los cabezas atiendan las necesidades espirituales de sus familias?

1) Nuestra familia tiene necesidades materiales para vivir en este mundo, pero serán la espirituales las que nos permitirán la vida eterna, por ello los cabezas de familia tienen que atender muy bien estas necesidades. Los cabezas de familia son buenos trabajadores y también en sus responsabilidades en la congregación y predicación así como en la responsabilidad espiritual de estudio de su esposa e hijos, de su familia.

“Permanecerán en mi amor”

18 ¿De qué estaba convencido Juan?

1) Juan estaba convencido de que Jehová y Jesús lo amaban y le darían las fuerzas necesarias para superar cualquier obstáculo como así fue. Ni Satanás, ni el mundo, ni la isla de Patmos impidieron que Juan devolvieran el mismo amor a sus hermanos con sus palabras de ánimo y consejos y todo lo que sentía por ellos.

19 ¿Qué nos anima a hacer 1 Juan 4:7, y por qué?

1) Vivimos en un mundo de odio por el control de Satanás. Tal como dice 1 de Juan 4:7, tenemos que amarnos unos a otro. Si nosotros no lo hacemos nadie más lo hará. Además, como hemos visto en este articulo, Dios es amor, y no podemos decir que lo conocemos o que somos sus amigos si no somos amor también y se lo demostramos a nuestros hermanos con palabras y acciones. Como termina diciendo el texto, el amor es de Dios, y todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios.

¿Qué contestaría?

  • ¿Qué aprendió usted del ejemplo de Juan?

(Respuesta personal) Juan pasó por muchas dificultades y tuvo que aprender mucho del amor en su vida. Aunque alguna vez tuvo alguna falta de amor, aprendió de ello y da igual la dificultad que pasara siempre estuvo con sus hermanos animándoles, aconsejándolos y demostrándolo con hechos, tal como debemos hacer nosotros.

  • ¿Cómo podemos demostrarles a los hermanos que los amamos?

Son muchas las muestras de amor que le podemos dar a nuestros hermanos, pero recordemos que las palabras debemos acompañarlas con hechos. Y también un consejo dado a tiempo es una forma de dar amor como recordamos en Proverbios 27:17. Porque con nuestras palabras amorosas hacemos mejor a nuestro amigo.

  • ¿Cómo pueden los cabezas demostrar que aman a sus familias?

Un cabeza de familia tiene muchas responsabilidades. Por encima de las necesidades materiales que debemos resolverlas. No podemos descuidar las necesidades espirituales de nuestra familia y las nuestras propias. Éstas son mucho más importantes y son las que salvarán a nuestra familia para vivir la vida que realmente es vida.

Cookies