Saltar al contenido

La Atalaya | Semana del 14 al 20 de Junio 2021

La Atalaya semana del 14 al 20 de Junio 2021

La Atalaya | Semana del 14 al 20 de Junio 2021. Preguntas y respuestas para el estudio de La Atalaya de esta semana.

Tabla de contenidos

La Atalaya | Semana del 14 al 20 de Junio 2021

¿Qué aprendemos de las últimas palabras de Jesús?

1, 2. ¿En qué circunstancias dijo Jesús sus últimas palabras antes de morir?

1) En unas circunstancias horribles, lo quieren matar injustamente y para ello lo clavan en un madero de tormento, como si fuera un delincuente. Fue el día 14 de nisán del año 33.

2) A pesar de todo el dolor por el que estaba pasando, en el madero le atravesaron con un clavo las manos y también los talones de los pies, saca fuerzas para decir sus últimas palabras, porque sabe que es realmente importante lo que tiene que decir.

“Padre, perdónalos”

3. ¿A quiénes se refería Jesús cuando dijo: “¿Padre, perdónalos”?

Lucas 23:34 nos da la respuesta, ahí dice: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”.

Lucas 23:34

Jesús se podía referir a:

1) Los soldados romanos que lo habían fijado en el madero no sabían lo que hacían, ya que ignoraban quien era Jesús en realidad. Gran diferencia de los líderes religiosos que habían hecho que lo condenaran, ellos actuaron a sabiendas y con malicia, para muchos de ellos el perdón no era posible.

2) También las personas que pondrían fe en Jesús más adelante, aunque en esos momentos también hayan querido ver muerto a Jesús. Como dice el relato de Hechos 2:37,38, sentirán un dolor que les atraviesa el corazón y se arrepentirán de todo lo malo que hicieron.

4. ¿Qué nos enseñó Jesús al estar dispuesto a perdonar a sus enemigos?

1) Que gran corazón tenía Jesús, a pesar de todo lo que le hicieron, todo el sufrimiento que le causaron, él no se llenó de rencor ni amargura, estaba dispuesto a perdonar a los responsables de su muerte.

2) Que gran lección para nosotros, aunque las personas e incluso familiares nos hagan la vida imposible, nos insulten, nos maltraten verbalmente, nos amenacen, nos tiren las publicaciones, igual que Jesús no tenemos que guardarles rencor, ellos no comprenden nuestras creencias y nuestra manera de vivir. Si nos enfadamos e incluso llegamos a buscar venganza nos estamos haciendo daño a nosotros mismos, perdonar no significa aceptar lo que alguien ha hecho mal, si está mal pues está mal, perdonar significa no tratar de hacerle lo mismo, sino olvidar el asunto y deshacernos de todos esos sentimientos malos que solo nos llevan a hacer algo malo.

3) Es verdad que a veces no es nada fácil perdonar si nos han hecho mucho daño y encima viene de una persona a la que queremos mucho, pero no estamos solos, Jehová está con nosotros y nos ayudará a controlar esas emociones si se lo pedimos en oración. Jehová es el que atrae a las personas, puede ser que algún día esas personas acepten la verdad.

4) Seguir el consejo de Efesios 4:31,32, librarnos de todo amargo rencor, furia, ira, gritería, palabras hirientes, más bien seamos bondadosos unos con otros, perdonándonos con generosidad como Dios hace con nosotros.

“Estarás conmigo en el paraíso”

5. ¿Qué le prometió Jesús a uno de los delincuentes que estaban a su lado, y por qué le hizo esa promesa?

1) Lo que dice Lucas 23:43: “Yo te aseguro hoy: estarás conmigo en el Paraíso”.

2) Jesús en el madero de tormento tenía a su lado a dos ladrones que como dice Mateo 27:44 también lo insultaron. Pero uno de ellos empezó a razonar y a decir que ellos sí que estaban recibiendo su castigo por el mal que habían hecho pero que Jesús no había hecho nada malo.

3) Este delincuente demostró que tenía fe en Jesús de que era el mesías, iba a resucitar y llegaría a ser rey, por eso le pidió a Jesús que se acordara de él cuando Jesús reinara.

4) Jesús pudo hacer esa promesa porque como dice el Salmo 103:8, Jehová es misericordioso y compasivo, iba a perdonar a este delincuente que había cambiado su mal proceder, Jehová se fija en la actitud del pecador. Este delincuente resucitará en el paraíso, aquí en la tierra y aprenderá cual es la voluntad de Dios para demostrar si lo ama o no.

6. ¿Qué aprendemos de lo que Jesús le dijo al delincuente?

1) Qué Jesús era misericordioso y a pesar de todo lo malo que hizo el delincuente le mostró compasión porque vio un cambio de actitud y que empezaba a demostrar fe.

2) Jehová es así si de verdad nos arrepentimos de cosas malas que hemos hecho y ponemos fe en Jesús podemos estar seguros de que nos va a perdonar y él lo desea. Además, si a este hombre le mostró misericordia y había empezado a mostrar fe, con más razón lo hace con sus siervos fieles que se esfuerzan al máximo por obedecerlo, ¿verdad? Como dice el Salmo 51:1 por amor que siente Jehová por sus siervos muestra una inmensa misericordia, borrando nuestras ofensas.

3) La actual situación de la humanidad se parece a la de aquel delincuente a punto de morir, en que todos, sin importar la edad que tengamos, estamos pagando la pena por el pecado y necesitamos que se nos salve. Pero, al igual que el delincuente, podemos cifrar nuestra esperanza en Jesús. Mediante él se acabarán los dolorosos problemas de la vejez. No olvidemos nunca que Jesús ha ofrecido a la humanidad la perspectiva de vivir para siempre disfrutando de perfección física y mental en un paraíso en la Tierra.

“Ahí tienes a tu hijo”, “Ahí tienes a tu madre”

7. Según Juan 19:26, 27, ¿qué les dijo Jesús a María y a Juan, y por qué?

1) A su madre María le dijo: “ahí tienes a tu hijo” y a Juan le dijo: “Ahí tienes a tu madre”.

2) María seguramente se había quedado viuda, sus hijos podrían encargarse de sus necesidades materiales, pero como Jesús siempre en lo primero que pensaba era en las necesidades espirituales de su familia, por eso le pidió a Juan que estuviera con ella y se encargara de eso. Juan era uno de los mejores amigos de Jesús y un apóstol fiel, quien mejor que él para cuidar a su madre en sentido espiritual. Jesús amaba mucho a su madre y ahora que iba a morir quería que su madre se quedara lo mejor atendida. María había hecho un gran esfuerzo por cuidarlo desde que nació y eso Jesús lo tenía muy en cuenta y sentía un gran cariño por su madre.

3) Después de esas palabras de Jesús, María vio a Juan como un hijo y Juan cuidó de María como si fuera su madre.

8. ¿Qué aprendemos de lo que Jesús les dijo a María y a Juan?

1) Que, aunque nuestra familia no esté en el pueblo de Jehová, estén en nuestra contra o nos abandonen, Jesús prometió en Marcos 10:29,30 que, si estamos cerca de Jehová y su organización, recibiremos 100 veces más de lo que perdamos.

2) En las congregaciones encontramos a madres, padres, hijos, hijas que pueden ser para nosotros eso, nuestra familia espiritual, no nos sentiremos solos y puede pasar que estemos más unidos a los hermanos que a nuestra propia familia. Nos sentimos unidos teniendo la misma fe y amando a Jehová sobre todas las cosas.

“Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”

9. ¿Qué nos enseñan las palabras de Jesús registradas en Mateo 27:46?

1) Ahí Jesús dijo: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”. La Biblia no da una razón por lo que Jesús dijo eso, pero sí podemos pensar en lo que nos enseñan.

2) Jesús no citó esas palabras porque estuviera decepcionado o porque por un momento hubiera perdido la fe. Él entendía perfectamente por qué tenía que morir y estaba dispuesto a hacerlo.

3) David en el Salmo 22:1 profetizó que Jesús diría: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? Por tanto, se cumplió la profecía exactamente sin ninguna duda.

4) Jesús con esas palabras dejó claro que Jehová eliminó cualquier cerco protector para que demostrara que se mantendría fiel sin importar lo dura que fuera su muerte. Tenía que pagar el rescate sin la ayuda de su Padre Jehová. Con esas palabras defendió su inocencia, no había hecho nada para merecer ese castigo. Lo juzgaron apresuradamente, por la noche y saltándose las normas legales.

10. ¿Qué lecciones aprendemos de lo que Jesús le dijo a su Padre?

1) Jehová a nosotros tampoco nos va a quitar las pruebas milagrosamente, tendremos que enfrentarnos a ella igual que Jesús, por eso es necesario que nos preparemos siempre ante cualquier situación y que confiemos completamente en Jehová, orando a menudo. Pero Jehová sí que nos da una garantía, la que encontramos en 1 Corintios 10:13, Jehová no va a permitir que seamos tentados más allá de lo que podamos soportar. Podremos aguantar por todo lo que pasemos.

2) Igual que Jesús también sufriremos injusticias, él ya lo dijo en Juan 17:14, no somos parte del mundo por eso el mundo nos odia, debemos sentir alegría porque estamos haciendo lo correcto al seguir a Jesús y las normas de Jehová.

3) Debido a todo lo que pasamos cada día también podemos llegar a preguntarnos lo mismo que Jesús, el profeta Habacuc en el capitulo 1 versículo 3 le hizo estas preguntas a Jehová: ¿Por qué me haces ver tantas cosas malas?, ¿Por qué hay destrucción y violencia delante de mí? Jehová entiende que hacerse esas preguntas no es por falta de fe sino porque todos necesitamos consuelo, al igual que Jesús entendemos por qué Jehová permite que suframos.

“Tengo sed”

11. ¿Por qué dijo Jesús las palabras que leemos en Juan 19:28?

1) Ahí Jesús dijo: “Tengo sed”. En el Salmo 22:15 encontramos una profecía: “Mi fuerza se ha secado como una vasija de barro, la lengua se me pega a las encías. Jesús dijo las palabras de Juan 19:28 para que se cumpliera la profecía. Si lo pensamos bien es normal que tuviera sed, estaba agonizando en el madero de tormento, sufriendo por estar clavado.

12. ¿Qué aprendemos de que Jesús dijera que tenía sed?

1) Ser una persona fuerte no implica estar siempre bien, no expresar lo que siente. Todos pasamos por muchas dificultades, nadie está libre de ello, por eso no deberíamos pensar que si contamos lo que nos pasa sea una muestra de que somos débiles, al contrario, como hizo Jesús, si hablamos con otros sobre nuestros sentimientos nos van a poder ayudar y nos vamos a poder sentir mejor, desahogados.

2) Nuestros hermanos no son adivinos, no saben si nos pasa algo si no se lo contamos. Ellos siempre nos quieren ayudar porque nos quieren y desean vernos felices. Tomémosles en consideración y dejémonos ayudar.

“¡Se ha cumplido!”

13. ¿Qué consiguió Jesús al mantenerse leal hasta la muerte?

1) Hacer la voluntad de Jehová sin fallarle, demostrar que un hombre perfecto puede servir a Jehová porque le quiere, no por interés, quedando a Satanás como lo que realmente es, un mentiroso.

2) Estuvo dispuesto a dar su vida para rescatar a la humanidad del pecado, gracias a su muerte, podemos tener una estrecha relación con Jehová ahora y en el futuro cercano vivir en el paraíso eternamente.

3) El mantenerse leal a Jehová también consiguió defender la soberanía de Jehová, sólo él tiene el derecho de gobernarnos, como buen Creador que es y también defendió el buen nombre de Dios.

14. Explique cómo debemos vivir cada día.

1) Como hizo Jesús, mantenernos leales a Jehová siempre, todas las horas de cada día de nuestra vida.

2) Hacer nuestras las palabras que dijo este hermano del párrafo, no sabemos con seguridad si mañana seguiremos con vida, por eso vivir cada día como si fuera nuestra última oportunidad de demostrar que queremos ser leales a Jehová y somos dignos de vivir para siempre. Aunque muramos, estaremos seguros de que hemos hecho todo lo posible por servir a Jehová lealmente y demostrar que Satanás es el mentiroso y vindicar su nombre y soberanía.

“En tus manos enciendo mi espíritu”

15. Según Lucas 23:46, ¿de qué estaba convencido Jesús?

1) De que, aunque muriera, Jehová su padre no lo iba a abandonar y lo iba a resucitar. Dejó su vida en sus manos porque confiaba plenamente en él. Esa confianza hizo que aguantara la prueba más terrible que jamás ha afrontado nadie.

16. ¿Qué aprendemos del ejemplo de Joshua?

1) Joshua tan jovencito, a los 15 años, tenía una enfermedad terminal. En vez de desanimarse, lo que hizo fue confiar en Jehová en todo aspecto, como dice Proverbios 3:5 hacerlo con todo el corazón. Joshua dejó su vida en manos de Jehová y no se dejaba convencer por los médicos para aceptar tratamientos que estaban en contra de las leyes de Jehová y salvar su vida.

2) Aunque era menor, tenía las ideas muy claras y sabía cómo defenderse. Él estaba totalmente convencido de que, aunque muriera, Jehová lo iba a recordar y lo iba a resucitar, esto se lo dijo a su madre antes de morir y también unas palabras muy bonitas: “Jehová ha visto mi corazón y sabe que lo amo de veras”.

3) Nosotros, ¿confiaremos en Jehová y nos mantendremos leales, aunque nuestra vida esté en juego? Nunca nos olvidemos que, si hacemos la voluntad de Jehová, él nunca nos va a olvidar y nos tendrá en su mente en la resurrección.

17, 18. ¿Qué lecciones hemos aprendido? (Vea también el recuadro “Lo que nos enseñan sus últimas palabras”).

Aprendemos mucho de las últimas de palabras de Jesús antes de morir.

1) “Padre, perdónalos”. (Lucas 23:34). Debemos tener la disposición perdonar a los demás y no guardar rencor, aunque a veces nos cueste. Recordemos que Jehová nos perdona cada día por todo lo malo que hacemos.

2) “Estarás conmigo en el Paraíso”. (Lucas 23:43). Jehová nos muestra misericordia porque nos esforzamos por servirle y le queremos agradar. Nos recompensará por ello.

3) “Ahí tienes a tu hijo”, “Ahí tienes a tu madre”. (Juan 19:26,27). Aunque nuestra familia nos abandone porque no crea en Jehová, tenemos una maravillosa familia espiritual que nos va a dar la ayuda necesaria.

4) “Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” (Mateo 27:46). Jehová no nos va a quitar las pruebas milagrosamente, pero lo que si que hace es que no permite que esa prueba vaya a más de lo que podemos soportar. Nos ayuda en todo momento.

5) “Tengo sed”. (Juan 19:28). Debemos pedir ayuda cuándo la necesitemos, eso no es una señal de debilidad.

6) “Se ha cumplido”. (Juan 19:30). Estar decididos a ser leales cada día para demostrar que Jehová es el único Dios verdadero.

7) “En tus manos encomiendo mi espíritu”. (Lucas 23:46). Dejar nuestra vida en manos de Jehová, si tenemos que morir por causa de hacer su voluntad, tener la seguridad de que el nos va a tener en su mente en la resurrección.

La Atalaya | Semana del 14 al 20 de Junio 2021: ¿Qué lecciones hemos aprendido de lo que Jesús dijo en estos pasajes?

Lucas 23:34, 43, 46.

1) Estar dispuestos siempre a perdonar a los demás, aunque no aceptemos lo que han hecho, pero no guardarles rencor y olvidar el asunto cuanto antes. Jehová nos muestra misericordia perdonándonos y haciendo bonitas promesas, como esa vida eterna que muy pronto llegará en un precioso Paraíso.

2) Dejar nuestra vida en manos de Jehová, no pasar por alto sus normas, aunque eso conlleve morir, lo principal es la voluntad de Jehová. Si llegamos a morir podemos tener la seguridad de que, si hemos sido leales, Jehová se va a acordar de nosotros y nos va a resucitar.

Mateo 27:46.

Jehová siempre nos ayuda a superar las pruebas, aunque no nos las quite todavía, confiar en él y así podremos estar tranquilos y en paz.

Juan 19:26-28, 30.

1) Nunca estaremos solos, aunque nuestra familia carnal nos deje, en las congregaciones tenemos a nuestra familia espiritual, Jehová nos da mucho más de lo que perdemos. Por eso es vital que, si algo nos pasa, hemos de contarlo a nuestros hermanos para que nos puedan ayudar.

2) Permanecer leales todos los días de nuestra vida para demostrar quién merece nuestra adoración y defender a Jehová y su nombre de todas las mentiras que dicen de él.

Conclusión La Atalaya | Semana del 14 al 20 de Junio 2021

Resumen por Siervos de Jah de La Atalaya | Semana del 14 al 20 de Junio 2021

Las últimas palabras de Jesús nos han enseñado mucho, hemos sacado muchas lecciones importantes que nos ayudan en nuestra vida diaria. Jesús las dijo en el momento más doloroso para él, clavado en un madero de tormento injustamente por personas malvadas que lo odiaban, lo insultaban, le escupían, lo maltrataban. Aún así seguía teniendo un buen corazón, dándole esperanza de una vida mejor al delincuente que estaba a su lado, perdonando a las personas que lo habían juzgado y tratado mal porque no entendían quién era y sobre todo acudiendo a su padre Jehová por ayuda. Confiaba en él plenamente. Tampoco se olvidó de su madre, que lo había hecho todo por él, y la dejó bien cuidada espiritualmente.

Tenemos que seguir esforzándonos por imitar a Jesús, seguir sus pasos, su ejemplo, así nos mantendremos leales a Jehová cada día, superaremos con éxito las pruebas que se nos presenten y demostraremos por nuestras acciones y palabras que Satanás es un gran mentiroso. Jehová es el único que se merece adoración y nos acercamos a él no por interés sino porque lo amamos de corazón y confiamos en él completamente hasta el punto de morir por él, porque no está todo perdido, Jehová nunca nos olvidará y nos tendrá en su mente para resucitarnos cuando llegue ese día tan esperado, dónde podremos disfrutar de estar en el Paraíso junto con este delincuente que Jesús le dio esta bonita esperanza para el futuro, que impactante será preguntarle cómo fueron esos momentos en los que estuvo Jesús con él en el madero.

Pues que sigamos demostrando que queremos servir a Jehová siempre, para poder estar allí y verlo.

Hasta aquí La Atalaya | Semana del 14 al 20 de Junio 2021

Reuniones de la semana del 14 al 20 de Junio 2021

  • Vestidos de mujer elegantes

¡No te lo pierdas! por Siervos de Jah:

Cookies