Saltar al contenido

Jehová crea la vida en la Tierra

Nuestro Creador y Pastor bondadoso Jehová es el responsable directo de la creación de la Tierra, el Cielo y el Universo. Más allá de las teorías que se manejan en nuestro actual sistema de cosas … nada, absolutamente nada de todo lo que vemos estuvo puesto al azar, todo lo que conocemos por nombre en la naturaleza que nos rodea fue creado por nuestro Dios.

Si nos dirigimos a la Biblia, el primer capítulo de la misma, en Génesis, se habla de la creación dividido en 6 días. Como bien sabemos, el tiempo para nuestro Dios no es igual que el tiempo para nosotros. Salvadas estas distancias, el capítulo diferencia estos seis días en los que se produce una serie de procesos.

El primer día se origina la luz y con ello, el día y la noche. El segundo día se separa la Tierra del Cielo. El tercer día con la existencia del suelo entre las aguas que fueron separadas del cielo en el segundo día, y con ello, la vegetación. El cuarto día, las estrellas del cielo. El quinto día, los peces y las aves. El sexto día los animales terrestres y el primer humano, Adán, nuestro primer padre al que le seguiría posteriormente, su esposa, Eva. Nuestros primeros padres perfectos en ese momento.

Si profundizamos un poco más en la lectura semanal de estos capítulos, podemos observar que lo primero que hace Dios, es crear los cielos y la Tierra. Con la Tierra nos referimos al planeta en sí, y no a una superficie. Ya que en el principio, solo era un espacio vacío y oscuro con solamente agua donde la fuerza activa de Dios se desplazaba de un lugar a otro.

Esa oscuridad se empezó a turnar en el primer día con la luz. Esta luz se entiende que se debe a un proceso gradual. Como cuando un foco de un estadio de fútbol se va calentando hasta que al final alumbra en su máximo esplendor, es decir, no se trata de encenderlo y que de repente pegué un fogonazo.

Una vez completado el primer día, se procede a crear la tierra firme donde posteriormente viviría el primer ser humano y los diferentes animales. En este proceso de creación, se produce una expansión entre lo que era la altura de las aguas con las nubles del cielo, estos dos planos estarían próximos entre ellos. Por tanto, con este tercer elemento, que era la superficie terrestre, ya sea que se encontrara debajo del agua, o diferentes praderas con un nivel próximo al agua o montañas con una gran altitud, producen que las nubles se distancien de los océanos y por ello se produzca esta expansión, denominada cielo que englobaría la atmósfera terrestre sin contar con el espacio exterior o las diferentes estrellas. Las cuáles serían relacionadas en el cuarto día.

Esta superficie terrestre, esta tierra fue acompañada con la creación de diferentes tipos de vegetaciones según la inmensa fuerza, poder y amor de Dios, lejos de cualquier proceso evolutivo o aleatorio. Hubo hierba, vegetación, árboles frutales, etc.,… reproduciéndose así según sus géneros.

Antes hemos dicho, que las estrellas serían relacionadas en el cuarto día, no hemos dicho que fueran creadas. Ya que, según se puede entre leer en la Biblia, estos cuerpos celestes ya habrían sido creados con anterioridad al cuarto día, mientas lo que se produce en este día, es la relación, o indicar el papel que tendrían ciertos cuerpos celestes con la Tierra. Es decir, estas lumbreras tendrían que servir para el hombre, los animales y la vegetación para indicar aspectos fundamentales como los días, las estaciones, los ciclos de reproducción de animales y plantas, etc. Por ejemplo, la luna para las mareas, el sol para iluminar la Tierra y los ciclos fotosintéticos de las plantas, las estrellas para orientarse el ser humano en la navegación … estos son algunos ejemplos.

El quinto día tiene lugar la creación de cada alma viviente y su reproducción según sus géneros en los océanos y el cielo, al ver, cómo todo lo anterior que había creado, era bueno. Lo bendijo y dijo que se hicieran muchos, es decir, que se reproducieran para llenar la tierra y los océanos. Jehová no creo un solo animal u organismo celular sencillo para que a partir de ahí evolucionara según la genética quisiera. No, fue él mismo quien creó a “toda alma vivienda que se mueve”.

Nos falta comentar el sexto día. Finalmente, antes de que Dios descansara en el séptimo día, creó las bestias salvajes de la tierra, es decir, los animales. Y con ellos, al primer hombre, una vez fueron creados los animales, esta nueva especie era superior en inteligencia y con capacidad de raciocinio con respecto a ellos. Además, fue él, Adán (creado a imagen y semejanza De Dios) quien le fue poniendo nombre a cada uno de estos animales salvajes. Adán fue creado del polvo, mientras que su esposa, Eva, a partir de una de sus costillas mientras este dormía. Con ella, se completó el género del hombre, haciendo posible poblar la Tierra.

Por último, mencionamos que con la creación del hombre y la mujer, se termina el proceso creativo de Dios, no se ha referencia a la creación de otros seres, decimos esto, debido a la tendencia actual de la sociedad de buscar vida fuera de la Tierra, en otros planetas.

Cookies