Saltar al contenido

Enoc, un siervo fiel de Jehová según la Biblia

Enoc, siervo fiel a Jehová. ¿Qué lecciones podemos sacar de este ejemplo de fidelidad a Dios?

Enoc según la Biblia

Enoc según la Biblia. Un siervo fiel de Jehová, un ejemplo para todos nosotros. Conoce todo sobre Enoc y lo que dice la Biblia y qué aprendemos de él. (Génesis 5:18-24; Hebreos 11:5).

Cronología de Enoc según la Biblia
Cronología de Enoc según la Biblia

* a.E.C: Antes de nuestra Era Común.

¿Quién era Enoc según la Biblia, y dónde vivió?

¿Qué significa el nombre de Enoc según la Biblia?

Su nombre significa “Preparado”; “Inaugurado (dedicado; iniciado).

¿Quién era Enoc?

Era hijo de Jared.
Nació cuando su padre tenía 162 años y era el séptimo hombre en la línea familiar de Adán (Judas 14).
Enoc era un padre de familia con esposa, hijos e hijas.

¿Cuando nació Enoc según la Biblia?

Nació en el año 3.404 a.E.C.

“Cuando Enoc tenía 65 años, fue padre de Matusalén. Después de tener a Matusalén, Enoc vivió 300 años más y siguió andando con el Dios verdadero. Además, fue padre de hijos e hijas”

Génesis 5:21,22

Tras la muerte de Abel nadie se distinguió por ser un siervo fiel de Jehová, no había nadie que copiara su fiel ejemplo.

Las personas tenían una conducta inmoral y pecaminosa, la mayoría hacían cosas malas como Caín. Hasta que casi 500 años después, nació Enoc, un hombre muy diferente, un hombre valiente. 

Aunque Enoc estuvo rodeado de mucha maldad.

“Enoc siguió andando con el Dios verdadero”.

Génesis 5:24

Sin duda presidió su casa lo mejor que pudo. No tuvo que serle fácil servir a Jehová en aquel mundo, pero practicó con valor la adoración verdadera. 

Eligió no ser parte de ese mundo y buscar a Jehová. Lo que lo ayudaría lo más probable, era que no se relacionaba con las personas que no querían andar con Jehová ni querían seguir sus sabios principios. Haría muchas oraciones a Jehová para pedirle ayuda y guía, eso debió fortalecer su fe y querer agradarle en todo. 

Enoc sabía lo que había ocurrido en el jardín de Edén, seguramente conoció a Adán, y valoraba mucho la promesa de Jehová de producir una Descendencia, que acabaría con los terribles efectos ocasionados. (Génesis 3:15). 

¿Qué aprendemos del valor de Enoc según la Biblia?

Para mantener una buena relación con Jehová hace falta más que solo conocimiento. Las opiniones de Jehová tienen que influir en nuestro modo de pensar y actuar. Evitar hacer o decir cualquier cosa que Jehová desapruebe. Dejar que su conocimiento dirija nuestros pasos, guiarnos por su modo de pensar y hacerlo de manera continua, aunque este mundo haga todo lo contrario, debemos andar con Jehová siempre. 

Si tiene una familia a su cargo, el ejemplo de fe de Enoc puede serle de gran ayuda. Aunque es esencial cuidar de la familia físicamente, más importante es atender sus necesidades espirituales. Para lograrlo, tiene que acompañar sus palabras con acciones. Es muy importante poner un magnífico ejemplo a la familia, muchas veces vale más que lo que se pueda decir con palabras. 

Aunque el conocimiento que Enoc tenía no era tanto como el nuestro, eso fue suficiente para que tuviera una fe firme y mantenerse fiel. Con más razón, nosotros que tenemos mucha información al alcance, debemos valorarla y aprovecharla para nuestro estudio personal, así también tendremos una fe muy fuerte que nos hará ser valientes y fieles por Jehová y estar cada vez más seguros de las promesas de él. 

¿Qué sacrificios hizo Enoc por Jehová?

En el mundo tan violento en el que estaba Enoc, no era nada fácil mantener las normas morales como a Jehová le agrada, pero Enoc no solo hizo eso, sino que dio una advertencia de juicio contra aquellas personas malvadas. 

Enoc fue el primer profeta cuyo mensaje aparece en la Biblia. Jehová mediante su espíritu santo le comunicó el siguiente mensaje que tendría que decir a la gente de aquella época.

“¡Miren! Jehová vino con sus santas miríadas para juzgar a todos y para demostrar que todos los irreverentes eran culpables de todos los actos irreverentes que realizaron con irreverencia y de todas las cosas insolentes que estos pecadores irreverentes dijeron contra él”.

Judas 14,15

Esta profecía quería decir que un día Jehová iba a destruir a todos los que no siguieran sus normas.

Les llamó irreverentes varias veces porque no respetaban en nada a Jehová. Jehová iba a destruirlos con sus santas miríadas (su ejército de ángeles preparados para la batalla). 

Esto seguro que enfadó mucho a la gente y seguro que tuvo que soportar muchas burlas, rechazo, odio, amenazas, ser perseguido.

Quizás también se preguntaría si volvería a ver a su familia, si les harían algo también a ellos. Pero Enoc no se dejó intimidar. Sabía lo que le había sucedido al justo Abel y, como él, estaba resuelto a servir a Dios.

Sin importar lo que sucediera. Predicó con valor esta advertencia y, por si fuera poco, lo hizo solo. 

Si ponemos también atención a las palabras del texto de Judas, vemos que Enoc habló en pasado, como si Jehová ya hubiera actuado.

Al decirlo así, se da a entender que era tan seguro que esa profecía se cumpliría que podía hablarse de ella como si ya hubiera pasado. 

¿Qué aprendemos de los sacrificios que hizo Enoc por Dios?

Nosotros también vivimos en un mundo malvado y que cada vez se está poniendo peor, por eso tenemos que estar más que nunca al lado de Jehová. Imitar sus cualidades y no dejarnos arrastrar por las malas acciones de las personas, se tiene que notar que somos diferentes. Nosotros nos guiamos por los sabios principios de Jehová y también se notará que a pesar de todas las dificultades que hay en la vida, somos felices porque tenemos al mejor a nuestro lado que nos ayuda, a nuestro Creador Jehová. Por eso, es importante también imaginarnos en el paraíso, ver sus promesas como si ya se hubieran cumplido, eso nos dará más fuerzas todavía de seguir adelante. 

Jehová también nos ha mandado llevar su mensaje a las personas y al igual que Enoc, también podemos sufrir burlas, odio, ser perseguidos, maltratados, pero si mostramos la fe de Enoc. Jehová nos dará las fuerzas necesarias para continuar con su obra y nos cuidará siempre, somos su pueblo y siempre está pendiente de lo que nos pasa, no dejará nunca que nadie acabe con él. 

Tenemos que ver el mundo como lo ve Jehová. No usamos el mundo a plenitud, sino que, empleamos nuestras fuerzas y recursos principalmente para servir a Jehová. Él ya tiene su día fijado y está listo para atacar con sus santas miríadas y ejecutar así su justa sentencia contra este mundo malvado. Por eso al igual que Enoc debemos avisar a las personas y tener valor porque ya queda muy poquito para que ese día llegue y queremos que las personas se salven igual que nosotros. 

Puede que nuestra familia y amigos no nos apoyen y que en ocasiones nos sintamos solos. Pero Jehová nunca abandonó a Enoc y nunca abandonará a quienes le sirven fielmente. 

¿Cuándo falleció Enoc según la Biblia?

Debido al mensaje de advertencia que dio a las personas, Enoc se encontraba en peligro de muerte. Jehová no dejó que su fiel profeta sufriera por mucho tiempo entre aquellos malvados enemigos y que lo mataran. 

“Entonces nadie lo volvió a ver, porque Dios lo tomó”.

Génesis 5:24

Jehová interrumpió la vida de Enoc, evitándole los dolores de la muerte causados por enfermedad, violencia y otros. En el año 3039 a.E.C. lo tomó, a los 365 años.

En aquellos tiempos los hombres eran mucho más fuertes que ahora y vivían más. Matusalén el hijo de Enoc vivió 969 años. 

¿En qué sentido tomó Dios a Enoc en el año 3.039 a.E.C.?

El apóstol Pablo explicó tiempo después.

“Por fe Enoc fue trasladado para que no viera la muerte, y nadie pudo encontrarlo porque Dios lo había trasladado. Y, antes de ser trasladado, recibió el testimonio de que le había agradado a Dios”.

Hebreos 11:5

El que fuese “trasladado para que no viera la muerte” puede significar que Dios lo sumió en un “trance” profético para transferirlo de la vida a la muerte con delicadeza, librándolo de una muerte violenta. 

Después de aquello nadie pudo encontrar su cuerpo porque Jehová lo hizo desaparecer, como ocurrió en el caso de Moisés. Así evitó que lo trataran con falta de respeto o que lo utilizaran en sus ritos religiosos. 

Muchas personas dicen que no murió, que Dios se lo llevó al cielo, dónde sigue viviendo, pero eso no es posible. Porque la Biblia muestra que Jesucristo fue el primer ser humano que resucitó para vivir en el cielo. 

“Ningún hombre ha subido al cielo excepto el que bajó del cielo, el Hijo del Hombre”.

Juan 3:13

Enoc, justo antes de morir, supo que le había agradado a Dios, porque es posible que Dios le permitiera ver en una visión la Tierra convertida en un paraíso. 

¿Qué aprendemos de la bonita relación de Enoc con Dios?

Enoc es verdad que vivió poco comparado con las personas de su época, pero para Jehová lo importante es servirle fielmente el tiempo que vivamos. Enoc antes de morir supo con certeza que tenía la aprobación de Jehová, así que podemos estar seguros de que Jehová lo tiene en su memoria y lo resucitará. No importa lo que dure nuestra vida, lo que tenemos que hacer es demostrarle a Jehová que lo queremos y que siempre haremos su voluntad, así tendremos la seguridad de que si nuestra vida acaba por cualquier circunstancia, Jehová nos tendrá en su memoria al igual que a Enoc. 

Puede que Jehová vea apropiado eliminar cierto problema o situación difícil, como podría ser la persecución, pero si no es así, él sabe cómo ayudarnos y lo que necesitamos para soportar las pruebas con éxito. Jehová nos puede dar su espíritu santo para darnos las fuerzas que necesitamos en cada momento. 

Más siervos fieles de Jehová en la antigüedad:

¡No te lo pierdas! por Siervos de Jah:

Cookies