Saltar al contenido

En la orilla del mar de Galilea – Estudio del 12 al 18 de Octubre

Estudio Bíblico de Congregación de la semana del 12 al 18 de Octubre de 2020 con el Capítulo 136 bajo el tema: “En la orilla del mar de Galilea”.

¿Cómo sabemos que los apóstoles no están seguros de lo que deben hacer en Galilea?

Jesús en Mateo 28:10 les dice que no tengan miedo, que vayan (a Galilea) y avisen a sus hermanos para que vayan ya que allí lo verán. Jesús después de ser resucitado iría delante de ellos a Galilea. ¿Pero para qué? Los apóstoles no lo sabían, solo sabían que tenían que ir. De hecho, se ponen a pescar aunque no encuentran nada hasta que ven a cierto hombre en la playa al cuál no reconocen hasta que hace otro de sus milagros.

¿Cómo reconocen los apóstoles a Jesús en el mar de Galilea?

El primero en reconocerlo es Juan cuando le dice a Pedro que esa persona es el señor. Y esto se produce cuando Jesús les dice dónde tienen que echar la red para lograr pescar algo. Ya que no habían podido sacar nada, y eso que la pesca se le daba, Pedro amaba su profesión o negocio de la pesca y no consiguió pescar nada, hasta que ese hombre le dijo por dónde poner la red, y no solo pescó algo, sino fueron 153 peces grandes, tantos que no podían con la red. Es en ese momento que reconocieron que era Jesús.

Según destaca Jesús, ¿qué deben hacer quienes dirigen la congregación?

Jesús le pregunta varias veces a Pedro de forma que queda algo desconcertado y siempre respondió de forma firme que “si amaba a Jesús”. Entonces, Jesús le dijo que alimentara a sus corderos y ovejitas y que pastoreara a sus ovejitas. Esto es así, porque lo más importante no es acumular privilegios o responsabilidades, sino amar a Dios y Jesús, y esto será así haciendo la obra de Jehová, es decir, pastoreando el rebaño de Dios, sirviendo de forma humilde, bondadosa y cariñosa a todos los hermanos y hermanas sin dudar ni un solo momento de sus prioridades, que es: el bienestar del pueblo de Dios.

¿Qué dice Jesús sobre la muerte que le espera a Pedro?

La muerte que le espera a Pedro es similar a lo ocurrido con Jesús. Y es que muchos siervos fieles de la antigüedad y también hermanos nuestros más recientes ha sido encarcelados y asesinados por hacer la voluntad de Jehová, por continuar cabalmente con la obra De Dios sin importar las dificultades o restricciones que les impusieron. A Pedro le sucedería algo parecido, sin embargo, lo importante es que siguiera siguiendo a Jesús. Nosotros también hemos de anteponernos a las pruebas y mantenernos siempre fieles y leales.

Comentarios adicionales:

1) Pedro le pregunta a Jesús por Juan, por quién siente un cariño especial, le pregunta que sería del Él. Pero Jesús le responde que ese asunto no le debe preocupar ya que no le concierne a Pedro, sino que lo único que tiene que hacer es seguir a Jesús tal y como le dijo. De esto aprendemos, que no debemos fijarnos en otros hermanos o hermanas para efectuar nuestro servicio a Dios, no importa cuán responsabilidades o privilegios pueda tener un hermano o el servicio de una hermana, lo único en lo que tenemos que concentrarnos es en ofrecer una adoración pura y fiel a Jehová.

2) Jesús, cuando se dirige a ellos, lo primero que les dice es: “no tienen nada que comer, ¿verdad?”. Podría haberles dicho cualquier otra cosa, pero Jesús sabía que no habían pescado nada durante todo el día y no habían comido. Así que antes de dar cualquier instrucción, lo primero que hace es ofrecerle comida para comer. Podemos notar que Jehová y su Hijo siempre se ha preocupado por el bienestar de sus discípulos.

3) Cuando reconocen que es Jesús, Pedro inmediatamente salta al agua y recorre 90 metros nadando mientras los demás fueron con los peces en la barca a un ritmo un poco más lento. Imitemos este entusiasmo en todos los aspectos de la Obra de Dios, y lancémosnos al ministerio o a cualquier actividad espiritual con el mismo apetito, fuerza, energía y entusiasmo todos los días como si fuera la primera vez.

Cookies