Saltar al contenido

El conocimiento llena de orgullo, mientras que el amor edifica

La base de este discurso y de la asamblea la encontramos en 1ª Corintios 8:1.

Ahora bien, con respecto a la comida que se ha ofrecido a los ídolos, sabemos que todos tenemos conocimiento. Pero el conocimiento llena de orgullo, mientras que el amor edifica.

1 Corintios 8:1

¿Qué quería decir el apóstol Pablo con estas palabras? Que el conocimiento llena de orgullo y el amor edifica. Lo que quería hacer era marcar un claro contraste, entre el conocimiento y el amor. Esto no significa que el conocimiento sea algo malo o negativo, claro que no. El conocimiento es importante, de hecho, como cristianos que somos, si tenemos un conocimiento exacto de la biblia vamos a tener más amor, porque cuanto más conocemos a Jehová, más sabemos de sus cualidades y sentiremos amor de corazón.

Entonces, ¿qué significa que el conocimiento llena de orgullo? Una atalaya comenta este aspecto y dice que el problema radica en nosotros. A veces sucede que muchos que amplían su conocimiento, de manera paulatina comienzan a sentirse superiores. Simplemente por tener más conocimiento, y algunos se hacen orgullosos.

Por eso, algunas traducciones dicen que el conocimiento hincha, llena de orgullo. En el sentido de, imaginemos un globo hinchado, brillante, parece que tiene un gran volumen y ahora, el mismo globo, pero arrugado, sin aire y sin luz que lo haga brillar. Los cristianos somos así, puede que con el conocimiento nos hinchemos y brillemos, pero cuidado, podemos llegar a explotar.

El conocimiento sin el contrapeso del amor es muy peligroso. El amor edifica. Demostrar amor es más importante que tener conocimiento. Sin mucho conocimiento pero con amor, impedirá que seamos arrogantes, pero al contrario, es peligroso.

El amor es el material de construcción que nos va a permitir edificar como dice el versículo 2 de 1ª a los Corintios, para edificarnos a nosotros, a nuestra familia, y edificar a la congregación. El amor es el material que construye la unidad.

Si alguien piensa que sabe de algo, todavía no sabe del tema tanto como debería.

1 Corintios 8:2

Pongamos una ilustración, hay un templo en Japón que tiene 1.300 años de antigüedad, algunas de las partes son originales, esto se debe a que una de las claves que se emplearon fue el material para construirlas, los especialistas dicen que utilizaron un ciprés japonés, y extrajeron madera de este ciprés de más de 1.000 años de antigüedad. Es una madera de gran durabilidad, resultado: 1.300 años después sigue en pie.

Podemos decir algo similar de nuestra familia y congregación, si edificamos con amor podremos lograr que dure para siempre. Debemos entender que el amor nos va a motivar, como dice 1 Juan 4:20,21.

Si alguien dice: “Yo amo a Dios pero odia a su hermano, es un mentiroso. Porque el que no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios, a quien no ve. Recibimos de él este mandamiento: que el que ama a Dios ame también a su hermano.

1 Juan 4:20,21

Allí Jehová nos motiva a tener amor por los hermanos, si lo tenemos, daremos consuelo, cariño, seremos respetuosos, sabremos perdonar y cuando construimos a nuestra familia y congregación de esta manera, será beneficioso para todos.

Una hermana dice que:

“A veces, tengo ideas suicidas, pero cuento con una buena red de apoyo. (Ella afirma) Mi congregación me ha salvado la vida, los hermanos siempre me dan ánimos y cariño. Solo unos pocos saben que tengo depresión pero, todos siempre están dispuestos a ayudarme. Hay un matrimonio que me cuida como si fueran mis padres, están dispuestos a ayudarme a cualquier hora del día o de la noche.”

Esta hermana dice literalmente que la congregación le ha salvado la vida. ¿Por qué? Por que le han demostrado amor.

Quizás nosotros hemos sentido de una manera u otra que el amor nos ha edificado, lo hemos sentido y hemos notado que edificamos a otros si mostramos amor.

Lo cierto es que somos imperfectos y estamos rodeados de personas imperfectas. Por eso, a veces, nos cuesta demostrar este amor.

¿Qué nos va ayudar? Repasemos dos importantes cualidades que nos va a ayudar a reforzar el amor que sentimos y nos ayudará a demostrárselo a los demás.

La primera de las cualidades la encontramos en la carta a los Filipenses. En Filipenses 2:3,4.

No hagan nada motivados por un espíritu conflictivo o egocéntrico, sino que humildemente piensen que los demás son superiores a ustedes, mientras buscan no solo sus propios intereses, sino también los de los demás

Filipenses 2:3,4

La humildad, esa es la cualidad que tenemos que buscar. Como cristianos somos muy conscientes de nuestras debilidades, de nuestras carencias, por eso, cuando pensamos en lo que somos y son los demás. ¿Qué es lo que vemos? Que los demás, todos, nos superan en algo. La idea no es que nos sintamos infravalorados. No, la idea es que todo lo que nos rodea, en alguna cosa, nos va a superar. Cuando uno hace esto, a los demás los ponemos delante, incluso delante de nosotros, aprendemos que nos pueden ayudar. Cuando uno es humilde, dedica tiempo y energía en ayudar a los demás.

Otro aspecto importante, cada persona humilde reconoce sus errores. Esto no es fácil, pero hará que haya amor con nuestros hermanos. Un ejemplo de hermano humilde, el hermano Joseph Franklin Rutherford, durante un tiempo dirigió la obra de los Testigos de Jehová, tenía una presencia impresionante con una potente voz, sin embargo, los que los conocían decían, que cuando hablaba en público, era como un niño.

Incluso algunos hermanos, por el año 1919 en una asamblea, se quedaban sorprendidos por cómo el hermano Rutherford les ayudaba personalmente con las maletas u otras tareas como uno más. ¡Qué ejemplo de humildad!.

La humildad nos motiva más a amar a nuestros hermanos, los humildes buscan el beneficio de los demás. ¿Resultado? Se edifica en amor, somos más cercanos con nuestros queridos hermanos.

Segunda cualidad, muy importante, la encontramos en el capítulo 4 versículo 5 de Filipenses.

Que todos sepan que ustedes son personas razonables. El señor está cerca.

Filipenses 4:5

Tenemos que ser razonables. A las personas les cuesta ser razonables, y esto genera tensión e impide que se pueda desarrollar el amor que sentimos por nuestros hermanos.

¿Qué haríamos si tuviéramos la fama de que todo se tuviera que hacer a nuestra manera? ¿Qué solo hay una manera correcta de hacer las cosas? ¿Pedimos perfección de los demás?

Si somos razonables, si somos personas dispuestas a ceder, a no criticar a los demás por tener un punto de vista diferente, cuando estamos dispuestos a no juzgar quizás decisiones que son asunto de conciencia de otros hermanos … Demostraremos que somos razonables.

No es fácil, pero si continuamos con humildad, si somos razonables. Se fortalecerá nuestro amor y se edificará el que sentimos hacia nuestros hermanos.

En este punto, podemos contestar a la primera pregunta de nuestro programa.

Pregunta: ¿Por qué es el amor más importantes que el conocimiento? (1 Cor. 8:1)

Respuesta: Según 1 Corintios 8:1. El conocimiento llena de orgullo, pero el amor siempre edificará a los hermanos. Esforcémonos cada uno de nosotros por promover el amor y la unidad dentro de la congregación. Si lo hacemos así, siempre edificaremos.

Cookies