Saltar al contenido

El amor auténtico defiende la verdad, ¿de qué manera?

En muchas canciones escuchamos la palabra amor, en muchas telenovelas, en muchas películas, en muchos libros … parece que a todo el mundo le gusta la palabra amor y todos saben de que va y qué significa, pero, del amor que nosotros vamos a hablar no es ese tipo de amor que aparece en estos tipos de entretenimientos.

Hoy vamos a hablar del amor como una joya de la corona de la personalidad cristiana, algo que el propia Jehová usen gran ejemplo. Nuestro Creador se convierte en la fuente de amor y además, como ejemplo perfecto que es, nos enseña a manifestar amor.

En su palabra la biblia se habla en ciertas ocasiones del amor, y hay una muy especial que muchos conocemos, en la 1 carta a los Corintios podemos buscar, en el capítulo 13 que habla del himno al amor y allí vamos a destacar algo que nos enseña de Jehová en su palabra la Biblia respecto al amor. 1 Corintios 13:6.

No se alegra por la injusticia, sino que se alegra con la verdad

1 Corintios 13:6

Jehová nos dice que, la persona que tiene verdadero amor, entiende cuál es la diferencia entre lo verdadero y lo que es injusto. Así que cuando nos dejamos gobernar por el amor, nos motiva a actuar de la manera correcta. Esto es muy importante, porque algunos confunden el verdadero amor con el romanticismo, por el sentimentalismo y algunos se deja llevar por las emociones.

El verdadero amor es el que se refleja en la palabra de Dios, este tipo de amor está en armonía y no viola ningún otro tipo de principio como el ser tolerante u otros. El propio Jesucristo fue un ejemplo de tolerancia. En su propia época tuvo que ser tolerante con muchas personas sobre este aspecto, sin embargo, no toleró en ningún momento situaciones deshonestas, habla obscena u otro tipo de comportamiento inmoral. Es cierto que hay que ser tolerantes, pero el amor nos enseña y nos muestra que no debemos permitir todo.

Pongamos una comparación para ilustrar que no se puede permitir cualquier cosa, imaginemos un colegio de médicos. En este colegio de médicos está permitido que un cirujano que tiene mala praxis, que no está actuando bien, siga trabajando, como consecuencia en una operación alguien muere, en otra ocasión alguien queda lisiado. ¿Diríamos que es una muestra de amor que este colegio de médicos le permita seguir ejerciendo? ¿Verdad que no? Todo lo contrario.

¿Por qué le dejan quizás? ¿Por la emoción, porque le conocen? Pero si ahora este cirujano tiene que operar a algunos de ellos, seguro que no querrán. Como vemos, ser tolerantes, dejar pasarlo todo, a veces, no está en la misma línea que el amor. Todo lo contrario, por eso tenemos que recordar que el amor, el verdadero amor, defiende la verdad. Defiende la tolerancia hasta el punto que se puede llevar, el verdadero amor nos va a enseñar lo que es injusto y lo que es verdadero.

¿Cómo lo hace en la actualidad? Bueno, Jehová sigue buscando algo que buscaba en el primer siglo, Jehová buscó a la congregación cristiana, de hecho, en la primera carta a Timoteo en el capítulo 3, versículo 15 dice que las congregaciones son columna y apoyo de la verdad. Hoy en día sucede lo mismo, como dice Hebreos 10:24, nuestras reuniones en las congregaciones nos motiva a amarnos, nos enseña cómo es el verdadero amor.

¿Cuál es el resultado de dejarse enseñar por Jehová? ¿De permitir que su congregación nos enseñe? Lo que sentimos muchos y todos los de aquí, es que entre nosotros amamos la verdad, estamos listos y preparados para enfrentarnos a tantas cosas e ideas injustas que hoy en día están cerca de nosotros.

Así que gracias a la congregación cristiana, muchas personas que hoy están aquí quizás por primera vez o están aprendiendo acerca de Jehová, pueden aprender lo que está bien y lo que está mal, basándose siempre en la palabra De Dios la Biblia.

No es fácil, pero vamos a ver a continuación como el auténtico amor, se enseña aquí en la congregación y vamos a ver también, como este amor en primer lugar une a la congregación.

¿Cómo se consigue esto? Tenemos que pensar primeramente que aunque en la congregación intentamos guiarnos por el amor de Jehová, seguimos siendo humanos imperfectos y, ¿qué es lo que sucede en muchas ocasiones? Pues que fallamos. Que nuestro objetivo de hacer las cosas como dice la biblia no nos sale. Y ahora, sin querer, un comentario o alguna acción, hace daño.

¿Alguna vez nos ha pasado esto? ¿Que hacemos daño o nos hacen daño? Seguro que si llevamos tiempo en la congregación hemos estados en alguno de los bandos, o nos han hecho daño o hemos hecho daño.

¿Cómo nos ayuda la congregación? En la congregación se nos recuerda principios bíblicos como el que encontramos en la primera carta de Pedro, 1 Pedro 4:8.

Ante todo, sientan amor intenso unos por otros, porque el amor cubre una multitud de pecados

1 Pedro 4:8

Gracias al amor que hay dentro de la congregación cristiana, cuando hay un problema entre hermanos, ¿qué es lo que hace este amor intenso? dice que el amor, cubre, tapa … una multitud de pecados. Pasamos por alto acciones, palabras que nos han dicho que quizás nos han dañado, pero como se dice aquí … el amor nos cura.

Para compararlo, aquí que tenemos tantas playas tan bonitas, cuando vamos a la playa y se nos cae algo en la arena y nos movemos, quizás ya no lo encontramos … lo teníamos en la mano y ya no lo vemos … la arena lo ha cubierto, sabemos que está ahí pero lo ha tapado. Eso es lo que hace el amor, el amor tapa – cubre esas faltas (que no son graves) que tenemos. Y si nos damos cuenta en el versículo 8, dice que cubre una multitud de pecados. Jehová sabe que lo intentamos, pero también sabe que muchas veces fallamos.

La congregación es un regalo de Jehová, por lo tanto, si alguna vez, ya sea que llevemos poco o mucho tiempo, alguien nos hiere o nos ofende, pensemos en esto, en este regalo de Jehová, que nos hará entender que a veces hay que tapar, cubrir esas pequeñas imperfecciones.

¿Qué es lo que sucede cuando nosotros, ahora, entendemos esto? Pues que perdonamos. Perdonamos de corazón, porque sabemos que Jehová lo ha hecho con nosotros y lo hace constantemente y, a veces, no son solo pequeñas ofensas, sino pecados graves.

Cuando hacemos esto, actuamos de esta forma, conseguimos muchos beneficios. Por un lado, disfrutamos de paz mental, cuando uno perdona al que ha hecho una ofensa … los dos salen beneficiados, la persona a la que hemos perdonado y nosotros mismos, ya que no le seguimos dandole vueltas y sufriendo sin sentido. El amor nos motiva, nos obliga -casi- a perdonar a nuestros hermanos. ¿El resultado? Hay unidad en la congregación y tenemos una buena relación con Jehová. Es vital que perdonemos a los demás, para que Jehová nos perdone. El amor que hay en la congregación nos motiva a hacerlo así.

Muchos han visto que esto es cierto, principios como Proverbios 17:9. Lo han experimentado en su vida cuando han tenido un problema. Y también, allí en Proverbios se menciona lo que sucede al contrario: “el que saca el tema una y otra vez, separa a los buenos amigos”. ¡Qué bonito es cuando nos dejamos enseñar por la congregación! Nos enseñan a perdonar y ahora se promueve y se motiva la unidad y el amor.

Hay una clínica muy reconocida a nivel internacional hizo un estudio hablando del efecto del perdón en nosotros, en nuestra mentalidad y en nuestras emociones. Decía que, el que perdona, tiene los siguientes beneficios: disfruta de relaciones más saludables con empatía y compresión, mejora su salud mental además sufre menos ansiedad y agresividad, y disminuye posibles síntomas de depresión. Todos son ventajas.

El problema es acordarnos de hacer todo esto cuando tengamos un problema. Pero cuando todos nos esforzamos en la congregación, hasta los nuevos, sentiremos que estamos estables en sentido emocional y esto repercutirá en los que estamos a nuestro alrededor ya sea familia, hermanos o hermanas, o incluso en el trabajo .

En el otro aspecto, el amor protege la verdad. Protege a la congregación cristiana de la injusta. Podemos hablar de dos aspectos. Hay muchos pero vamos hablar de dos. El primero, el amor no tolera el prejuicio, hoy en día, esto es más común de lo que muchos creen, algunos piensan que debido a la educación al adelanto de la sociedad … el tema del prejuicio ha quedado atrás pero vemos que en muchos países las ideas de que los demás son inferiores o que no tienen el mismo nivel y por tanto, el mismo trato, está a la orden del día e incluso se intensifica … pero, ¿qué nos enseña la congregación cristiana? Leamos Hechos 10:34-35.

Al oír eso, Pedro tomó la palabra y dijo: “Ahora de veras entiendo que Dios no es parcial, sino que acepta a los que le temen y hacen lo que está bien, sea cual sea su nación.

Hechos 10:34-35

Un aspecto interesante es que Pedro había vivido en una sociedad en la que se inculcaba que eran superior, que solamente con su nacimiento ya eran escogidos y mucho mejores que los demás. Pero dice que él había entendido lo que hemos leído. ¿Somos nosotros como Pedro?¿Hemos entendido esto? Algo que ha llamado mucho la atención al mundo sobre nosotros, es que hay personas de diferentes edades, de diferentes posiciones sociales, de diferentes razas, de diferentes nacionalidades … ¿porqué? Por que la congregación exige el amor que nuestro Creador siente por los demás.

como hemos dicho, no es fácil, a veces estamos influenciados por la crianza dentro de nuestra familia, o por el entorno donde heos crecido, quizás por comentarios y/o comportamientos de compañeros del trabajo, o del instituto … noticias malintencionadas que nos hace pensar o decir comentarios que quizás nos hagan sentir un poco superiores.

¿Cómo nos enseña la congregación cristiana a no ser favoritista, a ser parciales? Pues lo hace mediante la palabra de Dios, se nos instruye en la diferentes reuniones que tenemos. Por ejemplo, en una atalaya de estudio de 2016 se habló del tema de no olvidar mostrar bondad hacia los extranjeros.

Es muy interesante, porque entre las miles de congregaciones que hay en todo el mundo se estudió esta información, de cómo podemos ayudar a los extranjeros. La congregación nos enseña a hacerlo, ¿qué cosas se enseñaron en esa atalaya? Por ejemplo, decía que una manera de mostrar bondad a los extranjeros es recibiéndolos con cariño en el Salón del Reino, tomar la iniciativa, mostrar interés personal incluso aprender algunos saludos en su lengua materna. Y preguntamos, ¿cómo me gustaría que me trataran si estuviera en otro país? Así que Jehová mediante la congregación nos hace pensar y reflexionar.

Quizás, ¿has viajado a otro país y cómo te has sentido cuando no te puedes comunicar, ni para la comida, el transporte u otros aspectos? Dice esta Atalaya … en lugar de esperar que ellos adopten nuestra cultura, ¿por qué no aceptarlos como son? A veces se escucha la expresión: “No, han llegado aquí, pues tienen que hacer las cosas como aquí se hacen”. ¿En qué lugar de la Biblia aparece esa ley? Yo no la he visto.

Tenemos que ceder, ellos han hecho esfuerzos muy grandes por llegar a nuestro país. Esta forma de tratar con amor a los hermanos de fuera nos lo enseña la congregación cristiana. Ha pincelado, modelado nuestra forma de pensar de acuerdo a la manera de pensar de nuestro Creador.

A veces esto supone actuar con valentía y firmeza … ya que no todo el mundo piensa igual, vamos a ver un ejemplo de lo que sucedió en el primer siglo. Gálatas 2:11-12.

Sin embargo, cuando Cefas vino a Antioquía, me enfrenté a él cara a cara, porque estaba claramente equivocado. Porque, antes de que llegaran ciertos hombres de parte De Santiago, él solía comer con gente de las naciones, pero cuando ellos llegaron dejó de hacerlo y se separó de ellos por miedo a los del grupo de los circuncisos.

Gálatas 2:11-12

¿Qué pasó? La presión de grupo, a nosotros nos puede suceder lo mismo ya sea en el trabajo, en la escuela o en otros sitios. En cualquier conversación que nos puedan pedir nuestra opinión… y ahora… no sabemos muy bien que decir por querer agradarlos… esto es peligroso, fijémonos en el versículo 13 lo que dice.

Los demás judíos también imitaron su hipocresía, y hasta Bernabé se dejó arrastrar por la hipocresía de ellos.

Gálatas 2:13

Hoy hemos hablado de Bernabé, un gran ejemplo, pero… se dejó influenciar. Cuando esto pasa en la congregación, ¿qué pasa? Pues Jehová usa a hombres y/o artículos que hacen lo que dice este relato, versículo 14.

Así que, cuando vi que no andaban de acuerdo con la verdad de las buenas noticias, le dije a Cefas delante de todos: “Si tú eres judío vives como la gente de las naciones y no como los judíos, ¿por qué obligas a la gente de las naciones a vivir de acuerdo con las costumbres judías?

GÁlatas 2:14

Tuvo que ser valiente Pablo, pero delante de todas esas personas, con firmeza, corrigió a Pedro. El relato de la palabra De Dios nos tranquiliza porque vemos que Pedro comprendió que había actuado mal, corrigió esa actitud y gracias a esto queda registrado que cuando en la congregación hay algo que amenaza la integridad o unidad, Jehová hace lo necesario para que no hayan prejuicios. De esta manera, ¿cómo nos sentimos todos? Aunque vengamos de otro país u entorno, nos sentimos protegidos, nos sentimos amados. Y aunque fuera nos traten mal por nuestro color de piel, por nuestros antecedentes … aquí no, en la congregación cristiana Jehová nos ha enseñado a tratar a todos con amor. Esto es muy importante porque de esta manera Jehová nos indica que quiere que nos mostremos amor a todos. Aunque a veces nos cueste, tenemos que aceptar la corrección que se nos da como en el caso de Pedro.

Gracias al amor evitamos algo tan injusto como es el prejuicio.

La segunda cosa de la que vamos a hablar es que el amor no tolera la inmoralidad. Esto puede parecer un poco difícil, porque algunos pueden decir: “Bueno, si dos personas se aman, da igual lo que opinen los demás”. Pero aquí estamos hablando del amor cristiano, del amor que Jehová quiere que tengamos, y este amor no tolera la inmoralidad. La Palabra De Dios habla de los que son sexualmente inmorales en 1 Corintios que no heredarán el Reino De Dios. Y quizás muchos de los que están aquí han tenido que hacer grandes cambios en su vida, en este aspecto de la moralidad para poder llevar una vida limpia. Y ahora pueden estar contentos, con la conciencia tranquila y disfrutar.

Otros quizás que nos visitan, están empezando a hacerlo y lo encomiamos por ello. No es fácil.

Además, en las congregaciones cristianas tampoco se toleran los pecados graves. Alguien puede decir: “Pero si es una muestra de amor”.

Vamos a ver lo que dice la Biblia, en la primera carta a los Tesalonicenses 4:3-7. Se nos explica porqué es una muestra de amor no tolerar la inmoralidad.

Esta es la voluntad de Dios: que sean santos y se abstengan de la inmoralidad sexual. Cada uno de ustedes debe saber controlar su propio cuerpo para mantenerlo santo y honorable, y no con una pasión sexual descontrolada y codiciosa como la que tienen las naciones que no conocen a Dios. Nadie debe ir más allá de los límites de lo que es apropiado y aprovecharse de su hermano en este asunto, porque, tal como ya les dijimos y también les advertimos seriamente, Jehová castiga todas estas cosas. Porque Dios no nos llamó para ser impuros, sino para ser santos.

1 Tesalonicenses 4:3-7

Bueno, el versículo 6 dice que el que sobrepasa o va más allá de los límites… dice que se está aprovechando de su hermano. ¿Qué significa eso? ¿Cómo sería una falta de amor el que comete inmoralidad? En la enciclopedia Perspicacia, dice que de cuatro maneras de falta de amor se comete inmoralidad.

1) El que sea alguien inmoral introduce la injusticia en la congregación, hemos dicho que la congregación defiende la verdad. 2) Se priva a la persona con la que comete inmoralidad de una condición limpia, así que ahora nos aprovechamos de la otra persona, no es una muestra de amor hacia el prójimo. 3) Mancha el nombre de su propia familia, eso es muy importante, es una muestra de egoísmo pensar en nuestros propios intereses y no en el daño que la haré a mi familia. 4) Perjudica a los padres, esposos/as o prometidos/as de la persona con quien comete inmoralidad.

Claro, cuando uno no es inmoral, esto es una muestra de amor a Jehová. Una muestra de amor a los que nos rodean, a nuestra familia, a la congregación.

Hemos visto solo dos aspectos en los que la congregación nos enseña a defender la verdad. Hemos hablado del prejuicio, el cual no debemos de manifestarlo aunque sea muy común. Y hemos hablado de la inmoralidad, cuando la congregación demuestra su amor, ¿qué es lo que sucede? Que la congregación esté limpia, de prejuicios, de inmoralidad y resulta que los que estamos dentro de ella nos sentimos protegidos, nos sentimos amados, respetados, cuidados. Es una maravilla lo que Jehová ha hecho por nosotros y por la congregación.

Tenemos que recordar lo que dijo el propio Jesús cuando estuvo en la Tierra. Juan 13:35, dijo que el amor iba a identificar a los verdaderos cristianos. Por eso invitamos a los que nos visitan por primera vez o están estudiando, a que disfruten del ambiente genuino que hay en las congregaciones. Hoy estamos aquí reunidos miles de hermanos con ese ambiente, pero ese ambiente se demuestra cada semana en las congregaciones. Cualquier que se acerca y es perspicaz y compara con su alrededor, recibe este rasgo, este amor auténtico.

Veamos varios ejemplos. Marcelino es una persona que se quedó ciega… pues bien, en su iglesia se corrió el rumor que se quedó ciego por practicar brujería y fue expulsado de su iglesia. Un hermano una vez le predicó, y lo invitó al Salón, él, temeroso asistió al Salón y dice, que se quedó sorprendido con la bienvenida que recibió. Empezó a asistir a todas las reuniones, a progresar en sentido espiritual. En el año 2006 se dedicó y se bautizo. Su deseo, que las personas de su territorio y sus estudiantes, se sintieran tan queridos como él se siente en la congregación.

Otro ejemplo, una persona trabaja en Bolivia donde las diferencias étnicas son importantes y existe una gran brecha entre ricos y pobres. Dice esta persona que se quedó impresionada, porque la primera vez que asistió a una reunión de los Testigos de Jehová, dice que vio a un caballero bien vestido conversando con una mujer indígena, ella dice: “nunca había visto una casa igual”. En aquel momento me di cuenta que esas personas tenían que ser el pueblo De Dios.

Finalmente, en Estados Unidos, el director de un canal de noticias, dijo: “si hubieran más personas que actuaran como ustedes, esta nación no estaría como está, me consta que vuestra dedicación está fundada en el amor y una sólida fe en el Creador”.

Esto es algo que todos podemos experimentar. Queremos dar muchas gracias por la asistencia a esta asamblea de todas aquellas personas que nos visitan por primera vez o que aún no son siervos de Jehová. Serán siempre bienvenidos a todas nuestras reuniones. Van a encontrar y conocer a una gran familia de más de 8 millones de personas en las que todos, absolutamente todos, nos esforzamos constantemente por evitar las divisiones, en cuanto a raza, étnicas o económicas.

¿Qué sería de nosotros si abandonamos el refugio de la congregación cristiana? Algunos solo de pensarlo se estremece. Algunos dice que si no fuera por la congregación, ahora mismo estarían en prisión, muerto o peor. Hay situaciones peores que la propia muerte.

Por lo tanto, animamos a todos los presentes a que asistan con regularidad a las reuniones, se beneficiará de relacionarse con el pueblo de Jehová, y estará rodeado por personas que se esfuerzan por mostrar el amor auténtico.

Cookies