Saltar al contenido

Discurso. Saber que fuimos creados nos da paz interior

Paz

La incertidumbre es la falta de seguridad, de confianza o de certeza sobre algo, especialmente cuando crea inquietud.

El desconocimiento es un estado mental que en la mayoría de los casos no nos gusta la sensación que nos causa. De hecho, desde que nacemos somos como un libro en blanco que empezamos a escribir, ese aprendizaje será constante hasta un determinado momento de nuestras vidas. A cada cual, a cada persona, le gustará más o menos estudiar.

Pero a todos, nos gusta saber ciertas cosas porque nos dan confianza, nos dan un propósito. En situaciones, sin este conocimiento, la vida puede resultar vacía, como un barco sin rumbo divagando en medio del océano.

Los investigadores y científicos dedican su vida joven a estudiar lo que se sabe hasta el momento para posteriormente especializarse y seguir profundizando y aprendiendo nuevas cosas en esos campos de estudio, de esta manera, se produce un progreso del conocimiento general de la sociedad, que se enseñará a las futuras generaciones.

Hay grandes tópicos que la sociedad actual aún no ha encontrado respuesta, como la Creación, o debates sociales que son controversia día si y día también. Esto genera incertidumbre, es decir, falta de certeza. Lo que genera en las personas sentimientos encontrados, como decepción al no lograr una respuesta, inseguridad de si mismo, desconfianza de su comportamiento y acciones en sociedad u otras emociones que conlleva a un estado mental en el que la persona es infeliz y puede, incluso, caer en un estado depresivo.

Saber las grandes respuesta y verdades de la vida supone un alivio, una protección, una seguridad para aquél que las halle. Y nosotros, las conocemos.

Muchos escritores han encontrado el éxito mediante la escritura de libros de autoayuda, guías y manuales de cómo ser feliz, de cómo superar problemas emocionales o diferentes adversidades. Muchos de ellos se han hecho famosos por ellos. Nosotros, los Testigos de Jehová, no necesitamos ni precisamos de la compra de ninguno de estos libros.

Tenemos el mejor libro de autoayuda, escrito por el mejor escritor, firmado y dedicado exclusivamente para toda la humanidad y de forma gratuita. Sí, hablamos de la Biblia.

No queremos decir que, al conocer la verdad sobre las cosas, los Testigos de Jehová seamos inmunes a los sentimientos citados anteriormente. Ni mucho menos, somos personas humanas imperfectas como todos, tenemos derecho a estar tristes, a tener malos días, bajones o incluso periodos de depresión. ¿Cuál es la diferencia? Pueden ser muchas. Primero, y más importante: no estamos solos, tenemos primero a Jehová que siempre nos escuchará mediante oración y nos ayudará, no importa cuantas veces caigamos, siempre estará a nuestro lado y nos ayudará a sobrepasar la situación complicada por la que estemos pasando. Segundo, tenemos la mejor guía, el mejor manual de ayuda, la Biblia; lo único que tenemos que hacer es leerla. Y, tercero, tenemos una gran familia espiritual que siempre estará ahí orando por nosotros, apoyándonos y haciéndonos reír.

Leamos, por favor, lo que se dice en Hechos 17:25.

Tampoco pide que le sirvan manos humanas, como si necesitara algo, porque él mismo les da a todas las personas vida, aliento y todas las cosas

Hechos 17:25

Como hemos dicho, Él nos provee la vida, el aliento, lo que necesitamos para vivir, para superar todo aquello que nos inquiete. Las herramientas y las formas en las que nos ayudará, como dijimos anteriormente, son muchas, pero siempre estarán ahí y veremos su efecto.

Cuando se nos avecina un problema. Gracias a la ayuda, la guía, y la verdad de la Biblia nos ayuda a sentir verdadera paz interior. ¿Por qué? Pues bien. Primero, en ocasiones veremos que realmente el problema que se nos presenta no entraña la importancia que podemos verle a priori, o que en realidad nos preocupamos más de la cuenta o que simplemente, en comparación con otros problemas, éste ni siquiera es uno. Segundo, la Biblia nos da la respuesta para solucionarlo. Tercero, podemos seguir el ejemplo de siervos del pasado que se hayan enfrentado a situaciones similares. Cuarto, aunque quizás no encontremos en la Biblia una solución directa para esa situación, desde luego encontraremos muchos principios y consejos que nos ayudarán. Y, quinto, sabemos cuál es el objetivo de Jehová con la Creación, qué es lo que ocurrió, y qué debemos hacer sabiendo lo único importante que hay que hacer en esta vida para alcanzar la gran promesa que nos hace nuestro Padre Jehová.

Sabremos cómo abordar decisiones difíciles, siempre tendremos la guía de la Biblia con las opciones correctas para solventarlas. Las ideas y la presión de grupo y de la sociedad no nos confundirá con creencias erróneas o modas, ya que nosotros únicamente ponemos fe y confianza en la biblia.

Toda la Escritura está inspirada por Dios y es útil para enseñar, para censurar, para rectificar las cosas y para educar de acuerdo con lo que está bien, a fin de que el hombre de Dios esté perfectamente capacitado y completamente preparado para realizar todo tipo de buenas obras.

2 Timoteo 3:16,17

Confiando en nuestro Dios Jehová, él hará derechas nuestras sendas, sus pensamientos y sus caminos, al igual que la Creación, son superiores a nuestro corto modo de ver las cosas. Haciendo que desaparezca la ansiedad que podamos sentir en tales situaciones.

Tampoco nos angustiaremos por sentimientos de inferioridad. Desarrollaremos un amor propio genuino y sano. Porque como dice hechos 10:34,35. “Dios no es parcial, sino que acepta a los que le temen y hacen lo que está bien, sea cual sea su nación”.

El conocimiento es la clave del fundamento de una vida feliz, limpia y libre de prejuicios y sentimientos negativos. Todos tendremos bajones y baches en nuestras vidas, pero poniendo a Dios y su Reino en primer lugar, veremos sus muchas bendiciones y como esos problemas se desvanecerán sin más con el paso del tiempo, logrando una verdadera paz interior.

Cookies