Saltar al contenido

Demos en el ministerio algo más que las buenas noticias

Jehová nos ha dado un maravilloso regalo. Nos ha dado el privilegio de ser sus colaboradores en la tarea más importante y urgente que hay en estos tiempos: buscar a los merecedores. Por eso queremos ser ministros eficaces.

¿Y qué es para nosotros un ministro eficaz? Tal vez pensemos que un ministro eficaz es aquel que es muy habilidoso al usar la Biblia, que emplee argumentos magistrales, que encuentre siempre el texto adecuado para llegar al corazón de las personas. Estos pueden ser ministros realmente eficaces que queremos imitar.

Para poder imitarnos, necesitaremos de una serie de cualidades, leamos lo que dice el apóstol Pablo en su carta a la 1 Tesalonicenses 2:7,8.

Al contrario, los tratamos con amabilidad, como cuando una madre amamanta y cuida con ternura a sus hijos. Así que, por el tierno cariño que les teníamos, estábamos dedicados a darles no solo las buenas noticias de Dios, sino también nuestras vidas, pues llegamos a amarlos mucho.

1 Tesalonicenses 2:7,8

¿Hemos visto cómo veía el apóstol Pablo a las personas en el territorio? Él los veía como si fuera una madre que cuida a sus hijos. El apóstol Pablo se desgastó realmente por las personas del territorio, dando no solo las buenas noticias, sino más allá, su propia vida. ¿La razón? Él mismo dice, “porque llegó a amarlos mucho”.

Esa es la clave para ser un ministro eficaz. Amar a las personas del territorio, interesarnos sinceramente en ellas. Y hacerlo de corazón, porque las personas saben cuando lo hacemos de corazón. Pero mostrar este amor a las personas es como un imán poderoso que puede hacer que personas con una actitud correcta se acerquen a Jehová.

Vamos a ver tres maneras prácticas de poder mostrar amor en el territorio.

La primera tiene que ver con nuestra forma de tratar a las personas en el ministerio. Sobre todo queremos pensar a la hora de hablar con ellas y cuando nos hablan a nosotros. En el ministerio tenemos que hacer que las personas se sientan a gusto, por eso, cuando hablamos con ellas tenemos que hacerlo con amor, con amabilidad, con ternura, con respecto hacia sus creencias.

Pensemos en Jesús, tenía una personalidad tan amable, tan respetuosa, tan cariñosa que hasta los niños se sentían a gusto con él. Pues queremos hacer lo mismo, por eso huimos, quizás, de una habla demasiado técnica o formal, queremos hablar con ternura, con amor pero también cuando nos hablen a nosotros, queremos escuchar con paciencia, escuchar atentamente a las personas es una muestra de amor por ellas. Es una manera también de llegar a su corazón. Sabemos qué es lo que le preocupa, y así podemos ayudarle de mejor manera.

Así que una manera de demostrar amor por las personas es escuchándolas con paciencia.

Un segundo aspecto, en el que también demostramos amor por las personas en el ministerio tiene que ver con volver a visitar a aquellas personas que han mostrado cierto interés. Es verdad, que este aspecto muchas veces presenta desafíos. A veces tenemos que recorrer largas distancias, en otras ocasiones, quizás la persona solo puede atendernos en un momento que es incómodo para nosotros; a veces, a una hora y un día en el que ya teníamos planes, pero es el único momento que la persona puede atendernos. Así que es una forma de mostrar amor a la persona, acudiendo ese día, dejando atrás otras cosas o planes que teníamos.

Otra manera de mostrar amor es por medio de orar a Jehová para que estas personas que tienen interés puedan seguir progresando hasta incluso, que puedan llegar a ser siervos de Jehová. Es una manera de demostrar a Jehová que realmente amamos a las personas en el territorio.

Y una tercera manera de demostrar amor, tiene que ver con nuestros estudiantes. Si tenemos el privilegio de dirigir algún estudio, tenemos una joyita que Jehová nos ha dado y que tenemos que cuidar. Así que tenemos que tratar de querer a nuestros estudiantes. No solamente en cuestiones de enseñarles de la Palabra De Dios, sino también siendo sus amigos. Nuestros estudiantes necesitan que estemos con ellos, realmente todos los estudiantes llegan a un momento en el que, debido a lo que han aprendido acerca de Jehová, empiezan a alejarse de aquellas personas que no tienen sus mismos principios, y esto genera rechazo, puede que por parte de sus familiares o de sus amigos. Muchos estudiantes se pueden sentir muy solos, nosotros tendremos que eliminar y llenar ese vacío en sus vidas, tenemos que hacerles ver que nosotros somos su familia espiritual.

Por eso, cuando hacemos el estudio, no es cuestión de hacerlo y marcharnos corriendo. No. Queremos pasar tiempo con ellos, que nos conozcan.

¿Qué cosas prácticas podemos hacer para estimular a nuestros estudiantes? Tal vez, podemos visitarlos si están enfermos, si están en el hospital, hacerles una visita. O tal vez, estamos en el ministerio cerca de su casa, ¿porque no vamos con el compañero a visitarlo y lo presentamos?

Esto de presentar a nuestro compañero es sumamente importante, por eso cuando vamos hacer el estudio, es bueno no llevar siempre al mismo hermano o hermana. Sino que vayamos llevando a diferentes hermanos de la congregación, porque de alguna manera el estudiante va a ver que no está solo, que tiene una familia espiritual, una gran familia espiritual. Y el día de mañana, que el estudiante quiera venir al Salón, no se va a encontrar solo, o arrinconado por no conocer a nadie … al contrario, va a conocer a muchos hermanos. ¡Qué bueno! Que una manera de demostrar amor a nuestros estudiantes es llevando a diferentes hermanos a su estudio de la Biblia.

Hay unas cosas que están claras, podemos poseer unas dotes de enseñanza magníficas pero nada, se compara al amor que demostramos a nuestros estudiantes, eso, sin duda, es lo más importante.

A continuación, vamos a ver una escenificación incorrecta de cómo proceder con el estudio, y, posteriormente, una escenificación correcta de cómo llevarlo a cabo.

El estudiante parece tener un problema importante, vamos a fijarnos como el maestro atiende a las necesidades de su estudiante y cuáles son las consecuencias.

ESCENARIO INCORRECTO

E: Mira, voy a ser sincero contigo, hoy no me he podido preparar el estudio bíblico.

M: ¿Enserio? ¡Pero si tú siempre te lo preparas! ¿Qué te ha pasado?

E: Mira, la verdad es que, he estado un poco ocupado por un tema del trabajo.

M: ¡Hombre por favor! ¡Tú sabes que tenemos que poner en primer lugar el Reino de Dios! Piensa que lo que estudias de la Biblia te va a dar más cosas valiosas que cualquier trabajo. Anda estudiante, intenta estudiar todos los días un poco para que después cuando yo venga podamos considerar algo. Esa es la única manera que aproveches el curso bíblico.

E: ¡Lo sé, lo sé! ¡Tienes toda la razón!

M: Bueno, comencemos, hagamos una oración y … vamos a estudiar lo que podamos.

¿Qué os parece la forma de llevar la situación el maestro (M)? ¿Ha dicho algo incorrecto? ¿Lo ha dicho con amor? ¿Ha atendido a las necesidades del estudiante? ¿Ha llegado a su corazón?

ESCENARIO CORRECTO

E: Mira hermano, tengo que ser sincero contigo, hoy no me he podido preparar el estudio bíblico.

M: ¿Enserio? ¡Pero si tú siempre te lo preparas! ¿Qué te ha pasado?

E: Mira, la verdad es que, he estado un poco ocupado por un tema del trabajo.

M: ¡Ay, cuánto lo siento! Sé que tienes que trabajar duro para mantener a tu familia, ¿tienes algún problema o es que estás muy saturado?

E: Bueno, la verdad es que … perdí mi trabajo.

M: ¿Si? ¿Puedo preguntar cómo llegó esa situación extrema?

E: La verdad es que la cosa no andaba muy bien en mi trabajo, antes pasaba rato con mi jefe y mis compañeros pero … no son buenas compañías, así que dejé de relacionarme con ellos … y como consecuencia de eso, me empezaron a tratar de forma diferente. Las cosas en el trabajo empezaron a ir mal, cada vez había menos, y claro, ¿a quien adivinas que echaron primero? A mí.

M: ¡Ay cuánto lo siento! Piensa que aveces en un desafío hacer lo correcto a los ojos de Jehová. Pero, también te puedes imaginar cómo se siente Jehová al ver los esfuerzos que has realizado por poner fe en él y poner en práctica todo lo que has aprendido en los estudios. Estoy muy orgulloso de tu progreso espiritual y de la decisión que has tomado de cambiar tu círculo de amistades.

E: Gracias, hermano. La verdad que no sé muy bien lo que voy a hacer, seguro que algo saldrá.

M: Pues claro, si te parece bien, vamos a mencionar en oración este aspecto antes de comenzar el estudio, y luego, déjame enseñarte un versículo de la Biblia que a mi me ha ayudado en situaciones difíciles.

E: Te lo agradezco mucho.

Ahora si podemos decir que el maestro llegó al corazón del estudiante, se interesó sinceramente por él y sus necesidades. Vaya problema tenía el estudiante, uno muy complicado, el maestro, consiguió, aparte de animarlo e interesarse por él, reafirmar la decisión de fe que tomó el estudiante.

El mostrar amor a los demás, puede cambiar la vida de las personas y acercarlas a Jehová. Por eso estamos decididos a seguir mostrando amor en el ministerio. Y aunque a veces, nos atiendan personas que son algo apáticas seguiremos mostrándoles amor, no pensemos que es algo vano o inútil, ya que en realidad no sabemos que es lo que puede tocar el corazón de una persona para que se acerque a Jehová. A pesar de cómo nos traten, si los tratamos con amor, puede que quizás, algo cambié en su interior.

Estamos convencidos que con la ayuda de Jehová, podremos contribuir a que se salven aquellas personas con una disposición sincera y logren la vida eterna.

Ha llegado el momento de responder a la tercera pregunta de repaso de esta asamblea.

La pregunta dice: ¿Cómo podemos dar lo mejor de nosotros.a quienes encontramos en el ministerio? (1 Tes. 2:7,8)

Respuesta: Según 1 Tes. 2:7,8; podemos dar lo mejor de nosotros de tres maneras: 1) mostrando respeto y empatía, 2) esforzándonos por mostrar interés a las personas y 3) convirtiéndonos en la familia espiritual de nuestros estudiantes.

Tenemos que seguir reflejando el amor que Jehová tiene por las personas del territorio. Hagamos una cosa, la próxima vez que salgamos al ministerio, pensemos que … vamos a buscar a nuestros próximos hermanos de congregación, ¿qué os parece? Seguro que con esa mentalidad y estas ideas que hemos dado, daremos algo más que buenas noticias, estaremos dispuesto a dar lo mejor de nosotros.

Cookies