Saltar al contenido

¿Deben los cristianos seguir las restricciones que imponía la Ley al matrimonio entre parientes?

Seamos mejores maestros | 4 al 10 de Enero | Discurso (5 min o menos)

Descarga este discurso en Word pulsando en el siguiente botón:

Por medio de su cuerpo anuló la causa de la enemistad – la Ley de mandamientos compuesta por decretos- para hacer un hombre nuevo de los dos grupos que están en unión con él y establecer paz.

Efesios 2:15

La presencia de Cristo enviado por Dios y la salvación por la humanidad materializada en el madero de tormento con su muerte anuló la Ley de mandamientos compuesta por decretos. La Ley mosaica fue abolida y no nos afecta en la actualidad a sus cristianos. Por tanto, ¿debemos los cristianos seguir las restricciones impuestas por la Ley sobre el matrimonio con parientes? No.

¿Podemos obviar esta relación de parentesco y contraer matrimonio con cualquier pariente? Tampoco. ¿Por qué? Por varios factores, tanto en el ámbito bíblico como en el ámbito de la sociedad actual. Veamos por qué hay nuevas restricciones sobre el matrimonio entre parientes, y que se indican en la Biblia.

La primera razón la encontramos en Mateo 22:21. Leemos:

“De César”, le respondieron. Y enseguida él les dijo: “Entonces, páguenle a César lo que es de César, pero a Dios lo que es de Dios”

Mateo 22:21

En todo país existen una serie de leyes. Y existen leyes que regulan el matrimonio entre familiares o parientes cercanos. De forma que, o bien, los limitan según la cercanía del familiar o bien lo prohiben a un determinado grado de consanguinidad. La mayoría de estas leyes responden a cuestiones genéticas, además, la ciencia ha demostrado que los hijos resultantes de un matrimonio compuesto con cónyuges muy cercanos genéticamente produce malformaciones, enfermedades y otro tipo de problemas a nivel genético. La Ley mosaica, al prohibir relaciones sexuales, al prohibir estos matrimonios entre parientes también protegía la descendencia del matrimonio, ¿ahora no la protege? La sigue protegiendo… aunque no estemos bajo las restricciones de la Ley mosaica sí que aplican una serie de principios bíblicos en nuestra decisión de qué cónyuge es el ideal y que veremos a continuación.

Hemos dicho que la primera restricción que encontramos es la impuesta por el César, por las leyes de los gobiernos, las cuáles los cristianos tienen que obedecer siempre que no vayan en contra de nuestras creencias. En otros países, a parte de estas leyes que responden a un tema principalmente genético, hay otros factores determinantes como los sociales y culturales que prohiben y restringen los matrimonios entre parientes cercanos.

Lo anterior se trata de restricciones a nivel legal. ¿Cuáles son las restricciones espirituales de un cristiano? ¿Seguimos teniendo restricciones sobre este asunto? Sí. El matrimonio es una unión sagrada para Jehová y debe denotar el respeto profundo y santidad que esta relación representa, entre los cónyuges y entre Jehová como triple cuerda. ¿Le valdría a Jehová cualquier tipo de matrimonio?

Ellos mismos demuestran que la esencia de la ley está escrita en sus corazones, a la vez que su conciencia da testimonio con ellos, y ellos son acusados o incluso disculpados por sus propios pensamientos.

Romanos 2:15

Jehová nos ha concedido muchos regalos, uno de ellos es el libre albedrío. Y lo ha hecho para que hagamos uso de él, pero un uso consciente de nuestras acciones, porque la consciencia es otro regalo que nos ha dado. Los cristianos somos y tenemos que ser conscientes en nuestras acciones y las decisiones que tomamos gracias a que Dios nos ha permitido elegir en nuestras vidas. Es por ello, que un cristiano, con su conocimiento de la Biblia sabe distinguir entre lo que está bien y lo que está mal, entre lo que es natural y lo que es innatural. Levítico 18:6-20 es donde se encuentran las prohibiciones entre parientes, se mencionan muchos supuestos… algunos de ellos entre padres e hijos y entre hermanos. Un cristiano y cualquier persona racional sabe distinguir y separar lo que se trata de una relación de afecto por ser familiar directo o cercano a llevarlo mucho más allá.

La sociedad actual distingue en diferentes grados de consanguinidad, normalmente hasta el cuarto grado que son los primos. Si el mundo dominado por Satanás hace tal distinción y tales restricciones, con más razón un cristiano que tiene grabado en el corazón la ley de Jehová y distingue entre lo bueno y lo malo, lo natural y lo impropio, somos más que conscientes que nuestra libertad que nos ha regalado Jehová es para hacer un buen uso de ella y honrar lo que se dice en Hebreos 13:4.

“Que todos honren el matrimonio y que nadie contamine el lecho matrimonial, porque dios juzgará a los que son sexualmente inmorales y a los adúlteros.

Hebreos 13:4
Cookies