Saltar al contenido

¿Cuánto dinero debería donar? | Discurso estudiantil del 1 al 7 de Febrero 2021

Ejemplo de demostración para el discurso estudiantil de seamos mejores maestros para la semana del 1 al 7 de Febrero con el tema: ¿Cuánto dinero debería donar? de aproximadamente 5 minutos.

¿Cuánto dinero debería donar?

Descarga este discurso en Word pulsando en el siguiente enlace:

Vídeo

Ciertas confesiones religiosas exigen de sus miembros una determinada cantidad o un porcentaje de dinero como es el conocido diezmo del 10% de los ingresos de la persona. En ciertas religiones también se pasan colectas y computan en los ingresos semanales de esa confesión religiosa.

En la antigüedad, en Israel, podemos encontrar donaciones obligatorias y donaciones voluntarias. No obstante, ninguno de estos mandatos fue abusivo sino que Jehová mismo dijo y prometió a los israelitas que a cambio de obedecer sus leyes, él los haría rebosar de prosperidad. Leamos Deuteronomio 28:1,2:

“Y, si de veras escuchas la voz de Jehová tu Dios y te aseguras de obedecer todos los mandamientos de él que te estoy mandando hoy, Jehová tu Dios te ensalzará por encima de las demás naciones de la tierra. Todas estas bendiciones vendrán sobre ti y te alcanzarán si escuchas siempre la voz de Jehová tu Dios.”

Deuteronomio 28:1,2

Por tanto, vemos que los israelitas donaban una cierta cantidad según los estatutos y mandatos de Dios. Y a parte de esto, en otros muchos casos, los israelitas donaban de forma voluntaria para determinados fines. Ellos tenían la completa seguridad que Jehová les seguiría proveyendo y más que eso, que todo lo que tenían ha sido posible porque así lo ha querido Dios, y es por eso que fueron dadores alegres con sus posesiones.

Un ejemplo fue con la construcción del templo de Jehová impulsada por el rey David, sus súbditos donaron oro por un valor de cinco mil talentos. Esto no fue un mandato sino una donación voluntaria de corazón por parte de estos súbditos, que conocían perfectamente la palabra de Dios y reconocían que todo lo que tenemos es porque Jehová así lo ha provisto y así se ha demostrado en todas las bendiciones que disfrutaban, como las que nosotros disfrutamos hoy día por ser cristianos fieles y leales de Dios.

No obstante, actualmente no estamos bajo el pacto de la Ley de Dios con Israel y por tanto, no tenemos la obligación de realizar donaciones obligatorias ni donar una cantidad fija cada cierto tiempo. Sin embargo, reconocemos, igual que los israelitas todo lo que Jehová nos provee y el amor que nos muestra, y reflejamos el mismo amor con nuestras donaciones voluntarias. Porque así lo dice 2 Corintios 9:7:

“Que cada uno haga lo que ha decidido en su corazón, y no de mala gana ni a la fuerza, porque Dios ama al que da con alegría”

2 Corintios 9:7

Nuestras donaciones voluntarias se dirigen para la gran obra que estamos efectuando por toda la Tierra. Esta obra implica mucho esfuerzo y en el mundo que vivimos, no se puede hacer prácticamente nada sin dinero. Si es cierto que la mayoría de Testigos de Jehová no reciben un salario por nuestro ministerio y ninguno pide tal cosa, existen otros muchos gastos a los que nuestra organización terrestre tiene que hacer frente. Todos vemos con nuestros propios ojos el trabajo tan duro que hacemos y hacen nuestros hermanos por todo el pueblo de Dios, y nuestras contribuciones voluntarias son una ayuda muy importante y primordial y también una gran muestra de amor por todo el trabajo que realizan.

¿De cuánto deberían ser mis donaciones voluntarias? Hemos mencionado el caso de los súbditos del rey David con la construcción del templo y por otros lado, recordemos siempre esta situación de Jesús con cierta viuda que depositó dos monedas pequeñas de ínfimo valor, 64 veces menos que el salario de un solo día. ¿Qué fue lo que dijo Jesús? Veamos Lucas 21:3,4:

“Les aseguro que esta viuda pobre echó más que todos ellos. Porque todos estos hacen donativos de lo que les sobra; pero ella, que es tan pobre, echó todo lo que tenía para vivir”

Lucas 21:3,4

Hay muchos hermanos que quieren donar más de aquello de lo que tienen. No obstante, Jehová ve nuestros corazones y toda contribución de corazón tiene un gran valor como hemos leído con este ejemplo de la viuda. Vemos el trabajo que se está efectuando por toda la tierra y los muchos costes en los que se incurren como por ejemplo: ayudas económicas para los hermanos que se dedican a tiempo completo con la obra de hacer discípulos, el coste de imprimir todas nuestras publicaciones, los costes de edificar y mantener los Salones del Reino, las ayudas a territorios necesitados, etc. etc. Sabemos que cuesta mucho todo lo que estamos haciendo.

Es por ello, que nuestras donaciones voluntarias son muy importantes y cada uno, cada casa, cada familia conoce sus circunstancias personas y económicas y saben cómo y cuál es la mejor manera de contribuir con el pueblo de Dios, porque todos y cada uno de nosotros aplicamos lo que se dice en Hechos 20:35 y tenemos muy presentes estas palabras:

“Hay más felicidad en dar que en recibir”

Hechos 20:35
Cookies