Saltar al contenido

¿Cómo nos mantenemos neutrales en nuestras conversaciones y en nuestra forma de pensar? – Discurso

La complejidad a la que ha llegado el sistema actual de cosas provoca que un cristiano se tenga que enfrentar a multitud de situaciones en las que se pone a prueba nuestra fe, y una inofensiva conversación entre conocidos, compañeros de estudios o de trabajo puede ser una de ellas. Es por ello que no debemos bajar la guardia. Debemos tener una serie de principios y textos bíblicos en nuestra memoria que nos ayuden en esta situaciones, esto provocará que hasta la mínima conversación más inofensiva no nos pille descuidados.

Dos aspectos citaremos como fundamentales para mantenernos neutrales en todo tipo de conversación, ya sea que salga un tema político o un determinado problema social y la actuación del dirigente correspondiente ante tal problema. Estas claves son: 1) ver a los gobiernos terrestres cómo los ve Jehová y 2) ser cautelosos como serpientes e inocentes como palomas.

La primera de las claves la vamos a leer directamente de Jeremías 10:23, allí está escrito:

Oh, Jehová, yo sé muy bien que el hombre no es dueño de su camino. Al hombre que está andando ni siquiera le corresponde dirigir sus pasos.

Jeremías 10:23

El propósito de Jehová nunca ha sido que las personas se gobiernen unas a otras. Por muy justo que puede ser un gobernante, es imposible que pueda solucionar todo tipo de problemas, y siempre puede crear cierta división a un nivel u otro. Es por ello, que sabemos que los gobiernos de este sistema son temporales y el único gobierno posible es el de Dios. Hasta que el momento señalado llegue, tenemos que dar al César lo que es del César pero siempre sin descuidar ni olvidar que Dios está primero, y en caso de que una decisión se contraponga con otras, el Reino de Dios, es lo primero.

Así lo dice Hechos 5:29:

Pedro y los otros apóstoles respondieron: “Tenemos que obedecer a Dios como gobernante más bien que a los hombres.

Hechos 5:29

En ningún caso es rebeldía ni tampoco nos estamos oponiendo a un sistema de normas impuesto por cierto gobierno, lo que se podría argumentar que no seríamos neutrales sino antisistemas. No. Simplemente vivimos de acorde a los principios bíblico y el vivir cristiano. Tito 3:1 dice:

“Sigue recordándoles que se sometan y sean obedientes a los gobiernos y a las autoridades, que estén dispuestos a hacer todo tipo de buenas obras,

Tito 3:1

Los siervos fieles y leales De Dios somos obedientes, es una de las grandes cualidades que nos diferencia. Obedecemos a las autoridades locales en el punto que sus obras no estén contrapuestas con los valores bíblicos, lo que realmente importa es cultivar riquezas espirituales y obtener materialmente lo necesario para nuestro sustento y el de nuestros seres queridos para vivir en la relativa paz y felicidad que este mundo nos ofrece hasta la llegada del Reino de Dios. El ver como Jehová ve estos gobiernos terrestres, es decir temporales, provoca exactamente lo que acabamos de citar, paz y felicidad. ¿Por qué? Somos neutrales, no nos importa las decisiones que tomen estos gobiernos, porque sabemos que el gobierno verdadero que vendrá… y hasta el momento que llegue, nuestro único cometido en este sistema es transmitir la Palabra de Dios y compartir momentos de felicidad y alegría con nuestros hermanos que comparten nuestros mismos valores. Todo lo demás es secundario, y ni nos quita tiempo ni el sueño. Jehová juzgará a su momento determinado.

Ahora bien, habrán gobiernos que no harán buenas obras y que puede incluso perseguirnos como ocurre en muchos lugares de la Tierra. Este hecho, muy doloroso para todo el pueblo de Dios y especialmente para los hermanos y hermanas que sufren tales acciones, no conseguirá cambiar nuestra forma de pensar hacia los gobiernos terrestres y seguiremos manteniéndonos neutrales. Nuestro único posicionamiento es hacia el Reino de Dios. La Biblia ya nos ha dicho que será duro, pero Jehová está con todos nosotros, en cualquier rincón del mundo.

Es por ello, que tenemos que tener muy presente la segunda clave que mencionamos al inicio del discurso y que vamos a leer en Mateo 10:16,17.

“Miren que los estoy enviando como a ovejas en medio de lobos. Así que sean cautelosos como serpientes, pero también inocentes como palomas. Cuidado con la gente, porque los van a entregar a los tribunales locales y les van a dar latigazos en sus sinagogas.”

Mateo 10:16,17

La Biblia nos prepara y es por ello que estamos alertas para ver los peligros que se nos cruza de antemano y actuar en consecuencia tal como Jehová nos dice, el ser cautelosos nos permite identificar una situación en la que nuestra fe se está poniendo a prueba y cultivar este tipo de inocencia nos permite permanecer neutrales en todo momento. Cuando surge un tema de política debemos ser aún más cautelosos, evitando alabar o criticar las ideas que puede tener un partido político y su programa, así como dar la razón u opinar sobre determinadas medidas. Cada persona tendrá su propia opinión y nosotros la nuestra, busquemos un territorio común y defendamos desde un punto de vista de respeto, de cautela y de inocencia debida nuestra forma de pensar, que es la que hemos comentado en este discurso con la primera clave y es la que nos dice la Palabra De Dios por medio de la Biblia.

Por tanto, recordemos, seamos totalmente neutrales en nuestras conversaciones y formas de pensar sobre los gobiernos terrestres. Tengamos en mente estos textos bíblicos y principios que nos ayuden a ver como ve Jehová los gobiernos humanos, y que nos inste a ser cautelosos como serpientes e inocentes como palomas, ya que somos ovejas en medio de lobos que irán a por nosotros, incluso de la forma más sutil.

Cookies