Saltar al contenido

Busquemos perlas escondidas – Semana del 9 al 15 de Marzo

¿Qué aprendemos de lo que hizo Rebeca? La Atalaya, número 3 de 2016. Estoy dispuesta a ir.

Cuando acabó de darle de beber, ella le dijo: “También sacaré agua para que tus camellos beban todo lo que necesiten”. De inmediato vació su jarro en el bebedero y fue corriendo vez tras vez al pozo a sacar agua. Así siguió sacando agua para todos los camellos de él.

Génesis 24:2-4

(1) La solidaridad de Rebeca fue mucho más allá de la petición del hombre. Este le pedía algo muy pequeño mientras que Rebeca se fijó en la necesidad de esa persona y de sus animales, abiertamente y de una forma bien predispuesta, le ofreció mucho más de lo que había pedido. Nosotros debemos ser dadores con nuestros hermanos y personas que lo necesiten, sin esperar nada a cambio.

(2) En alguna ocasión nos habrán pedido algún favor alguna persona que lo necesitara. Esta situación no suele ser fácil para la persona que lo pide, ya que sabemos que supone un esfuerzo para la persona de la que necesitamos ayuda. Sin embargo, si esta persona lo hace es porque realmente lo necesita. ¿Cómo actuamos nosotros? ¿Nos sentimos obligados y accedemos a lo que esta persona nos pide de forma incómoda? ¿O por el contrario, somos como Rebeca, y le ayudamos de forma sincera y alegre en mucho más de lo que nos pide? Sin duda, es un gran ejemplo para nosotros.

(3) Muchas veces no nos gusta pedir cosas a las personas o a nuestros hermanos, porque sabemos que eso supone un esfuerzo para dicha persona. Sin embargo, cuando pedimos algo es porque realmente lo necesitamos. Hay pocas cosas mejores en esta vida que la satisfacción de ayudar a personas que realmente lo necesitan, es lo que hacemos todos los días en el ministerio. De igual forma, imitemos a Rebeca, y seamos amorosos, solidarios y dadores con los que lo necesitan.

¿Por qué Rebeca se cubrió la cabeza, y qué lección aprendemos? La Atalaya, número 3 de 2016. Estoy dispuesta a ir.

Entonces le preguntó al siervo: “¿Quién es aquel hombre que viene caminando por el campo hacia nosotros?”. El siervo le contestó: “Ese es mi amo”. Así que ella agarró su velo y se cubrió.

Génesis 24:65

(1) Se cubre la cabeza como símbolo de respeto cuando sabe que ese hombre sería su esposo. En la sociedad actual esas prácticas ya no se utilizan pero si se sigue manteniendo el respeto, ya que una relación entre un hombre y una mujer, un matrimonio, se comenta en un respeto mutuo. Sin este respeto mutuo, el matrimonio no funcionará.

(2) El respeto que mostró Rebeca con este gesto ante su futuro esposo es una cualidad que todos debemos imitar hoy, tantos las esposas como sus esposos. Sin respeto no hay matrimonio, un matrimonio es la unión de dos personas que pasan a ser una sola carne, una triple cuerda en la que ambos cónyuges han de respetarse y en la que ninguno de los dos está por encima del otro, aunque sea el cabeza quien tome las decisiones finales.

¿Qué perlas espirituales ha encontrado sobre Jehová, el ministerio y otros temas en la lectura bíblica de esta semana? Génesis 24.

CÓMO DE COSTUMBRE, SE PUEDEN EXPRIMIR MUCHOS Y MUY DIFERENTES PUNTOS DE VISTA DE LA LECTURA BÍBLICA SEMANAL, A CONTINUACIÓN EXTRAEMOS ALGUNOS.

1) Génesis 24:6,7. Notamos una vez más el profundo respeto que tiene Abrahán hacia Jehová y lo que Él le había mandado. Afirma: “En ningún caso vayas a llevar a mi hijo allí”. Jehová había sacado de esa tierra a Abrahán, y tanto él como con su hijo cumplirían con lo que dios ordenó en cierto momento. Igualmente, nosotros, nos guiamos y guiaremos por los principios de su Palabra la Biblia en todas las decisiones que tomemos en nuestras vidas.

2) Génesis, en la segunda parte del versículo 7. Abrahán no solamente siente un profundo respeto y lealtad hacia Dios. Sino una inmensa confianza en que Él actúa para con todos los que son justos. Por ello, cuando su siervo duda si conseguirá una esposa par su hijo Isaac, la descendencia prometida que tanta bendiciones traerá, Abrahán está confiado al 100% que Dios proveerá una esposa humilde y justa para su hijo. Nosotros también confiamos en que Dios será justo para con todos sus siervos fieles hoy día.

3) Génesis 24:10. Abrahán se implica de forma sincera y consciente con la búsqueda de una esposa para su hijo. Él podría haber actuado diferente y simplemente decirle al siervo que busque a una mujer bajo el antecedente de que Jehová ha bendecido y bendice a Abrahán y su hijo y es por ello que cualquier mujer querría estar con él; pero no es así. Abrahán nunca exige, al contrario, muestra su generosidad al otorgarle a su siervo todo tipo de regalos para la mujer indicada que acceda a casarse con Isaac, además, libra del juramento a su siervos en caso de que dicha mujer, libremente decida no aceptar la propuesta. La siempre humildad de Abrahán es digna de imitar.

4) Génesis 24:12. El siervo de Abrahán actúo con la misma humildad que su amo. Cuando llegó a la región, el oró sinceramente a Jehová para que lo ayudará en la tarea que le habían encomendado. Nunca actuó en nombre propio ni fue declarando a cuatro voces quién era ni quién lo había enviado. Nosotros, los siervos de Dios, tampoco actuamos en nombre propio sino en el de nuestro Dios Jehová en las tareas que Él nos ha encomendado y que efectuamos con la mayor humildad, lealtad y fe que una persona imperfecta puede tener.

5) Génesis 24:58. Como bien sabemos, la época en la que vivió Abrahán es muy diferente a la nuestra y las costumbres y hábitos también. Aunque la familia de Rebeca accedió a dar a su hija como futura esposa de Isaac. Fue Rebeca también quién estaba dispuesta a conocer a su futuro esposo y mostrarle su lealtad. La familia de Rebeca le pidió al siervo de Abrahán unos días para estar con ella, sin embargo su siervo ya se iba y dejaron la decisión en manos de Rebeca, quién dijo que si quería ir ya a conocer a Isaac.

¿Qué te ha parecido? ¿Qué puntos beneficiosos has encontrado? Comparte tus puntos de vista en los comentarios, todos lo agradeceremos porque serán muy provechosos. 


Cookies