Saltar al contenido

Busquemos perlas escondidas | Semana del 8 al 14 de Marzo 2021

Comentarios y respuestas a las perlas escondidas de esta semana del 8 al 14 de Marzo de 2021 con la lectura semanal del Números capítulos 9 y 10, con la pregunta de:

¿Qué aprendemos de este mandato que se le dio a Israel?

“Pero, si alguien es puro o no se encuentra de viaje y no prepara el sacrificio de la Pascua, esa persona tiene que ser eliminada de su pueblo, porque no presentó la ofrenda para Jehová en la fecha fijada. Ese hombre responderá por su pecado.”

Números 9:13
Vídeo

Los cristianos no celebramos fiestas como la Pascua pero aprendemos mucho de ello, toda persona tenía que preparar este sacrificio, de forma, que el que no lo hiciera por desinterés tenía que responder por su pecado. Pablo nos dijo que no abandonemos el reunirnos en la congregación, para incitarnos al amor y a las obras excelentes. Las reuniones son muy importante y no debemos perdérnoslas por nada salvo causa mayor, porque así Jehová no nos dará la espalda como dice 2 Crónicas 30:9.

Comentarios y respuestas adicionales a las perlas de esta semana sobre Jehová, el ministerio y demás aspectos relevantes de la lectura de Números 9 y 10.

1) Números 9:2,3. Vemos que Jehová mandó a los israelitas que se hicieran los preparativos para esta fiesta en una fecha concreta. De aquí sacamos, que tenemos que hacer los preparativos para nuestro servicio a Jehová con antelación para que esté listo en las fechas asignadas, esto implica tanto preparativos para asambleas… conmemoración… hasta nuestra preparación para las diferentes reuniones semanales y salidas al ministerio.

2) Números 9:5. Y los israelitas se preparan para estas fechas como Jehová indicó por medio de Moisés. No se prepararon como ellos quisieron. Igualmente, nosotros cuando nos preparamos para nuestro servicio a Jehová tanto en reuniones, ministerio como asambleas debemos hacerlo siguiendo los principios bíblicos sobre la vestimenta, nuestra apariencia física y aseo personal, nuestra preparación de la Biblia, el amor que debemos profesar a nuestros hermanos y demás principios y normas morales bíblicas que conocemos de la Biblia.

3) Números 9:6-8. Varios hombres que estuvieron impuros antes de la celebración de esta fiesta fueron a hablar con Moisés y Aarón. Nosotros, conocemos nuestras acciones y comportamiento, si creemos que hay algo que no hemos hecho bien y tenemos que hablar con hermanos capacitados que dirigen la congregación, lo haremos. Ya que, no queremos que nuestras acciones impulsadas por nuestra imperfección contaminen también nuestro lugares santos de adoración que son nuestras reuniones y con ello a nuestros hermanos.

4) Números 9:9-12. Vemos que todos, aún impuros, bajo una serie de instrucciones, tenían que celebrar la Pascua. Cometemos errores, está en nuestra imperfección humana. Las últimas semanas con La Atalaya hemos estudiado esto mismo, por muchos fallos que hemos cometido, no debemos sentirnos como que no valemos nada o no somos dignos del pueblo de Dios. Jehová nunca nos abandona, es benévolo y misericordioso, y por encima de todo, quiere que nunca nos alejemos de su rebaño.

5) Números 9:13. Si un hombre no estaba de viaje y no preparaba la Pascua, tenía que responder por su pecado. El camino al nuevo mundo es un viaje, uno muy difícil y angosto, con muchas piedras. Se está permitido tropezar y caer, siempre y cuando, luchemos por levantarnos y sigamos luchando. Si cometemos errores constantemente y no hacemos nada por luchar en cambiarlos ni volver a cometerlos, si no luchamos por ser mejores cristianos cada día, responderemos por nuestros errores.

6) Números 9:14. Aquí dice que si una familia israelita tenía un residente extranjero que viviera con ellos, también debía celebrar la Pascua. Este aspecto es interesante, porque podemos extrapolarlo a los estudios bíblicos que hacemos. En el estudio estamos aprendiendo de Jehová con el estudiante y compartiendo tiempo con él, y por ello, a parte de que le ayudará mucho al estudiante a progresar, tenemos que animarlo e invitarlo a que se reúna con nosotros, a que asista a las reuniones con nosotros.

7) Números 9:16. Es muy bonito ver como la nube cubría el día, y lo que parecía fuego, la noche. Y dice que esto pasaba siempre. Es muy bonito, porque vemos que Jehová siempre está con nosotros cuidándonos, no solo cuando nos despertamos por la mañana y le oramos, sino que también nos cuida cuando estamos más indefensos, cuando estamos durmiendo. La oración es muy importante, es nuestro escudo, oramos por la mañana y Jehová nos cuida en el día, oramos por la noche, y nos cuida cuando dormimos. Jehová siempre está con su pueblo.

8) Números 9:17-20. Los israelitas se trasladaban inmediatamente por orden de Jehová, a donde fuera y por el periodo que fuera. Hoy nos dirige, por medio de su organización terrestre, que nos da instrucciones y como los israelitas, las hacemos con gran deleite y amor. ¿Eso puede significar desplazarnos muchos kilómetros para asistir a una asamblea? ¿y hacerlo a pie? Pues así lo haremos, así nos lo dice Dios. Ahora es por Zoom, luego puede ser por otra cosa, y esperamos volver a desplazarnos a pie todos estos kilómetros como hacíamos antes de la pandemia, porque amamos las instrucciones que Jehová nos da y vamos a dónde él quiera que vayamos.

9) Números 9:21. La nube podía permanecer poco tiempo como días hasta mucho tiempo como meses. Las instrucciones del cuerpo gobernante pueden cambiar, pero tenemos la misma flexibilidad de los israelitas para acatarlas inmediatamente. Las últimas decisiones que se han tomado sobre esta pandemia han demostrado que han protegido la vida de miles de millones de hermanos por toda la Tierra, estas instrucciones han salvado la vida de miles de hermanos y hermanas. Toda instrucción, se transmite por amor y protección del pueblo de Dios, y nos adaptaremos de forma inmediata a todas las nuevas instrucciones que se den.

10) Números 9:23. Los israelitas cumplían con su obligación. Todos los siervos de Jehová, tengamos asignaciones públicas o no, tenemos grandes responsabilidades y obligaciones, con Jehová, con nuestra familia, con la unidad del pueblo de Dios y con todas las personas de este sistema. Así que tenemos que hacer como los israelitas, y cumplir con todas ellas.

11) Números 10:1-9. Jehová le dijo a Moisés que hiciera unas trompetas y cómo debía tocarlas para avisar de diferentes cosas a su pueblo. La organización también nos da toques de trompetas y avisa a su pueblo de diferentes formas, por medio de los ancianos, por medio de anuncios directos, por el medio que sea, siempre nos está dando toques de trompeta para la protección y guía de su pueblo. Como por ejemplo, la suspensión de nuestras actividades públicas, la información sobre las vacunas y su relación con la sangre. Todos los toques de trompeta se dan con amor para la protección de su pueblo, quienes obedeceremos a todos ellos tal como los israelitas.

12) Números 10:10. No todos los toques de trompeta tenían que ser advertencias, también habían momentos alegres y felices. Y es una característica del pueblo de Dios, su felicidad y alegría. Ahora las cosas están como están, pero llegarán momento mejores y volveremos a reunirnos con nuestra familia espiritual y compartir muchos más momentos de alegría y felicidad juntos hasta la conclusión de este sistema.

13) Números 10:14-25. En estos versículos notamos el orden con el que se movía el pueblo de Dios. Un ejemplo de cómo debemos ser hermanos ordenados, recordemos que cuando volvamos a reunirnos presencialmente y hagamos nuestras queridas asambleas, todo tiene que ser en orden. Se ha organizado con orden y nosotros debemos reflejarlo también, no corriendo para coger lo que pensamos que son mejores sitios sino ser amorosos con nuestros hermanos y respetar el orden que muestra Jehová.

14) Números 10:35,36. Vemos que Moisés pedía a Jehová cuando se trasladaban que dispersara a sus enemigos y todos los que te odian. Es bonito aprender de esto, cuando estamos en casa con nuestra familia puede que no estemos expuestos a peligros, pero sí lo estamos cuando salimos a la calle, pidamos a Jehová, como hacía Moisés, que disperse a todos sus enemigos. Y cuando estemos en casa, como dice el 36, no olvidemos tampoco pedir que proteja nuestro hogar.

Cookies