Saltar al contenido

Busquemos perlas escondidas | Semana del 31 de Mayo al 6 de Junio 2021

Comentarios para las perlas escondidas de esta semana del 31 de mayo al 6 de junio 2021

Busquemos perlas escondidas semana del 31 de mayo al 6 de junio 2021

Busquemos perlas escondidas | Semana del 31 de Mayo al 6 de Junio 2021. Comentarios para busquemos perlas escondidas de esta semana del 31 de Mayo al 6 de Junio con la lectura semanal de Deuteronomio 1 y 2.

¿Cómo cuidó Jehová a su pueblo durante los 40 años que viajaron por el “desierto grande y aterrador”?

Vídeo

“Entonces salimos de Horeb y atravesamos todo aquel desierto grande y aterrador que ustedes vieron de camino a la región montañosa de los amorreos, tal como nos había mandado Jehová nuestro Dios. Por fin llegamos a Cadés-Barnea”.

“Porque Jehová tu Dios te ha bendecido en todo lo que has hecho. Él está muy al tanto de tu viaje por este gran desierto. Durante estos 40 años, Jehová tu Dios ha estado contigo y no te ha faltado nada”’.

Deuteronomio 1:19; 2:7

1) Jehová aunque no les dijo específicamente cómo los iba a dirigir, proteger y cuidar. Siempre tuvieron todo lo que necesitaban, en alimento y vestimenta. No les faltó nada. Jehová les había demostrado repetidamente que podían confiar en él y sus instrucciones así lo demostraban. La nube de Dios siempre estuvo con ellos, protegiéndolos y guiándolos.

2) Es un desierto que causa temor para cualquier persona, y ellos estuvieron viviendo en él durante 40 años. Y como se dice en Nehemías, ningún pie de nadie se hinchó cuando confiaron en Jehová. Puede que directamente no les dijo cómo los iba a dirigir, proteger o cuidar, pero no había ninguna duda de que no lo haría, como tantas veces les demostró.

Comentarios Busquemos perlas escondidas | Semana del 31 de Mayo al 6 de Junio sobre Jehová, el ministerio y otros

1) Deuteronomio 1:6-8. Jehová les dice ahora a su pueblo que ya llevaban bastante tiempo aquí y es hora de que vayan a la tierra que les prometió a Abrahán, Isaac y Jacob. De esto sacamos que Jehová sabe qué es lo que necesita su pueblo en el momento oportuno. Igualmente, Jehová traerá la tierra que nos ha prometido en la fecha que ha decidido al ser el momento ideal para su pueblo actual.

2) Deuteronomio 1:11. En aquel tiempo el pueblo de Dios se multiplicó, se bendijo para que se volviera a multiplicar mil veces más. El pueblo de Dios hoy día también tiene la bendición de multiplicarse y vemos como crece año tras año por todo el mundo. Y es por eso, que Dios nombra a muchos hermanos para que los dirija. Esto nos hace sentir regocijados al ver cómo Dios nos cuida en todo momento.

3) Deuteronomio 1:16. Notamos que la justicia se aplicaba sobre todo el mundo por igual. Sobre un hombre, su hermano e incluso por los residentes extranjeros, mujeres, viudas y huérfanos de padre. Tanto el pequeño como el grande eran oídos de igual forma. Aprendemos, que no debemos menospreciar a nadie, todas las personas merecen el mismo trato y justicia, sea hombre, mujer o niño.

4) Deuteronomio 1:17, la primera parte. La justicia de Dios no es parcial, sino universal y trata a todos por igual y con el mismo respeto y dignidad. Estas cualidades debemos imitarlas, la palabra de un niño vale lo mismo que la de un adulto, y hay que hacerle el mismo caso. Si tratamos a todos nuestros hermanos por igual, sin importar sexo o edad ni raza, estaremos siendo imparciales como la justicia de Dios.

5) Deuteronomio 1:17, la segunda parte. Aquí se deja bien claro que tenemos que ser humildes y conocer cuáles son nuestras capacidades. Si se nos presenta una situación o caso que supera nuestras cualidades y conocimiento, lo que debemos hacer es dejarlo en manos de una persona cualificada. No aparentar que sabemos y tomar decisiones sin conocimiento de causa, esto sería actuar de forma egoísta y no humilde.

6) Deuteronomio 1:21. Este versículo es muy claro y nos dice que “No tengas miedo ni te aterrorices”. Cuando estemos pasando por una situación que nos cause miedo o angustia, recordemos este versículo. No debemos tener miedo de nada ni nadie, porque el espíritu de Jehová está sobre nosotros.

7) Deuteronomio 1:23. A Moisés le pareció una buena sugerencia, si la analizamos nosotros posiblemente hubiéramos dicho lo mismo, pero sabemos que el resultado no fue bueno. A veces las buenas sugerencias terminan mal, no debemos empeñarnos en hacer que funcione. Si hemos tomado una decisión que no está resultando cómo debía y puede hacernos tropezar, es siempre mejor recular y cambiar el rumbo a uno mejor.

8) Deuteronomio 1:29,30. No hay ningún desafío que el pueblo de Dios no pueda superar, porque Jehová va por delante de nosotros. No seamos como los israelitas que una vez más no confiaron en su poder. Si confiamos en Dios en todas las decisiones y situaciones de nuestra vida, seremos capaces de superarlas y vencer el miedo.

9) Deuteronomio 1:35. Jehová limpió de su pueblo toda la generación que no tenía fe en él y miraban más por su propio bienestar e intereses. Aunque nos duela que esto ocurra hoy día, podemos tener la certeza que Jehová también limpiará de su pueblo actual todo persona apóstata, sin fe o con malas intenciones hacia sus hermanos.

10) Deuteronomio 1:39. Los niños que aún no tenían conocimiento de lo bueno y lo malo son los que entrarían en la tierra que les prometió. De aquí aprendemos una lección que solemos usar mucho sobre los niños, y es que en cierto sentido -sin ser ingenuos ni poner excusas- debemos imitar ciertos aspectos, como no intentar conocer aquello que no debemos, olvidar y perdonar como hacen, disfrutar de la vida sin preocupaciones en unión con Dios.

11) Deuteronomio 1:41-43. ¿Cómo fueron estos israelitas? Fueron cabezotas. Primero se quejaban y tenían miedo de que morirían por luchar contra lo que no podían. Jehová se enfadó, y ahora fueron rápidamente a luchar cuando les dijo que no fueran y que ya no tenían su aprobación. Tanto miedo no tendrían. No seamos cabezotas como lo fueron ellos, si se nos dice algo, será por algo. No nos empeñemos en hacer lo que siempre queremos nosotros.

12) Deuteronomio 2:4-7. Vemos la sabiduría y respeto de Dios. Jehová les dijo que ellos tendrían miedo. Pero no por eso podrían hacer cualquier cosa, dijo que tuvieran cuidado. Por un lado vemos la sabiduría de Dios, cuando hay miedo una persona es más impredecible y por eso el cuidado. Y por otro lado, el respeto de Jehová. Tenían que pagar por todo lo que consumieran, no aprovecharse de ese miedo y pasarlos por encima, así no actúa Dios a diferencia de este sistema.

13) Deuteronomio 2:8, en su última parte. Estos cambios de rumbos nos enseñan que el camino que conduce la vida eterna es angosto, con muchas piedras donde podemos tropezar. Muchas veces no podemos coger la salida fácil o la senda recta, sino que debemos cambiar de rumbo para poder progresar. No nos sintamos como si fuera un retroceso o un contratiempo, al contrario, estamos siendo cautos como Dios quiere de su pueblo.

14) Deuteronomio 2:30. El espíritu de Dios permitió que se pusiera terco para que fuera entregado en sus manos. Cuando pasemos una prueba, no pensemos: “¿por qué me ocurre esto a mi?”. Si pensamientos como estos se nos pasan por la mente, cambiemos rápidamente de actitud, y reflexionemos en que esta prueba puede ser un verdadero ejemplo de testimonio de nuestra fe y confianza en Jehová.

Hasta aquí Busquemos perlas escondidas semana del 31 de Mayo al 6 de Junio

Reuniones de la semana del 31 de Mayo al 6 de Junio

  • Vestidos de mujer elegantes

¡No te lo pierdas! por Siervos de Jah

Cookies