Saltar al contenido

Busquemos perlas escondidas | Semana del 25 al 31 de Enero 2021

Respuestas y comentarios para las perlas escondidas de esta semana del 25 al 31 de Enero con los capítulos 24 y 25 de Levítico.

¿Promueve la Palabra de Dios la venganza?

Vídeo

“Fractura por fractura, ojo por ojo, diente por diente; deben causarle la misma lesión que él causó.”

Levítico 24:20

1) No, de hecho la Ley exigía que en caso que ocurriera algo se tenia que llevar a las autoridades correspondientes, los jueces eran los que ejercían la Ley, que dictaba cuál sería el castigo por la acción incurrida. De forma que una persona o víctima no podía tomarse la justicia por su propia mano sino que se tenía que juzgar según decía la Ley.

2) Esta Ley también tiene un carácter preventivo que detenía a cualquier persona que pensase poner en peligro la integridad física de otra persona, ya que recibiría el mismo castigo por el daño que le provocó a la víctima. Por tanto, la Ley protegía a las víctimas por el castigo de igual grado que se le impondría al acusado y prohibía la venganza personal ya que era la Ley quién establecería la justicia oportuna.

Comentarios adicionales sobre las perlas escondidas de Levítico 24 y 25 sobre Jehová, el ministerio y demás aspectos interesantes de la lectura de esta semana.

1) Levítico 24:3. Tal como Aarón tenía que encargarse de que las lámparas siempre estuviesen encendidas durante ese tiempo. Cada uno de nosotros tenemos una tarea muy importante en el mantenimiento de nuestros Salones del Reino que ahora tanto echamos de menos, y cuando volvamos, todos cumpliremos con nuestra tarea, ya sea de limpieza, de mantenimiento, de sonido, etc., el que nos encarguemos de nuestras tareas y mantengamos nuestros Salones en buen estado da alabanza a Jehová.

2) Levítico 24:13-15. Nuestro amor por Dios nos hace que sea impensable que se pueda hablar mal de él y de su nombre. Pero lamentablemente, vivimos en un mundo malvado y todo es posible, incluso por parte de personas que fueron hermanos nuestros. Tengamos mucho cuidado con todo esto y con la apostasía, y defendamos el nombre de nuestro Dios, el único Dios verdadero.

3) Levítico 24:16. Aquí leemos la pena de la blasfemia contra el nombre de Dios. La blasfemia es condenada por Jehová y esto implica también aquella que vaya dirigida contra el pueblo de Dios. Es un pecado blasfemar de nuestros hermanos, por muy grave que sea lo que haya pasado o el daño que nos pueda haber hecho, nunca debemos hablar mal de nuestro hermano, estaríamos hablando mal de todo el pueblo de Dios y estaríamos blasfemando también contra su nombre, las posibles rencillas personales se solucionan hablando con humildad y amor, y siendo perdonadores.

4) Levítico 24:17. El versículo es claro, y es que no hay nada más valioso que la vida que nos ha dado Dios, y Jehová es el único que tiene derecho y autoridad para decidir sobre ella. Nos horrorizamos con todas las cosas que vemos, oímos o leemos que pasa en nuestra sociedad, en nuestro vecindario… solo podemos pedir que venga el Reino de Dios para que elimine todo el sufrimiento que vemos hoy día.

5) Levítico 24:20. La Ley de Jehová siempre ha sido justa. Dios es un Dios de justicia, y todo aquel que haga una acción contraria a ley que produzca un perjuicio será juzgado por la sabiduría y soberanía de Jehová. El Reino que Dios establecerá es un reino justo y así se ha demostrado con las directrices que se han dado en la antigüedad, que por un lado ha protegido a la víctima, ha evitado el deseo de venganza y ha prevenido que se cometan comportamientos antijurídicos por las consecuencias que tendrían.

6) Levítico 25:4. Vemos como Jehová estableció el mandato del descanso de la tierra. Lo mismo que hacen los agricultores hoy día con las diferentes técnicas que usan para darle descanso a la tierra y que recuperen su fertilidad. La sabiduría de Dios abarca todos los aspectos de nuestra vida y en toda la vida está impregnada su Palabra como Creador. A veces no nos paramos a pensar por el ritmo que nos somete esta sociedad actual, pero si lo hacemos, veremos en la naturaleza reflejada su Palabra la Biblia.

7) Levítico 25:10. En el año 50 se proclamaba la libertad en la tierra de todos sus habitantes. Jehová es un Dios de libertad, así lo mostró con la liberalización de la esclavitud de los israelitas. Y aunque la ley permitía convertirse en esclavos a aquellas personas que fueran pobres y no tuvieran lo necesario, esta esclavitud en modo de servidumbre tenía una duración determinada y luego serían libre con su familia. La sociedad hoy día nos esclaviza de muchos modos pero el Reino de Dios establecerá su libertad sobre todo su pueblo en una tierra convertida en un paraíso.

8) Levítico 25:13. “En este año del Jubileo, cada uno de ustedes debe recobrar su propiedad”. Hoy día podemos pensar que tenemos ciertas posesiones como nuestra casa pero realmente si paramos de pagar nos la pueden quitar. Nuestras posesiones no nos pertenecen, pero tampoco les pertenece a los gobiernos humanos como pasa hoy, le pertenecen a Dios, toda la tierra le pertenece a su Creador como en Israel. Qué felices seremos cuando Jehová traiga su reino y no tengamos este tipo de preocupaciones materiales sino que trabajemos con alegría con nuestra familia espiritual.

9) Levítico 25:18,19. Aún con el año del Jubileo, Jehová les aseguró que siguiendo sus estatutos y obedeciendo sus decisiones judiciales toda la tierra dará su fruto y vivirán seguros, comiendo hasta quedar satisfecho. No tendremos que preocuparnos de si llegamos o no a fin de mes, el viejo sistema habrá pasado, y estaremos viviendo en felicidad en un paraíso gobernado por el mejor gobernante de todos los tiempos.

10) Levítico 25:20,21. Evidentemente surgió un sentimiento de preocupación sobre qué iban a comer durante ese tiempo. Pero Jehová lo dejó muy claro, la tierra daría fruto, pero no solo para ese año, sino dará fruto para los siguientes tres años. No debemos sentir preocupación ni dudar en ningún momento por muy difíciles situaciones que vivamos, Jehová siempre ha proveído a su pueblo, y lo ha hecho en abundancia.

11) Levítico 25:25. Podemos entreleer de este versículo la ayuda que se tiene que dar la familia con aquellos miembros que son pobres o que pueden estar pasando por dificultades, debemos ayudar, apoyar y sostener al prójimo y a nuestra familia. El pueblo de Dios somos una gran familia espiritual y estamos todos para ayudarnos cuando sea necesario.

12) Levítico 25:35,36. Qué bonitas palabras encontramos en estos versículos sobre el amor, humildad y generosidad que tenemos que tener con aquel hermano nuestro que “se queda pobre y no tiene para mantenerse”. Tenemos que ayudar dentro de nuestras posibilidades a nuestra familia y hermanos que lo están pasando mal y tiene que ser de corazón como dice el versículo 36, sin cobrar ningún tipo de interés o sacando algún beneficio o ventaja en el futuro de él.

Cookies