Saltar al contenido

Busquemos perlas escondidas | Semana del 22 al 28 de Marzo 2021

Respuestas y comentarios a las perlas escondidas de esta semana del 22 al 28 de Marzo 2021 con la lectura semanal de Números 13 y 14.

La pregunta para esta semana es:

¿Qué contaron los espías al volver que debería haber fortalecido la fe de los israelitas?

Vídeo

“Esto es lo que le contaron a Moisés: “Entramos en la tierra a la que nos enviaste, y de veras rebosa de leche y miel, y este es su fruto”

Números 13:27

1) Todos los espías que fueron a ver la tierra de Canaán confirmaron lo que Jehová les dijo a los israelitas que les iba a dar en herencia, una tierra que emanara leche y miel en abundancia. Y así fue, así lo dijeron los espías. Una vez más se cumple lo que les dijo Jehová, cuya palabra nunca les falló.

2) Los espías confirmaron lo que Jehová había prometido a los israelitas. Josué y Caleb dieron un informe muy positivo y esperanzador por su fe en Dios. No como el resto de espías, que aún con todo lo que había hecho Jehová por Israel y que vieron que sus palabras también se cumplieron en este informe, fueron muy pesimistas en sus opciones para hacerse con esa tierra, y no confiaron en la palabra de Jehová que nunca les ha fallado.

3) Estos espías que no tuvieron fe no dieron un buen informe, hizo que el pueblo se entristeciera y fueran en contra de Jehová. Lo que le afectó mucho y causó su enfado. Aún con la poca o ninguna fe de estos espías, no se dieron cuenta que una vez más se estaba cumpliendo todo lo que Jehová había dicho, les iba dar una tierra abundante en leche y miel como dijeron en su informe que era.

Comentarios y respuestas adicionales a las perlas de la lectura de Números 13 y 14 sobre Jehová, el ministerio y demás aspectos relevantes.

1) Números 13:1,2. Jehová sabía lo que había en Canaán pero permitió que enviaran espías para que vieran por ellos mismos la tierra que iban a heredar y cómo se cumplen sus palabras nuevamente cuando les dijo que reboza leche y miel. Jehová lo sabe todo y su inmensa sabiduría no se compara con nada, aún así tiene la misericordia de enseñarnos y dejarnos aprender, lo que refleja su gran amor.

2) Números 13:3. Los espías que fueron mandados no eran personas cualquiera sino los jefes de cada tribu israelita y que por tanto, representan a su casa y la fe que la misma tiene. Hemos visto cuál es el desenlace y lo que ocurrió con la furia de Jehová por el mal informe. Queremos aprender de esto, que los cabezas de familia tenemos una gran responsabilidad en cuidar y fortalecer la fe de nuestra familia para que nunca demos un mal informe.

3) Números 13:17-19. Los diez espías que dieron un mal informe describieron la ciudad, no en los términos de Moisés sino en su valoración humana de lo que sintieron. Moisés le dio una serie de instrucciones sobre lo que tenían que ver y apreciar, y ellos hicieron un juicio de valor. A veces, inconscientemente, hacemos juicios de valor hacia nuestros hermanos según nuestra percepción humana imperfecta, pero esto no es lo que nos dice la Biblia, las instrucciones que se nos da es que amemos al prójimo, no que lo juzguemos.

4) Números 13:20. Moisés les dijo que tenían que ser valientes y traer algo de fruto de esa tierra. Así lo hicieron incluso los que dieron este mal informe atemorizados. Pese a todo lo que dijeron y que no podrían con ellos, fueron capaces de traer fruto de una tierra que según ellos devora a sus habitantes. Cuando se nos sobreviene una situación o problema, podemos sentirnos indefensos y vulnerables cuando realmente es muy posible que no sea para tanto, y en cualquier caso, si tenemos fe en Jehová, cosa que no tuvieron estos espías, no pasaremos por nada que no podamos soportar.

5) Números 13:27,28. Estos espías que dieron un mal informe dijeron que sí, que de verás reboza leche y miel. Pero ahí terminan y empiezan a darle importancia a todo lo malo, a todo lo que ellos pensaban que era malo y que no podrían con ello. Dieron más importancia a sus propias palabras basadas en su percepción del miedo que a las palabras de Jehová y su poder. Aprendemos que nuestra vida debe ser guiada por la Palabra de Dios la Biblia y no por la nuestra sobre lo que pensamos que debemos hacer o no.

6) Números 13:30,31. Josué y Caleb, los espías que si tuvieron fe en Jehová, intentaron apaciguar el mal informe que los otros diez habían dado e intentaron tranquilizar el pueblo y que confiaran en Jehová que tanto había hecho por ellos. Pero la mala influencia de los otros diez pudieron con Josué y Caleb. Estamos rodeados de malas influencias en este sistema, y es una influencia muy grande que suele predominar sobre todo lo bueno y como cristianos no debemos permitir que esta corriente malvada nos arrastre y nos haga perder nuestra fe.

7) Números 13:33. Los espías utilizan la palabra “parecíamos como saltamontes” en comparación con ellos. Todo esto lo está escuchando Jehová. ¿Nos imaginamos cómo se sintió? Acabó con el faraón de Egipto y todos sus dioses falsos con diez plagas y dividiendo un Mar entero y ahora estos espías los compara con un saltamontes. Desvaloraron y se olvidaron completamente de Jehová y de su poder, cosa que como cristianos nunca debemos permitir.

8) Números 14:1. Todo el pueblo levantó la voz, gritando y llorando toda la noche. Y todo ello por poner su confianza en las palabras de 10 personas imperfectas. Nos sentimos orgullos de la oportunidad que Jehová nos ha dado de pertenecer a su pueblo, y le agradecemos esta oportunidad siendo un pueblo fuerte y unido, y esto solo es posible con la fe fuerte de cada uno de nosotros.

9) Números 14:2,3. Las quejas del pueblo fueron a tal que hasta desearon morir antes de llegar a esa situación. Estaban vivos en ese momento y no estaban sufriendo ninguna clase de dolor, pero se imaginaron cosas que no ocurriría y perdieron la fe. El futuro nadie lo conoce salvo Dios, lo que tenga que llegar, llegará y lo afrontaremos como pueblo unido. No dejemos que nuestra imaginación fluya a cosas que no han ocurrido que puedan poner en peligro nuestra fe.

10) Números 14:4. ¡Nombremos a un líder y volvamos a Egipto! ¿A un líder? ¿Un líder mejor que Jehová? ¿Volver a Egipto donde eran esclavos? Cuando leemos este versículo nos duele ver el trato que este pueblo, el mismo pueblo de Dios le daba al mismísimo Jehová. Nosotros decimos que esto nunca nos pasará, pero no tenemos muchas diferencia con estos israelitas, son personas imperfectas como nosotros y por ello tenemos que tener muy presente siempre a Jehová en nuestras vidas para no pecar en fe en un momento de debilidad.

11) Números 14:10. El pueblo incluso habló de apedrearlos por tener fe en Dios. ¿Nos imaginamos eso y cómo se debieron sentir? Su mismo pueblo, su misma gente, la que tiene que tener la misma fe quieran apedrearlos porque perdieron la suya. Es muy triste pero en la realidad se nos persigue por nuestra fe o se nos ataca constantemente… hay hermanos que lo están pasando muy mal. Pero es justamente esta misma fe por la que se nos persigue, la que nos dará valor para superar las pruebas, porque Jehová está con nosotros.

12) Números 14:12-20. Jehová tenía toda la razón en que su furia cayera sobre este pueblo terco después de todo lo que habían pasado y como seguía su actitud ante Moisés, Aarón y estos dos espías fieles. Pero Moisés volvió a suplicar que los perdonara y así lo hizo, tal como pidió. Jehová cambió la destrucción que había dicho por un castigo a los que no pusieron fe. Una vez más, una gran demostración de misericordia y amor y de perdón.

13) Números 14:19. Moisés, tenía que soportar el peso de un pueblo que solo paraba de quejarse contra él y que incluso muchas veces querían lo peor para él. No se dio por rendido, ni bajó los brazos ni le dio la espalda al pueblo por muy cansado que pudiera estar de su actitud… siguió velando por ellos y clamando perdón por todas las ofensas que hacían contra Jehová y contra él mismo. Quizás algunos hermanos han tenido ofensas contra nosotros, pero de seguro que no tantas como le hicieron a Moisés y él los siguió perdonando, nosotros tenemos que imitar la misma humildad y amor de Moisés.

14) Números 14:30. De aquí aprendemos que no debemos guiarnos por lo que hacen todos sino en lo que dice la Biblia y fortalecer nuestra fe. No imitar cómo se comportan otras personas sino fomentar fe. Caleb y Josué la tuvieron y estos sí verían esta tierra prometida. Hagan lo que hagan las demás personas, como cristianos nuestro cometido es fortalecer nuestra fe en Jehová, solo así veremos la tierra que nos ha prometido a nosotros, a los que ponen fe en él.

15) Números 14:40-43. Tras la sentencia de Jehová, el pueblo estuvo muy triste y ahora sí querían retroceder en el tiempo y subieron a dónde tenían que ir. Pero Jehová ya no estaba con ellos y así lo dijo Moisés, aún así lo hicieron con un mal resultado. Aprendemos que como cristianos sabemos lo que dice la Biblia y también nos dice que el tiempo señalado está cerca, no perdamos el tiempo en otras cosas de poca importancia, porque quizás, cuando nos demos cuenta y queramos rectificar, ya será tarde para volver a atrás. No perdamos el tiempo y dediquémonos al 100% de nosotros a la obra y voluntad de Jehová.

Cookies