Saltar al contenido

Busquemos perlas escondidas | Semana del 22 al 28 de Febrero 2021

Respuestas y comentarios a las perlas escondidas de esta semana del 22 al 28 de Febrero 2021 con la lectura semanal de la Biblia de Números y su continuación con los capítulos 5 y 6. La pregunta de esta semana es:

¿Cómo pudo Sansón tocar los cuerpos de las personas que había matado y seguir siendo nazareo?

Vídeo

“No debe acercarse a un muerto mientras esté separado para Jehová. Aun si muriera su padre, su madre, su hermano o su hermana, él no debe contaminarse, ya que tiene sobre la cabeza la señal de su nazareato para su Dios.”

Números 6:6,7

1) Existían dos tipos de nazareos, hombres y mujeres podían ofrecerse voluntariamente durante un cierto periodo para ser nazareos de Dios y la segunda forma, es que sea Dios quien elija a una persona como nazarea y este fue el caso de Sansón, que antes incluso de nacer, un ángel de Dios le dijo a su madre que el propósito de Sansón será el de ser nazareo. Sansón no hizo ningún voto voluntario sino que sin elección fue elegido directamente por Dios para toda la vida y por ello, las restricciones que tenían a quiénes hacían de forma voluntaria este voto especial de nazareo eran diferentes para aquellos que no tuvieron elección como Sansón, por lo que, la restricción de no tocar cadáveres no le era aplicable, además, su nazareato sería de por vida.

Comentarios adiciones sobre las perlas de esta semana sobre Jehová, el ministerio y demás aspectos importantes y relevantes.

1) Números 5:1-4. Todo lo que estaba contaminado tenía que permanecer fuera del campamento. Aprendemos que nosotros tenemos que alejarnos de todo aquello que nos puede corromper y que podamos infectar al resto de nuestros hermanos. Si nos mantenemos limpios, no seremos una piedra de tropiezo para otros hermanos y contribuiremos a la limpieza espiritual de la congregación.

2) Números 5:1-4. El campamento tenía que mantenerse puro y todo lo que pudiera contaminarlo tenía que permanecer fuera del campamento. De igual forma, nosotros mejor que nadie conocemos a nuestros hermanos y sabemos porqué situaciones más o menos pasan o están pasando y sabemos qué temas pueden ser sensibles. Si sabemos de ello, tenemos que evitar sacar cierto tema o hablar de nosotros en cierto tema que le pueda afectar a nuestro hermano por su situación personal… si tenemos esta consciencia compasiva y comprensible con la situación de nuestros hermanos sobre un tema en particular lo evitaremos y mantendremos alejadas conversaciones que pueden contaminar la espiritualidad de nuestro hermano.

3) Números 5:5-7. Somos cristianos, somos fieles y leales a la Palabra de Dios la Biblia. La estudiamos todas las semanas, todos los días y en mayor o menor grado, tenemos un conocimiento considerable de las Escrituras. Es por ello, que no necesitamos que nadie nos diga que hemos hecho algo mal, en primer lugar, porque nosotros mejor que nadie sabemos lo que hemos hecho y lo que nos ha impulsado a hacer tal cosa, y si esa cosa está en contra de lo que dice la Biblia. Así que como cristianos con conocimiento de la Biblia que somos, reconoceremos nuestro error, reflexionaremos sobre ello y nos arrepentiremos, confesando lo que tengamos que confesar y los cambios que implique para nosotros.

4) Números 5:8. Todas las acciones tienen una reacción. Como todo en la vida podemos tomar buenas y malas decisiones, y en todas, habrá partes que verán sus efectos. En caso de que hayamos hecho una mala acción o hayamos actuado de forma incorrecta, de forma no amorosa o no cristiana, tenemos que reconocer nuestra culpa y subsanar nuestras acciones, primero con Dios por no imitar las cualidades cristianas de la Biblia, con nosotros mismos y compensando a la parte que ha visto las consecuencias de nuestro mal comportamiento, como un familiar, un hermano o un amigo.

5) Números 5:18,19. En estos versículos podemos leer lo que ocurría cuando existía una posible infidelidad en el matrimonio o cuando existieran celos o duda sobre la fidelidad del matrimonio. Y notamos esta frase: “agua amarga que provoca una maldición” y si vemos el versículo 24 dice que esta maldición provocará amargura. Nuestra integridad física como cristianos es fundamental, el matrimonio es una unión sagrada que estableció Dios y que contraemos ante sus ojos. Cualquier secreto oculto de algún cónyuge hacia el otro solo producirá dolor, amargura y provocará que su relación se deteriore hasta un punto que puede no haber retorno. Como matrimonios cristianos tenemos la responsabilidad de ser sinceros y que nunca se pierda el respeto entre los cónyuges ni la confianza, los problemas que puedan surgir se solucionan entre ambos, y no por cuenta de uno.

6) Números 5:29-31 y en general muchos versículos anteriores. Podemos extraer una importante lección para todos los matrimonios. Cuando estudiamos esta “ley en caso de celos” podemos ver el dolor que trae tanto al esposo como la esposa. ¿Por qué? Porque existe desconfianza, la relación de este matrimonio ya no es lo que era. Y eso nos enseña a mantener una buena comunicación en nuestro matrimonio: hablar las cosas, de todo tipo, lo que nos gusta y lo que nos molesta, si así se hace, se pueden cambiar cosas. Si no tenemos una buena comunicación, la confianza en el matrimonio se irá perdiendo hasta que se produzca una falta de respeto, y puede ser muy grave, derivando en un pecado muy importante.

7) Números 6:1-7. En estos versículos leemos las tres restricciones del voto especial que hacían hombres y mujeres que se dedicaban voluntariamente a ser nazareos durante un periodo de tiempo determinado. Para aquella época son restricciones y cambios muy importantes en sus vidas. Cambios muy importantes son también los que hacemos todos los cristianos cuando nos dedicamos y bautizamos, en algunas casos, cambiando radicalmente nuestras vidas con nuestro modelo anterior. No obstante, nuestra dedicación es por tiempo indefinido, por lo que los cambios no terminan en el día más importante de nuestra vida, sino que los seguimos haciendo todos los días para ser mejores cristianos, para cultivar e imitar las cualidades bíblicas, para seguir con nuestra adoración pura.

8) Números 6:8,9. Los nazareos se distinguían de los demás por llevar el cabello largo en el caso de los hombres, que no era natural en ellos y reflejaba su sumisión a Dios como la mujer en la congregación cristiana como explicó Pablo. A nosotros también se nos distingue de los demás y muchas personas sin decirlo saben que somos testigos de Jehová, el caso más claro es el ministerio puerta por puerta antes de esta pandemia, se nos reconocía a la distancia. Y esto es, porque nuestro servicio a Dios implica alabar y honrar el nombre de Dios, desde nuestra forma de vestir, de hablar hasta nuestro comportamiento. Somos verdaderos cristianos fieles y leales cuando se nos distingue por nuestros valores bíblicos.

9) Números 6:21. Si estaba dentro de sus posibilidades se podía ofrecer una ofrenda mayor que la que exige su nazareato. ¿Qué nos recuerda esto? Todos somos cristianos fieles y leales dedicados a Dios desde el momento de nuestro bautismo y dedicación, pero esto no termina aquí… todo lo contrario, es ahora cuando empieza nuestra andadura por el camino que conlleva a la que realmente es vida. Es por ello, que dentro de las posibilidades particulares de cada cristiano, de cada uno de nuestros hermanos, de nosotros mismos, siempre tenemos que dar según nuestras posibilidades, y si podemos dar más de lo que estamos haciendo ahora mismo en nuestro servicio a Dios, así nos esforzaremos por hacerlo.

Cookies