Saltar al contenido

Busquemos perlas escondidas | Semana del 15 al 21 de Marzo 2021

Respuestas y comentarios a las perlas escondidas de esta semana del 15 al 21 de Marzo con la lectura semanal de Números y los capítulos 11 y 12. La pregunta de esta semana es:

¿Por qué podemos decir que el aspecto y el sabor del maná demuestran que Jehová es bueno?

Vídeo

“Por cierto, el maná era como la semilla de cilantro y se parecía al bedelio. El pueblo salía a recogerlo y lo molía en molinos de mano o lo machacaba en un mortero. Luego lo hervían en ollas o hacían panes redondos con él, y sabía como una galleta dulce con aceite”

Números 11:7,8

Jehová no le dio de comer cualquier cosa a los israelitas ni lo primero que se le ocurrió, les proporcionó maná. Tiene una forma parecida a una perla, lo que demuestra que amaba a su pueblo, los cuidaba y valoraba mucho. El maná era blanco como la semilla de cilantro como leímos en el texto y con este aspecto del bedelio. No solo su aspecto es lo destacable, sino que su sabor es como la de una torta dulce con aceite. Jehová le proporcionó un buen alimento en abundancia demostrando su bondad y lo bueno que es.

Comentarios y respuestas adicionales a las perlas de esta semana sobre Jehová, el ministerio y otros temas en la lectura bíblica de esta semana de Números 11 y 12.

1) Números 11:1. A Jehová no le gustan las quejas con amargura. Los israelitas, después de todo lo que Jehová había hecho por ellos, seguían quejándose injustificadamente. Todos nos quejamos alguna vez, no siempre es nuestro mejor momento, pero quejarnos constantemente, con amargura, sin ningún tipo de causa, sin valorar todo lo que tenemos solo viendo lo malo, no le gusta a Jehová y no es propio de su pueblo. No podemos ser cristianos quejumbrosos como vimos en los Tesoros.

2) Números 11:2. Moisés rogó a Jehová y entonces el fuego se apagó. Nos podemos ver en situaciones difíciles y como humanos imperfectos, debido a la presión que sentimos puede que nos arrastre esa corriente de problemas y nuestra actitud no siempre sea la mejor que deba tener un cristiano de Dios, es por ello que tenemos que orar y rogar a Jehová. Así, por un lado nos perdonará y por otro nos ayudará a sobreponernos.

3) Números 11:4. Notamos que la multitud extranjera, personas que no eran israelitas pero que estaban con ellas también empezaron a quejarse y divulgar sus deseos egoístas. ¿Qué aprendemos de esto? Las personas que no tienen nuestras mismas creencias nos dirán porqué hacemos una cosa u otro, o porqué no podemos hacer tal cosa, y serán muy insistentes. No dejemos que los deseos egoístas del mundo nos empiecen a afectar y nos lleve a quejarnos por nuestra vida limpia que llevamos.

4) Números 11:5. Vemos los clamores de los israelitas, dijeron: pescado, pepinos, sandías, puerros, cebollas y ajos, y que eran gratis. Pero sabemos que no fueron gratis, fueron a cambio de esclavitud. De esto aprendemos que es muy fácil olvidarnos de lo malo de nuestro pasado y quejarnos por nuestra situación presente, la cuál es mucho mejor que el pasado. Aprendamos a valorar todo lo bueno y mucho que tenemos hoy que nos da Jehová porque lo malo se olvida rápidamente.

5) Números 11:6. “Nos estamos quedando sin fuerzas” y “lo único que vemos es este maná”. Por si fuera poco, muchas personas desearían tener ese maná y las fuerzas es un estado psicológico, porque Jehová siempre nos da las fuerzas para superar todas las pruebas que se nos presente, también nos ha dado el descanso para reponer estas fuerzas. Los israelitas se quejaron sin causa alguna y se olvidaron de valorar lo que tenían, que era muy preciado, no hagamos nosotros lo mismo.

6) Números 11:10. Jehová se enojó mucho con las quejas continuas y Moisés estaba muy disgustado. Hermanos, tenemos todo lo necesario que se puede tener en esta vida, que es esto mismo, la vida. La vida que nos ha dado Dios, todo lo demás es pasajero y ya vendrá si tenemos confianza en que Jehová de verdad que nos cuida y nos protege, no nos quejemos por cosas materiales y sigamos fortaleciendo nuestra confianza en Dios.

7) Números 11:11-15. A Moisés le afectó mucho las continuas quejas de los israelitas hasta el punto que le pidió morir a Jehová. Nuestras quejas continuas pueden matar a nuestra congregación, la divide, la destruye, la convierte en una presa fácil para Satanás. Debilita la fe de todos los hermanos y esto es muy peligroso pudiendo sentirnos como Moisés. El mundo ya nos pone suficientes trampas, no le ayudemos a ponernos más. Seamos una congregación unida limpia de quejas donde se fortalezca nuestra fe.

8) Números 11:16,17. Moisés no podía soportarlo más, no podía llevar la carga él solo de un pueblo que solo empezaba a quejarse. El pueblo de Dios hoy día tiene grandes cargas también y mucho trabajo, es por eso, que son muchos los hermanos responsables de la delantera de la congregación para repartir la carga de trabajo. Al igual que ellos se reparten las cargas, podemos hacer lo mismo nosotros con nuestros hermanos, cada uno de nosotros llevamos muchas cargas encima. No obstante, si hablamos de ellas con nuestros hermanos es posible que aliviemos nuestra carga e incluso nos ayuden a que desaparezca porque el pueblo de Dios se ayuda unos a otros.

9) Números 11:21,23. Moisés llegó a una situación límite hasta el punto que le dijo que cómo sería eso posible, a lo que Jehová le respondió. ¿Acaso hay límites para la mano de Jehová?. Puede que pensemos que nuestra fe es muy robusta y que nunca diremos nada que ponga en duda a Jehová, pero este mundo es muy malvado y si en algún momento nos ocurre esto, puede que no sintamos profundamente defraudados con nosotros mismos, pero veamos cómo reacciono Jehová con Moisés. Fue comprensivo y misericordioso con Moisés, con nosotros también lo será.

10) Números 11:31,32. En estos versículos vemos una vez más la gran demostración de poder y sabiduría de Jehová. Hasta el punto que daba igual como dijo Moisés anteriormente que estaba rodeado de un pueblo de 600.000 hombres. Todo el pueblo estuvo 2 días de pie recogiendo los 45 centímetros de codornices, nadie recogió menos de 10. Jehová siempre mantiene alimentado a su pueblo, da igual cuántos sean ni las circunstancias que pasen. Con la gran tribulación final que ponga fin a este sistema podemos estar seguros de que su pueblo también tendrá todo lo que necesita.

11) Números 11:33,34. Cuando Jehová proporcionó estas codornices se volvió a enojar con el pueblo, dando muerte a muchos hombres. ¿Por qué? Porque demostraron que solo tenían deseos egoístas. ¿Cómo podemos asimilarlo con nosotros ahora? Muchas veces podemos quejarnos de lo que tenemos, pero… si reflexionamos y lo comparamos con otros hermanos de otros países, más necesitados y en peor situación que el nuestro, ¿realmente tenemos poco? El querer más y más puede hacer que no valoremos lo mucho que tenemos y eso nos puede convertir en egoístas.

12) Números 12:11. Aarón y Miriam cuestionaron ciertas cosas que no debían sobre Moisés, luego de ver la sentencia de Jehová ellos dijeron que lo que habían hecho ha sido de tontos. Sacamos una lección de esto, y es que hay muchas cosas que no tenemos ni derecho ni autoridad para juzgar. Somos cristianos de Dios y tenemos que concentrarnos en nuestra adoración pura sirviendo a Jehová de las formas que podemos, no ser tontos y cuestionar aspectos que no tenemos porqué hacer.

13) Números 12:14,15. Sabemos que hay muchos tipos de pecados y algunos de ellos implican la expulsión de la congregación cristiana, si alguna vez se da un caso como éste sabemos que el cristiano tiene que comenzar un periodo de reflexión y arrepentimiento con Jehová y consigo mismo. Pero el pueblo de Dios, como el campamento, no se desmontará y se irá, sino que estará ahí esperando a que sea el momento para recibir nuevamente a su hermano que se había extraviado. Jehová es amor y todo misericordioso para perdonar como lo es todo su pueblo.

Cookies