Saltar al contenido

Busquemos perlas escondidas | Semana del 1 al 7 de Marzo 2021

Respuestas y comentarios para las perlas escondidas de esta semana del 1 al 7 de Marzo de 202 con la lectura semana de Números 7,8 y la pregunta:

¿Cómo consideraba Jehová a los primogénitos varones de Israel?

Vídeo

“Porque todos los primogénitos de entre los israelitas son míos, tanto hombres como animales. Los santifiqué para mí el día en el que maté a todos los primogénitos que había en la tierra de Egipto.”

Números 8:17

1) Todos los primogénitos varones de Israel le pertenecían a Dios tras su liberación de Egipto con la muerte de aquellos primogénitos y como cumplimiento del pacto abrahámico con Israel como nación primogénita escogida representada por los cabezas de las diversas casas que son los hijos primogénitos de los israelitas. Todos los primogénitos fueron dedicados a Dios.

2) Todos los primogénitos fueron dedicados a Dios y tenían que ser redimidos en el santuario. Todos los primogénitos de Israel eran santos para Jehová ya que había librado de la muerte a los primogénitos cuando se celebró la Pascua en Egipto. Israel era una nación santa y ciertos israelitas eran santos de manera especial como el sumo sacerdote y los sacerdotes, los profetas y escritores bíblicos, mujeres santas por ser fieles a Dios, soldados de las guerras de Jehová o los nazareos por ejemplo.

Comentarios y respuestas adicionales sobre las perlas de esta semana de Números 7 y 8 sobre Jehová, el ministerio o demás aspectos importantes y relevantes.

1) Números 7:5. Jehová siempre piensa en su pueblo y una forma en la que lo demuestra es que siempre les proporciona y provee de lo necesario para que puedan realizar sus tareas, asignaciones y responsabilidades. A los siervos de Dios nunca les falta nada para efectuar su obra y su voluntad, y esto nos da mucha confianza porque por muy mal que pueda estar la sociedad actual, siempre contaremos con lo necesario para nuestro servicio a Jehová.

2) Números 7:9. De este versículo podemos extraer una lección. Y es que, aunque no tengamos responsabilidades o asignaciones concretas en las congregaciones o en el circuito, tal como los hijos de Cohat realizaban una importante labor al servicio del lugar santo cargando sobre sus hombros las cosas santas, todos y cada uno de nosotros, como siervos de Dios, cargamos sobre nuestros hombros la unidad y el amor del pueblo de Dios, sin nuestras cualidades que imitamos de la Biblia no sería posible, por lo que tenemos grandes responsabilidades aunque no sean asignadas públicamente.

3) Números 7:10,11. Notamos que son los jefes de Israel los que presentaron su ofrenda de inauguración del altar. Nos muestra la humildad de estos jefes que sin importar la posición que pudiesen ocupar fueron ellos personalmente según lo establecido quiénes ofrecieron las ofrendas y cómo veremos en los siguientes versículos, no fue una ofrenda simbólica sino que fueron muy humildes, generosos y dadores alegres para con la inauguración del altar, bondad y humildad que debemos imitar.

4) Números 7:84-88. Las dimensiones de la ofrenda total que ofrecieron todos los jefes fue muy grande, no se escatimó en nada y fue una ofrenda generosa. De igual manera, la generosidad es una cualidad que imitamos y cultivamos los siervos de Dios y ella se reflejará en lo que demos de nosotros mismos en cualquier ámbito a la voluntad de Dios y a su obra ministerial.

5) Números 8:2. Jehová le dijo a Aarón que las siete lámparas tenían que alumbrar a la zona enfrente del candelabro. No solo una sino las siete. Extrapolando ese versículo a la realidad y a las tentaciones que hoy existen, como cristianos tenemos la obligación de alumbrar el camino que lleva a la vida, pero no solo con una lámpara mientras las demás están orientadas a diferentes deseos y placeres de este mundo, sino que debemos enfocar toda nuestra atención, toda nuestra luz a lo que realmente importa siguiendo las instrucciones que nos dejó Jehová por la biblia sin que existan distracciones que nos puedan alejar a una zona oscura.

6) Números 8:4. El candelabro se hizo de acuerdo con la visión de Jehová, de hecho, si nos trasladamos a la referencia de este versículo a Éxodo 25:9, no solo el candelabro sino que el tabernáculo y todos sus objetos se hicieron exactamente al modelo que Jehová le mostró a Moisés. Este mundo nos enseñará diferentes modelos de conducta que quiere que imitemos para moldear nuestras vidas a su semejanza, pero al igual que con el tabernáculo y sus utensilios, Jehová nos dejó un modelo humano perfecto al que debemos imitar.

7) Números 8:7. Entre las cosas que tenían que hacer para purificarse se encontraba afeitarse todo el cuerpo con una navaja, lavar su ropa y purificarse. Esto era un mandato y procedimiento para la purificación de los levitas. Pero también aplica para nosotros hoy día, no tanto en el sentido de purificar nuestros pecados, pero si en el sentido de alabar y honrar el nombre de Dios como queremos hacer siempre, y un aspecto importante es nuestra higiene personal y nuestra manera de vestir ropa limpia, nuestra apariencia personal debe estar de acorde con los principios bíblicos y no que rinda obediencia a las modas mundanas de este sistema.

8) Números 8:14,16. Jehová al que le pertenecía todos los primogénitos decidió separar para él a los levitas que realizarían un servicio sagrado muy importante en el tabernáculo. Igualmente las responsabilidades, asignaciones o tareas que tengamos que realizar en las congregaciones o en otro ámbito de nuestro servicio a Dios son muy importantes para el servicio a todo el pueblo de Dios, si pensamos que una es más importante que otra, nos estaríamos equivocando, Jehová nos ha cogido a nosotros para desempeñar esa tarea y tenemos que hacerlo al servicio de su pueblo como él quiere.

9) Números 8:21,22. Los levitas se preparaban para su servicio sagrado. Nosotros también lo hacemos hoy día con el bautismo, no es una limpieza de nuestros pecados, pero si es una limpieza de nuestra antigua personalidad por la nueva personalidad cristiana con una conciencia limpia basada en nuestra fe en el sacrificio de Jesús y nuestra dedicación pública delante de Jehová y de todos nuestros hermanos. Nos preparamos haciendo los cambios oportunos para dedicarnos al servicio sagrado de Dios y eso nunca debe cambiar, nuestra personalidad y conciencia siempre debe estar limpia y nos puede ayudar imitar la santidad con la que los levitas realizaban sus tareas.

Cookies