Saltar al contenido

Busquemos Perlas Escondidas – 9 al 15 de Noviembre

Busquemos Perlas Escondidas para la semana del 9 al 15 de Noviembre del libro de Levítico los capítulos del 1 al 3.

¿Por qué tenían los israelitas que presentar sal con todas las ofrendas?

“Todas las ofrendas de grano que hagas deben sazonarse con sal. No permitas que a ninguna de tus ofrendas de grano le falte la sal del pacto de tu Dios. Siempre que hagas una ofrenda, ofrecerás sal.”

Levítico 2:13

La Sal en la antigüedad y no hace muchos años se usaba principalmente como conservante, de hecho, fue denominada como la nevera de Europa; era fundamental para que los alimentos se conservaran en buen estado ya que aún no existían las neveras. Es por tanto, que sea probable que Jehová exigiera las ofrendas con sal para que estuvieran en buen estado, sin deterioro ni corrupción, tal como su adoración merece.

¿Por qué los israelitas nunca debían comer grasa, y qué lección aprendemos?

“Este es un estatuto permanente para todas sus generaciones dondequiera que vivan: nunca deben comer ni grasa ni sangre’”

Levítico 3:17

1) Aprendemos que los israelitas respetaban a Jehová y lo tenían en primer lugar en sus vidas. Tanto la sangre como la grasa pertenecían a Dios. La sangre por la vida que solo la puede dar Jehová y la grasa se consideraba la parte más sobrada del animal y por tanto la más importante, el no comer esta parte del animal reconocían que lo mejor le pertenece a Dios.

2) A diferencia con la sangre, que solo le pertenece a Jehová, es el único que pueda dar la vida. La grasa se podía utilizar para otros propósitos según cómo se obtuviera pero nunca como alimento ya que suponía una usurpación de los derechos de Jehová y era castigado con la pena de muerte.

Comentarios adicionales sobre la lectura semanal de Levítico 1 al 3 sobre Jehová, el ministerio y demás lecciones de interés e importancia.

1) Levítico 1:2. Jehová dio directrices precisas sobre cómo debían ser las ofrendas y qué era lo que se podía ofrecer como ofrenda quemada para que fuera aceptada según lo que merece Dios. De la misma forma, aunque hoy día no tenemos que hacer este tipo de ofrendas, si tenemos que hacer la voluntad de Dios tal como la Biblia nos dice y siguiendo las instrucciones y consejos del cuerpo gobernante.

2) Levítico 1:3. Leemos que se deberá presentar de forma voluntaria. Y es que todo lo que hacemos y damos a Jehová tiene que ser de corazón, no de forma obligada o interesada para tener una u otra responsabilidad. Esto aplica a todo nuestro servicio a Dios en las congregaciones y con nuestros hermanos. Jehová lee nuestros corazones y mente, nuestra dedicación y servicio a Dios ha de ser puro, voluntario, desinteresado y de corazón alegre.

3) Levítico 1:9. El tabernáculo estaba diseñado con una fuente con agua para que limpiaran las ofrendas a presentar y se lavaran antes de entrar a presentar la ofrenda. La limpieza era fundamental, y no entraba nada sucio al interior de la tienda de Jehová. Lo que aprendemos que nuestra adoración a Dios también tiene que ser limpia, tanto en nuestro aspecto físico como espiritualmente hablando.

4) Levítico 1:10. Los israelitas podían ofrecer diferentes ofrendas, siempre que fueran voluntarias y dentro de lo permitido por Dios todo estuviera en buen estado y en el caso de animales, que estuvieran sanos. Aprendemos que tenemos que dar lo mejor de nosotros a Jehová y su ministerio, no el tiempo que nos sobra o las energías que nos sobran, tenemos que hacer un esfuerzo por siempre dar lo mejor de nosotros y hacer sacrificios por ofrecer cada día más y mejor de nosotros.

5) Levítico 1:13. Cuando los sacerdotes prepararan la ofrenda, tanto la sangre y el sebo o grasa, ésta al quemarse en el altar de la ofrenda quemada, producía un aroma muy agradable a Jehová. Él nos conoce y conoce nuestros sentimientos, cuando Dios ve en nosotros que nos esforzamos, estudiamos la Biblia y nos mantenemos firmes frente pruebas y leales en su adoración, producimos también un aroma muy agradable a Jehová.

6) Levítico 2:1. Jehová permitió diferentes tipos de ofrendas según las condiciones de los israelitas y los aceptaba de igual forma y todos ellos generaban este aroma agradable a Dios. Las circunstancias de nuestros hermanos, tanto de salud como económicas les permite una adoración a Jehová según sus condiciones, virtudes o limitaciones… el esfuerzo que hace cada uno dada estas circunstancias personales, todas generan este aroma agradable y Jehová agradece el esfuerzo que hacen todos nuestros hermanos y hermanas.

7) Levítico 2:5. En el caso de la ofrenda de grano preparada sobre una plancha, ésta debía ser sin levadura. Todas las ofrendas que eran aceptadas por Jehová tenían que ser puras, en buen estado y de buena calidad. Nuestra preparación para las reuniones de servicio o del ministerio del campo también tiene que ser de calidad, así estaremos honrando a Jehová.

Cookies