Saltar al contenido

Busquemos perlas escondidas | 28 diciembre al 3 de enero

Respuestas y comentarios adicionales para busquemos perlas escondidas para la semana del 28 de diciembre de 2020 al 3 de enero de 2021 con los capítulos 16 y 17 de Levítico.

¿En qué sentido el cabrito para Azazel representó el sacrificio de Jesús?

Contexto importante para comprender y entender el sacrificio a Azazel:

En primer lugar, la traducción más popular de la palabra Azazel es: “macho cabrío que desaparece”. ¿Qué quiere decir esto? En el Día de la Expiación, el sumo sacerdote que preparaba la ofrenda delante del Arca del Pacto, es decir, delante de la presencia De Dios para un perdón de los pecados que habían cometidos todos y todo el pueblo. El sumo sacerdote tenía que ofrecer dos machos cabríos (cabritos). Entre estos dos, se echaba a suerte quién de los dos era sacrificado mientras que el otro permanecía vivo y era enviado al desierto. ¿Qué tiene que ver esto con Jesús?. Uno de los cabritos, el sacrificado se designaba para Jehová y el otro para Azazel, este último permanecía vivo delante de la presencia de Jehová para hacer expiación por él, y luego era enviado al desierto. Sabemos de la santidad de la sangre, en la sangre se encuentra la vida que solo puede dar Dios y es por ello que es sagrada para todos los cristianos.

Pues, el macho cabrío sacrificado, su sangre le confería una facultad expiatoria, es decir, de perdón por los pecados al macho cabrío de Azazel, el valor de la sangre, de la vida del sacrificado se transmitía al que permanecía vivo y que era para Azazel.

Este macho cabrio no era sacrificado pero llevaba sobre él, el mérito expiatorio, el valor de la vida que procedía del otro animal y así lo aceptaba este macho cabrío que permanecía con vida al estar delante de la presencia de Jehová cuando ocurría este procedimiento. Este macho cabrío enviado a Azazel por un hombre preparado para ello se le enviaba al desierto donde se perdía y con él, los pecados del pueblo de todo el año, que desaparecían en dicho desierto. Estos dos animales se le consideraba como una sola ofrenda por el pecado.

De estas maneras, el macho cabrío para Azazel representó el sacrificio de Jesús. Jesús, cuya sangre como vida humana perfecta y que vivió lealmente siempre a Dios, tiene mucho más valor que la sangre de todos los animales que habían sido sacrificados hasta entonces. Jesús fue víctima expiatoria por los pecados de la humanidad, Jesús cargó con todas nuestras dolencias, transgresión, pecados y se los llevó, cargó con el pecado de todos los que ejercen fe en el valor de su sacrificio, del Rescate.

“Pero el cabrito que tocó en suerte para Azazel debe llevarse vivo delante de Jehová para hacer la expiación sobre él, a fin de que pueda ser enviado para Azazel al desierto.”

Levítico 16:10

1) El macho cabrío para Azazel representó el sacrificio de Jesús en el sentido de que fue víctima expiatoria con un valor mucho más grande como humano perfecto e Hijo de Dios que vivió siempre en lealtad a su padre y cuyo sacrificio fue el medio por el que cargó con todos los pecados de la humanidad y se los llevó dando la posibilidad del Rescate de esta tendencia pecaminosa a todos los que pusieran fe en el valor de su sacrificio.

¿Por qué no aceptamos transfusiones de sangre?

“Si algún hombre de la casa de Israel o algún extranjero que vive entre ustedes come sangre de cualquier clase, de seguro me enfrentaré al que coma sangre y lo eliminaré de entre su pueblo.  Porque la vida de la carne está en la sangre, y yo mismo la he puesto sobre el altar para ustedes, para hacer expiación por ustedes, porque la sangre es lo que hace expiación mediante la vida que hay en ella.”

Levítico 17:10,11

1) Como hemos visto con la pregunta anterior, el valor de la sangre es sagrado, en ella se contiene la valiosa vida de la que disponemos y disponen todos los seres vivos y que solo puede dar Jehová, por lo que solo le pertenece a él y no a los hombres.

2) Los cristianos verdaderos con fe profunda en Dios y en su palabra comprendemos el gran valor de la sangre que quizás difiere del valor que le conceden muchas personas. No obstante, somos conscientes de todo lo que representa y siempre nos mantendremos firmes en el mandato bíblico aún en situaciones donde corran peligro vidas.

Comentarios adicionales sobre los capítulos 16 y 17 de Levítico sobre Jehová, el ministerio y demás aspectos relevantes.

1) Levítico 16:4. Nuestros lugares de reunión, las congregaciones también son santos y por ello debemos vestir con las prendas santas que den alabanza y honra a Jehová. El ministerio también lo es, y nuestra vestimenta debe adaptarse a ello. Pero es que toda nuestra vida es santa desde que hemos prometido dedicarla a Dios, es por ello, que nuestra forma de vestir todos los días debe ser la correcta, sin influenciarnos por las modas de este sistema.

2) Levítico 16:6. Nuestra oración es como aquel incienso bien preparado que causaba un gran aroma agradable a Jehová. Es el medio que tenemos para comunicarnos con él, para todo lo que necesitemos y para pedir perdón por nuestras faltas. Por lo que las oraciones tienen que estar bien preparadas y efectuarlas con respeto para que generen este aroma agradable, y para ello, no solo pidamos un perdón por nuestras faltas sino también por las de nuestra familia.

3) Levítico 16:10. El macho cabrío enviado a Azazel se mantenía vivo delante de la presencia de Dios como símbolo de aceptación de este mérito expiatorio del macho cabrío sacrificado. Los cristianos fieles de Dios somos testigos del sacrificio de Jesús como víctima expiatoria y por ello demostramos una fe profunda en el Rescate que dio por toda la humanidad y lo anunciamos en nuestras buenas nuevas a todas las personas.

4) Levítico 16:13. Este incienso bien preparado provocaba una nube que protegía el Arca y el compartimiento donde se encontraba el sumo sacerdote. Salmo 141:2 dice que nuestras oraciones tienen que ser como este incienso, y es que ellas, nos brindan protección, por ejemplo en el ministerio, por medio de la oración pedimos espíritu santo para que nos proteja y nos ayude a lo que estamos a punto de enfrentarnos. Las oraciones que hacemos tienen que estar bien preparadas como este incienso.

5) Levítico 16:22. El Día de Expiación se celebraba los días 10 de Tisri del año sagrado, y suponía la expiación de todos los pecados del pueblo. Hoy día, viven muchas más personas y con muchos más pecados, y todos esos pecados los carga Jesús con el sacrificio que ha hecho por toda la humanidad que pone fe en el Rescate y en la Palabra de Dios, esto refleja una gran muestra de amor por parte de Jehová.

6) Levítico 16:23. Aarón para el Día de la Expiación se tenía que cambiar de vestimenta y ponerse las prendas sagradas. Estas prendas eran diferentes a las que usaba para su función de sacerdote con otras ofrendas por el pecado. Al igual que Aarón, tenemos que respetar nuestro servicio a Dios y elegir aquellas prendas adecuadas para cada una de las facetas de nuestro servicio a Dios, así reflejaremos respeto y humildad hacia su Obra.

7) Levítico 17:3,4. En estos versículos vemos la importancia del valor de la sangre, la cual conocemos los cristianos, la vida es por medio de ella, y solo Jehová puede decidir sobre ella. Eso es así tal que esta persona sería eliminada de entre su pueblo. Los cristianos respetamos la vida, y no tenemos la potestad para decidir o juzgar sobre ella, solo Jehová puede.

8) Levítico 17:12. El mandato que se da es claro y directo: “ningún hombre debe comer sangre”. En la sangre se encuentra la vida del animal que solo ha podido dar Dios. Los cristianos respetamos la santidad de la sangre, y nuestras comidas y alimentación están libres de ella.

9) Levítico 17:13. Si un hombre cogía un animal que se pudiera comer, primero tenía que derramar toda su sangre y cubrirla con polvo. La cocción que tenemos que hacer sobre los alimentos que ingerimos tiene que ser la correcta, ya que no puede quedar ni un rastro de sangre en nuestras comidas.

Cookies