Saltar al contenido

Busquemos Perlas Escondidas – 23 al 29 de Noviembre

Según una tradición judía, ¿cuál es el origen del fuego del altar, pero qué dice la Biblia?

El fuego se mantendrá constantemente encendido en el altar. No debe apagarse.

Levítico 6:13

1) La tradición judía dice que el fuego fue iniciado por Jehová en un principio, de manera milagrosa. Sin embargo, esto no tiene apoyo bíblico, ya que en las Escrituras leemos que Dios ordenó a los hijos de Aarón que tenían que poner leña y hacer el fuego antes de poner una ofrenda en el altar. Así ocurrió en los sacrificios de la instalación del sacerdocio aarónico, una vez los hijos de Aarón había prendido este fuego y puesta la ofrenda, es cuando la nube de Jehová de la que probablemente provenía el otro tipo de fuego que habla la tradición judía, surgió y consumió su ofrenda. Por lo que vemos que el fuego inicial no venía de parte De Dios, sino fue el fuego posterior que consumió la ofrenda que era para Él y los trozos grasos. Luego, quedó probablemente encendido una combinación de ambos fuegos.

¿En qué se diferenciaban las ofrendas por el pecado de las ofrendas quemadas y las de paz?

Diles a Aarón y a sus hijos: ‘Esta es la ley de la ofrenda por el pecado. La ofrenda por el pecado se matará delante de Jehová en el mismo lugar donde se mata la ofrenda quemada. Es una cosa santísima.

Levítico 6:25

1) Estas ofrendas tenían objetivos diferentes. Las ofrendas del pecado eran obligatorias y se producían porque la persona había pecado contra Dios y ahora tenía que pedir su perdón por la falta cometida por medio de esta ofrenda del pecado. Mientras que las ofrendas quemadas y de paz son voluntarias y muestran el agradecimiento sincero y profundo que sentían por Jehová por todo lo que les había dado, era una comida simbólica entre Jehová, la familia y los sacerdotes que ofrecían la ofrenda.

Comentarios adicionales sobre la lectura de esta semana de Levítico 6 y 7 sobre Jehová, el ministerio y demás aspectos relevantes.

1) Levítico 6:2. Debemos ser personas honestas, es una de las cualidades que caracteriza al pueblo de Dios. Si un hermano/a o una persona nos confía un asunto personal, siempre que no sea un pecado, es algo que ha compartido solo con nosotros y nadie más, por lo que no tenemos ningún derecho a hablar de ello con terceras personas, estaríamos incurriendo en rumores o en el chisme, y eso sí es un pecado por nuestra parte.

2) Levítico 6:2. Los Testigos se les conoce por ser personas honradas, en las que se puede confiar y confiarle cosas. Así se demuestra en nuestros trabajos seglares, donde nos ceden responsabilidades, porque somos honestos y nunca cometeríamos un robo o hurto. Nuestro comportamiento da ejemplo de lo que somos y lo que supone el pueblo de Jehová, caer en un pecado como éste, supone deshonrar a Dios y a todo su pueblo.

3) Levítico 6:3. Otro aspecto en lo que tenemos que tener cuidados como cristianos que somos, es sobre aquello que es ajeno, que no es nuestro. Queremos ser personas gratas a Jehová, y este es otro aspecto donde lo demostramos, al no mentir si encontramos algo que no es nuestro y tampoco a no hacer juramentos falsos sobre cualquier pecado de este tipo.

4) Levítico 6:4. Al igual que podemos leer en este versículo, cuando se cometía uno de estos pecados, había que proceder a la devolución de aquello en lo que pecó y es culpable. De igual forma, los errores y faltas que cometemos con nuestros hermanos, hemos de solucionarlos y estar bien con todos nuestros hermanos, seamos conscientes de nuestro comportamiento inadecuado y pongamos una solución y compensemos a nuestro hermano.

5) Levítico 6:5. No solo tenían que devolver en lo que habían pecado sino que tenían que añadir valor y ofrecer más de lo habían cogido u obtenido. Podemos aprender de esto que en caso de que hayamos molestado a un hermano/a, que no solo debemos pedir perdón o compensar la situación, sino ir mucho más allá y fortalecer y añadirle valor a nuestra relación con ese hermano/a.

6) Levítico 6:7. El encargado de hacer la expiación por el pecado cometido era el sacerdote. En nuestro caso, cuando cometemos faltas o errores debemos orar a Jehová, pidiendo un perdón sincero y de corazón por nuestras acciones, y en caso de un pecado grave, debemos arrepentirnos, reflexionar y pedir la ayuda de los ancianos que nos ayudarán con el amor que Jehová nos da.

7) Levítico 7:11,12. Hoy día no presentamos este tipo de ofrenda para mostrar nuestra gratitud a Jehová. Pero sí lo hacemos todos los días, de forma también voluntaria y todos podemos y debemos hacerlo, por medio de nuestras oraciones, constantes y sinceras, nos abrimos de corazón a Jehová, le contamos absolutamente todo, y ello hace que se fortalezca nuestra relación con Él y cada vez nos acercamos más y seamos mejores amigos de nuestro de Padre celestial.

8) Levítico 7:15. Leemos que se debía comer en el mismo día, Dios pedía un alimento limpio y puro. De igual forma, podemos hacer una analogía con este versículo, y puede ser con nuestra adoración diaria, nuestro estudio personal de la biblia diario es un alimento espiritual fresco y que no debemos abandonar o posponer por que estemos cansados o hayamos llegado tarde del trabajo a casa o por cualquier otra situación, aprovechemos todos los días para fortalecernos con el alimento espiritual que nos provee el esclavo fiel y discreto.

9) Levítico 7:19. Si la carne tocaba algo impuro debía quemarse. Como analogía, y como hemos estudiado y dice la Biblia, si una parte de nuestro cuerpo nos hace tropezar, mejor es arrancarla para que no contamine nuestro cuerpo entero. Queremos decir, que desde que un pensamiento pase por nuestra mente o algo nos haga, o veamos que nos hará tropezar, lo que tenemos que hacer es quemar de inmediato dicho pensamiento o huir de tal situación, de esta forma nos mantendremos firmes a las pruebas de Satanás y limpios y puros a los ojos De Dios.

10) Levítico 7:26. La sangre se considera como sagrada para Jehová, es por medio de ella, que la vida es posible y es por eso, que solo le pertenece a Dios, el único que puede dar y devolver la vida. Hoy día seguimos respetando profundamente lo que significa y representa la sangre.

Cookies