Saltar al contenido

Busquemos perlas escondidas | 10 al 16 de Mayo 2021

Comentarios para las perlas escondidas de esta semana del 10 al 16 de Mayo 2021

Busquemos perlas escondidas semana del 10 al 16 de mayo

Busquemos perlas escondidas | Semana del 10 al 16 de Mayo 2021. Comentarios para busquemos perlas escondidas de esta semana del 10 al 16 de Mayo con la lectura semanal de Números 30 y 31.

¿Cómo sabemos que a Elcaná le pareció bien el voto que hizo Ana de ofrecer a Samuel para que sirviera a Jehová?

Vídeo

“Sin embargo, si una mujer se compromete a cumplir un voto o un voto de abstinencia mientras está en la casa de su esposo y su esposo se entera pero no dice nada ni lo desaprueba, todos sus votos o cualquier voto de abstinencia que ella se haya comprometido a cumplir seguirán en pie. Pero, si el día que su esposo se entera él anula completamente cualquier voto o el voto de abstinencia que ella juró cumplir, estos votos no seguirán en pie. Su esposo los ha anulado, y Jehová la perdonará”.

Números 30:10-12

1) Elcaná le pareció bien el voto que hizo su esposa Ana, porque lo aprobó. Si no estuviera de acuerdo, desde que se enteró podía haberlo anulado, y Jehová habría perdonado a Ana. Pero esto no fue así, porque a Elcaná le pareció bien el voto que había hecho su esposa, de forma que tuvieron a Samuel gracias al voto que le hizo a Jehová.

2) Elcaná sí tenía hijos por parte de su otra esposa, Peniná. Pero Ana no había podido tener hijos y estaba sufriendo mucho por ello. De forma que hizo un voto a Jehová, rogándole por tener un hijo, si así ocurría, lo dedicaría como nazareo permanente al servicio de Dios. Este fue el voto que hizo Ana, y que aprobó Elcaná al conocerlo y no anularlo.

Comentarios Busquemos perlas escondidas | Semana del 10 al 16 de Mayo sobre Jehová, el ministerio y otros temas interesantes

1) Números 30:1,2. Los votos eran voluntarios, pero una vez se hacían a Jehová, su cumplimiento era totalmente obligatorio, hasta estaba relacionado con la vida de la persona. De estos juramentos y votos aprendemos a cumplir siempre con nuestra palabra, por respeto a Jehová y a nuestros hermanos. Sea lo que sea que digamos, debemos esforzarnos por cumplirlo siempre.

2) Números 30:3-9. Las mujeres también podían hacer votos. Y estos votos no rompen con el principio de autoridad que ha puesto Dios. De hecho, si cuando el esposo o cabeza de familia se enteraba del voto podía anularlo si lo veía contra la voluntad de Dios o de la familia y Jehová la perdonará. Que una cristiana haga un voto o dé su palabra no implica que esté rompiendo con el principio de autoridad.

3) Números 30: 5, 8, 12. Vemos la comprensión, bondad y amor de Jehová. Aunque una mujer se haya comprometido con Dios por medio de su voto. Y su padre o esposo lo anula al enterarse, Dios no juzga a esta mujer diciéndole que porque me dices una cosa y ahora otra. Sino que Jehová la perdona y la libera de ese voto. Aprendamos de esta flexibilidad de Dios para comprender las situaciones personales cuando tratamos con nuestra familia y hermanos.

4) Números 30:13. Vemos que en el caso de que el voto de la mujer sea para privarse de algo propio, éste sí tenía que ser confirmado o anulado explícitamente por su esposo. De aquí podemos extraer una lección para el matrimonio. Aunque sea el cabeza de familia quién tome la última decisión, cuando sea una decisión que prive de algo a su familia o esposa, antes debe consultarlo y valorar si realmente es lo mejor para la familia como dice la Biblia.

5) Números 30:14. Si pasan los días y el esposo no dice nada, lo está confirmando. De esto podemos extraer una lección para la vida matrimonial. Si alguno de los cónyuges ve algo en el otro que puede llevarle a tropezar o se guarda algo que le molesta del otro cónyuge. Si no dice nada, está confirmando la peligrosa situación. La salud del matrimonio es cosa de dos, y si se pasan cosas por alto voluntariamente, ambos son responsables y pagarán las consecuencias como dice el versículo 15.

6) Números 30:15. De este versículo podemos extraer varias lecciones. La lección general es que nuestra acción o inacción tiene consecuencias y puede que paguemos caro nuestro error. Ya sea por no cumplir con nuestra palabra, por dar nuestra palabra cuando sabemos de antemano que no vamos a poder cumplirlo, o si damos buenas las palabras de nuestro cónyuge aunque en nuestro interior no creamos en ellas. Hay que ser sinceros, con nosotros mismos y con los demás, o sino, se pueden pagar muy caras las consecuencias de estos errores.

7) Números 31:2. Este versículo hay que analizarlo desde el punto de vista de la justicia, no es una venganza injustificada. Dios es amor, pero también es justo y es Jehová de los ejércitos. Le gusta la paz y quiere que haya en todo el mundo. Las guerras que bendijo a su pueblo, el antiguo Israel, fueron todas para acabar con la maldad. Y así lo hará en un tiempo futuro, y todo aquel que sea justo y le sirve, también será salvo de su venganza por todas las injusticias que sufrimos día a día.

8) Números 31:16. El plan de Balaam se efectuó por medio de mujeres madianitas que estuvieron dispuestas a seducir a los hombres israelitas. De esta reacción de Moisés vemos que todas las personas saben cómo han actuado en sus vidas, y serán juzgadas por sus actos y las consecuencias de las mismas. Ninguna injusticia actual quedará libre de castigo cuando venga el día señalado, porque Jehová es un Dios de justicia.

9) Números 31:25-30. El botín que obtuvieron no se lo quedaron solo los hombres que fueron a la guerra, ni se lo quedó Moisés o algún jefe de tribu. Jehová tuvo en cuenta todo y fue repartido para el bienestar de todo el pueblo. ¡Qué diferente a lo que ocurre hoy día! Donde las personas solo buscan acumular más y más riquezas. El Reino y pueblo de Dios es rico en todos los sentidos, porque todo se comparte y se reparte para el bienestar de cada persona.

Hasta aquí Busquemos perlas escondidas | Semana del 10 al 16 de Mayo. Nos vemos la próxima semana.

Más de la Reunión Vida y Ministerio cristiano de esta semana del 10 al 16 de Mayo:

¡No te lo pierdas! por Siervos de Jah:

Cookies