Saltar al contenido

Aprendamos de la creación animal de Jehová

Aprendamos de la creación animal de Jehová. En esta primera edición, veremos ejemplos de la creación de Jehová. Aprenderemos mucho de la creación animal de Jehová y de cómo imitar cualidades para contribuir a la unidad y el amor de la congregación cristiana y de todo el pueblo de Dios.

Vídeo

Aprendamos de la creación animal de Jehová: Las tortugas

Las tortugas no se caracterizan por ser animales rápidos y sin embargo son muy longevos, la tortuga más vieja alcanzó los 175 años. ¿Qué hace cuándo es atacada? No huye, sabe que no llegará a ningún sitio. Se protege, se refugia dentro de su caparazón que protege sus órganos vitales y aguanta lo que sea.

Nosotros no tenemos que huir de las pruebas ni de los ataques que vengan porque siempre nos perseguirán hasta que al final nos pillen con la guardia baja. Los problemas y pruebas que se nos presenten nos enfrentaremos a ellos, nos refugiaremos en el mejor caparazón que exista, en la roca que es nuestro Padre Jehová, él nos da refugio como a la tortuga su caparazón para aguantar lo que sea.

Eso hará que no tengamos que huir ni estemos nuestra vida huyendo, sino que al afrontar estas pruebas estamos desarrollando y mejorando nuestras cualidades cristianas y dando testimonio de nuestra fe y alabanza al nombre de Dios.

Dijimos que las tortugas no son muy veloces, pero su paso es firme y su meta es clara. De lo contrario, podría pasarse toda su vida dando vueltas sin llegar a ningún lado. Nuestros pasos también deben ser firmes en el camino que conduce a la vida. En muchas ocasiones es mejor ir con paso lento pero seguro, que correr mucho y poder tropezar.

El adquirir conocimiento de la Biblia es un proceso gradual y no debemos correr en el fortalecimiento de nuestra fe. La fe se construye como una casa, desde la base. Y si esta base no la consolidamos bien, cualquier grieta la puede echar abajo. Los pasos que demos, requiera el tiempo que requiera, tienen que ser firmes como los de esta tortuga.

Aprendamos de la creación animal de Jehová: Los delfines

Los delfines como todas las creaciones de Jehová tiene una extraordinaria belleza. No obstante, a diferencia de muchos animales… en el caso de este mamífero nos podemos quedar mirándolos durante mucho tiempo por la belleza de su silueta y de su movimiento en el agua. También es cierto que no solemos verlos con mucha frecuencia.

El delfín es un mamífero muy elegante. Pero no solo es eso. ¿Sabías que los delfines viajan en grupos sociales con otros delfines? Nuestro viaje al nuevo mundo es un camino angosto en el que hay muchas piedras y podremos tropezar con alguna de ellas, tropezar y caernos. Si viajamos junto a otros hermanos cristianos en este camino, nos extenderán la mano y nos ayudarán a levantarnos.

Somos el pueblo de Dios, y somos un pueblo unido. Hacemos la voluntad de Jehová junto a nuestros hermanos y nunca estamos solos. Esto implica que no debemos aislarnos, debemos ensancharnos con nuestros hermanos en todo momento, y no solo con los mismos, sino hacer nuestro grupo social cada vez más amplio.

Nuestros hermanos no son solo los de nuestra congregación, sino todos los hermanos de todas las congregaciones del mundo con los que tendremos el privilegio de compartir la belleza del nuevo mundo. Cada uno de nosotros somos como un delfín con una bonita silueta de buenas cualidades cristianas.

Si así lo hacemos, nos relacionamos con todos nuestros hermanos, estaremos imitando una gran cualidad que tienen estos mamíferos: su inteligencia. Ya que cada uno de nuestros hermanos aporta conocimiento, experiencia y cualidades cristianas que nos fortalecerá nuestra fe y aprendemos mucho de ellos a ser mejores cristianos cada día.

Aprendamos de la creación animal de Jehová: La jirafa

La jirafa es otro animal que nos llama mucho la atención. No lo vemos muy a menudo y de hecho, debido a la actividad del hombre a es un animal protegido y muchas subespecies se encuentran en peligro de extinción, son muy pocas jirafas las que se encuentran en estado salvaje.

Podemos decir que sus huellas de identidad son dos, las manchas de su piel y su altura. Posiblemente sea esto lo que más nos impacta cuando las vemos. La jirafa es el animal terrestre más alto pudiendo superar los 5 metros y así es, porque tiene muchos cazadores.

Su extraordinaria altura le proporciona una visión panorámica que le permite vislumbrar en el horizonte todas las posibles amenazas que puedan poner en peligro su vida. Imitar esta características de la jirafa es fundamental, al igual que este animal se enfrenta a muchos cazadores, tanto otros del Reino animal como humanos, nosotros también nos enfrentamos a muchos cazadores.

Empezando por Satanás y terminando con cualquier persona o cualquier objeto que puede ser una piedra de tropiezo. Tenemos que mantener la cabeza siempre alta y en guardia como la jirafa para ver los posibles peligros que se nos acercan. En muchas ocasiones, podemos estar tan concentrados en nuestro trabajo que no nos hemos parado un momento a pensar, a mirar al horizonte y ver cómo está la situación.

No nos podemos excusar en que trabajamos de sol a sol para no ver las necesidades o dificultades que han pasado nuestra familia esa semana. Lo que le han dicho a nuestro hijo o hija en la escuela que le hizo daño. Cómo se siente nuestro esposo o esposa al no estar mucho tiempo en casa por causa del trabajo. El ajetreo diario puede llevarnos a no levantar la vista hacia estas cosas y ver qué lo más importante es lo que nos rodea, nuestra familia y nuestra familia espiritual, nuestras cosas espirituales.

Y puede que cuando tengamos tiempo para levantar la cabeza y mirar hacia estas cosas, ya habremos sido cazados. Tenemos que poner en primer lugar el Reino de Dios y a nuestra familia, todo lo demás es secundario.

¿Sabías que se pensaba que las jirafas es el único mamífero que nunca duerme? En realidad si lo hace, pero se pensaba esto porque solo duerme entre 5 a 6 horas diarias en micro siestas de 10 minutos, porque siempre está pendiente de los peligros cercanos que tiene y ponen en riesgo su vida.

Si nunca levantamos la cabeza y nos dejamos llevar por el ritmo de este sistema, podríamos estarnos durmiendo en sentido espiritual y nuestra fe y la de nuestra familia podría estar en verdadero peligro. Seamos como una jirafa, durmamos un poco más, pero no bajemos la cabeza, sino tengamos siempre la vista puesta al frente, al horizonte, a la esperanza de la vida eterna que nos da la Biblia.

Aprendamos de la creación animal de Jehová: El Colibrí

Cuando vemos un colibrí, que no lo hacemos todos los días, diríamos que es como un ave exótica, un pájaro muy llamativo y bello. Porque lo es, así lo reflejan sus colores y así nos quedamos mirando cómo mueve sus alas y la estabilidad que tiene con ellas volando.

Es un deleite ver como se mueve y los desplazamientos que hace un colibrí. Nuestro ingeniero Jehová no tiene límites y demuestra lo gran creador que es. No solo nos quedamos pasmados viendo a esta ave sino que es objeto de celo por cualquier rama de la ingeniería. ¿Sabías que puede mover sus alas 70 veces por segundo?

¿Cuántas cosas podemos hacer nosotros en 1 segundo? ¿Quizás dar un paso? El colibrí mueve sus alas 70 veces. Increíble.

Por muy rápido que sea este movimiento, no lo hace al azar, sino que sigue un patrón muy bien definido y no falla en él. Lo que le permite ser muy coordinado. Esto es posible porque sus alas tienen un extraordinario orden en sus movimientos.

¿Somos cristianos ordenados como el movimiento de las alas del colibrí? Jehová es un Dios de orden, lo ha reflejado en cómo dirigió a su pueblo y también con el orden que vemos en la naturaleza, solo tenemos que pararnos a contemplarla.

El orden en la vida de un cristiano es muy importante, el pueblo de Dios es un pueblo ordenado y eso es posible porque cada uno de nosotros lo somos. Sino, vaya caos. Imagínate mover 70 veces tus alas de forma desordenada, te harás daño y caerás al suelo. Si no llevamos vidas ordenadas, puede que nos equivoquemos en cuáles son nuestras prioridades, nos descoordinemos al andar y nos caigamos, nada más le gustaría a Satanás.

Debemos imitar el orden de Jehová para que todas las cosas salgan como él quiere. Para que el pueblo de Dios sigue reflejando el orden de nuestro Creador. Para que el pueblo de Dios siga siendo un pueblo unido.

¿Sabías que el colibrí se la pasa continuamente comiendo? Gasta muchas energías al mover sus alas. Se alimenta de flores y las flores lo agradecen porque así polinizan. Como el colibrí gastamos muchas energías haciendo frente a las pruebas que se nos presentan.

El orden del pueblo de Dios, su unidad e integridad en este sistema corrompido gasta muchas energías. Es por ello, que tenemos que retroalimentarnos unos a otros, entre nuestros hermanos para seguir firmes y que el pueblo de Dios no solo se mantenga firme ante las pruebas que se le presenta sino que cada vez se fortalezca aún más, volando más rápido y siempre con el orden que le caracteriza.

Aprendamos de la creación animal de Jehová: El ornitorrinco

Tan único y exclusivo como en grave peligro de extinción. Se considera como el animal más extraño del mundo o uno de los más raros. De hecho, no se sabe muy bien lo que es. “Es una criatura que ha desconcertado a la comunidad científica” – Así lo define National Geographic.

Tan único y exclusivo como cada cristiano y siervo de Dios al igual que al peligro diario que nos enfrentamos debido al Tentador Satanás. ¿Somos personas extrañas? Ni mucho menos, somos siervos de Jehová, somos testigos de Jehová. Esto requiere imitar cualidades bíblicas y regirnos a una serie de leyes y normas morales bíblicas que otras personas no siguen, y eso nos hace diferentes.

El ornitorrinco se dice que es una especie de ave, de reptil y de mamífero. Pero no tiene cualidades distintivas predominantes de un tipo u otro, sino que combina muchas y muy diversas cualidades.

Por ejemplo, es un mamífero que no tiene mamas pero amamanta a sus crías que nacen de huevos. No es un ave pero tiene pico de pato, no tiene dientes pero es venenoso, es el único animal con 10 cromosomas y así una tras otra.

El ornitorrinco tiene muchas cualidades y características diferentes, distintas, exclusivas de una especie animal u otra. ¿A qué nos suena esta hermosa diversidad de cualidades? ¿Estas características tan exóticas? A las cualidades cristianas de cada uno de nuestros hermanos.

Todos y cada uno de nosotros somos únicos, así nos ha creado Dios. Nos ha dado una serie de habilidades, cualidades y personalidad propia. Todos nuestros hermanos tienen unas cualidades diferentes y personalidad que han desarrollado bajo la base bíblica, la fe y su amor por Dios, por su Palabra y por Jesús.

Tenemos mucho que aprender de nuestros hermanos, porque cada uno de nuestros queridos hermanos nos aporta algo muy valioso que solo él tiene, su amor por Jehová. Si hacemos como el colibrí que se posa de flor en flor, si nos arrimamos lo suficiente para abrir nuestro corazón a nuestro hermano, a nuestra hermana… podremos ver su personalidad, sus cualidades, su fe y amor por Jehová y aprenderemos mucho de ellos, nos fortaleceremos juntos y desarrollaremos o potenciaremos cualidades y habilidades cristianas.

Nuestros hermanos y hermanas, nuestra relación con ellos formará y hará más solida nuestra nueva personalidad cristiana. Entre todos, tenemos mucho que aprender, reflexionar y valorar… y mientras lo hacemos, estaremos dando honra y alabanza a Jehová, como pueblo unido y amoroso que somos.

Cookies