Saltar al contenido

Amamos profundamente a nuestro Padre, Jehová

https://youtu.be/Og9papga8a8
AudioVídeo

La Atalaya, para el estudio en la semana del 13 al 19 de Abril

Nosotros amamos porque él nos amó primero

1 Juan 4:19

Avance. Sabemos que nuestro Padre, Jehová, nos ama profundamente y nos ha introducido en su familia de siervos fieles. En consecuencia, nosotros lo amamos a él. ¿Cómo podemos expresarle ese sentimiento? Este artículo analizará algunas cosas específicas que podemos hacer.

1. JEHOVÁ nos ha hecho una invitación maravillosa: desea que formemos parte de su familia. Esta se compone de personas que le han dedicado su vida y que tienen fe en el sacrificio de su Hijo. Y somos una familia feliz. Nuestra vida actual tiene sentido, y nos alegra abrigar la esperanza de disfrutar de una vida sin fin, sea en el cielo o en el Paraíso en la Tierra.

2. Por amor, Jehová hizo un enorme sacrificio a fin de darnos la oportunidad de pertenecer a su familia (Juan 3:16). La Biblia dice que “se pagó un precio” por nosotros (1 Cor. 6:20). Gracias al rescate, Dios hizo posible que tuviéramos una relación estrecha con él. Disfrutamos del honor de llamar Padre a la persona más importante del universo. Y, como vimos en el artículo anterior, él es el mejor Padre que podemos tener.

Porque Dios amó tanto al mundo que entregó a su Hijo unigénito para que nadie que demuestre tener fe en él sea destruido, sino que tenga vida eterna.

Juan 3:26

porque se pagó un precio por ustedes. Por lo tanto, usen su cuerpo para darle gloria a Dios.

1 CORINTIOS 6:20

1, 2. ¿Por qué nos dio Jehová la oportunidad de formar parte de su familia, y cómo lo hizo?

(1) Tal y como dice Juan 3:26, nos dio esta gran oportunidad y bendición por el gran profundo amor que tiene por nosotros. Jehová nos ama y nunca nos abandonará si ponemos fe en Él; quiere que vivimos felices por siempre, en una vida sin imperfección sin enfermedades y sin muerte.

(2) Lo hizo como también dice Juan 3:26 por el sacrifico de su propio Hijo, al que tanto ama. Fue un precio muy alto, como dice 1 Corintios 6:20, lo menos que podemos hacer nosotros para ser merecedores de tal rescate y formar parte de la familia De Dios es darle la gloria que se merece y que Jehová espera.

3. Tal vez nos hagamos la misma pregunta que se hizo un escritor de la Biblia cuando dijo: “¿Cómo le pagaré a Jehová todo el bien que me ha hecho?” (Sal. 116:12). La respuesta es que no tenemos nada con qué pagar a nuestro Padre celestial. No obstante, su amor hace que sintamos la necesidad de amarlo. El apóstol Juan escribió: “Nosotros amamos porque él nos amó primero” (1 Juan 4:19). Entonces, ¿de qué maneras podemos demostrar a nuestro Padre que lo amamos?.

¿Cómo le pagaré a Jehová todo el bien que me ha hecho?

Salmo 116:12

Nosotros amamos porque él nos amó primero.

1 Juan 4:19

3. ¿Qué preguntas es posible que nos hagamos? (Vea también el recuadro “¿Se fija en mí Jehová?”).

(1) Las preguntas que podemos hacernos son: la que se plantea en Salmo 116:12: ¿Cómo le pagaré a Jehová todo el bien que me ha hecho?, o ¿de qué maneras podemos demostrar a nuestro Padre que lo amamos? o ¿por qué iba a fijarse en mí Jehová? como cuando el rey David lanzó esta pregunta: “Oh Jehová, ¿qué es el hombre para que lo tengas en cuenta, el hijo del hombre mortal para que le prestes atención?

(2) No debemos nada y lo debemos todo a nuestro Padre. Decimos esto por 1 Juan 4:19, nuestro amor se debe a que él nos amó primero. Lo que hizo por nosotros lo hizo por su profundo amor y por ello es que no le debemos nada. Pero sentimos la tremenda necesidad moral de amarlo, porque es nuestro Padre, y porque nosotros también sentimos dolor con la muerte de Jesús. No queremos nunca fallar a nuestro amoroso Padre.

(3) Podemos pensar que por qué yo. Pero es que Jehová no olvida absolutamente a nadie. Encontramos muchos textos bíblicos que nos indica lo mucho que nos quiere, por ejemplo: se ha fijado en nosotros antes que naciéramos, sabe lo que tenemos en nuestro corazón y lo que pensamos, escucha atentamente nuestras oraciones, nuestras acciones le hacen sentirse feliz o triste, quiere que seamos parte de su pueblo o recordará cada parte de nuestro ser cuando llegué el momento señalado y resucitemos en el tan esperado paraíso.

PERMANEZCAMOS CERCA DE JEHOVÁ

Demostramos lo mucho que amamos a nuestro Padre celestial, Jehová, permaneciendo cerca de él mediante la oración, obedeciéndolo y ayudando a otros a amarlo. (Vea los párrafos 4 a 14).

4. Jehová desea que nos acerquemos a él y que mantengamos con él una buena comunicación (lea Santiago 4:8). Nos pide que perseveremos en la oración, y siempre está dispuesto a escucharnos (Rom. 12:12). Nunca dejará de hacerlo por estar muy ocupado o muy cansado. ¿Y cómo lo escuchamos nosotros a él? Una manera es leyendo su Palabra, la Biblia, y las publicaciones que nos ayudan a comprenderla. También lo escuchamos prestando cuidadosa atención en las reuniones. Tal como la buena comunicación contribuye a que los hijos estén unidos a sus padres, comunicarnos regularmente con Jehová nos ayuda a permanecer cerca de él.

Acérquense a Dios y él se acercará a ustedes. Límpiense las manos, pecadores, y purifiquen su corazón, indecisos.

Santiago 4:8

Alégrense por la esperanza. Aguanten cuando tengan dificultades. Perseveren en la oración.

ROMANOS 12:12

4. Según Santiago 4:8, ¿por qué debemos esforzarnos por acercarnos a Jehová?

(1) Pues como dice Santiago 4:8, si nos acercamos a Jehová, él se acercara a nosotros. ¿Qué bendición más grande se puede tener que un padre amoroso a nuestro lado en todo momento protegiéndonos, cuidándonos y amándonos?

(2) Para lograr acercarnos a Dios debemos actuar como Él quiere, nuestros actos, palabras, nuestra forma de actuar debe ser como Jehová quiere, de forma limpia según los principios bíblicos de su palabra la Biblia. La cual debemos de leer, cuanto más conocimiento tengamos, más nos acercaremos a Él y Jehová a nosotros. Vistámonos de una fuerte y sólida nueva personalidad cristiana.

(3) Nuestra relación con Dios será más fuerte cuánto más conozcamos y estudiemos la Biblia. Asistamos a las reuniones y leamos publicaciones que nos ayudan a comprender la Biblia. Cuánto mayor sea esta relación, mayor lo será la nuestra con Dios, nos sentiremos más cerca de Él, y una de las cosas que eso conllevará será a orarle, orarle de forma sentida, profunda, de corazón, nuestra relación con Jehová se fortalecerá.

(Vea el párrafo 5)

5. ¿Cómo es nuestra comunicación con Dios? Él desea que le derramemos el corazón cuando le oramos (Sal. 62:8). Por eso es bueno que nos preguntemos: “¿Son mis oraciones como mensajes superficiales que imprimo una y otra vez? ¿O son más bien como cartas sinceras que escribo de mi puño y letra?”. De seguro que amamos profundamente a Jehová y deseamos permanecer muy unidos a él. Para lograrlo, nuestra comunicación tiene que ser regular. Abrámosle el corazón, hablémosle de nuestras alegrías y nuestras preocupaciones. Tengamos la certeza de que podemos acudir a él para que nos ayude.

Confía en él todo el tiempo, oh, pueblo. Derramen su corazón delante de él. Dios es un refugio para nosotros. (Sélah).

SALMO 62:8

5. ¿Cómo podemos mejorar nuestras oraciones?

(1) La mejor manera es haciendo nuestras las palabras de Salmo 62:8, y no solo esas palabras, sino los sentimientos que allí se citan, nuestras oraciones deben ser de corazón, sincero y profundo, debemos “derramar nuestro corazón delante de él”. Abrirnos de forma sincera, hablar abiertamente y de forma transparente.

(2) Muchas personas dicen creer en Dios pero apenas se comunican con Él. Salvo cuando tienen algún problema o dificultad, o simplemente hacen oraciones cada cierto tiempo repetitivas. Los cristianos nos caracterizamos por mantener una relación estrecha con nuestro creador, para ello mantenemos una comunicación fluida con él todos los días a todas horas, donde hablamos de nuestros sentimientos y de todo lo que le queramos contar, no caemos ni queremos caer en oraciones donde repitamos lo mismo u oraciones accesorias.

(3) Recordamos que podemos tener muchos amigos o ninguno. En ambos casos, habrá un amigo que siempre estará allí y que no hará que nos sintamos solo nunca. Con más razón, si a nuestros amigos le contamos muchas cosas sobre nosotros y nuestra vida, al amigo más íntimo, el que nos cuida constantemente y nunca nos abandona, también hablaremos con él, aún con más confianza.

6. Para permanecer cerca de Jehová, también debemos ser agradecidos. Estamos de acuerdo con estas palabras del escritor de un salmo: “¡Cuántas cosas has hecho, oh, Jehová mi Dios! Son muchas tus obras maravillosas y tus pensamientos a nuestro favor —nadie puede compararse contigo—. Si tratara de narrarlos y hablar de ellos, serían demasiados, más de los que puedo contar” (Sal. 40:5). Pero hacemos más que sentir gratitud. Se la expresamos a Jehová con nuestras palabras y acciones. Esto nos distingue de muchas personas de la actualidad. Vivimos en un mundo en el que la gente no agradece todo lo que Dios hace por ella. De hecho, una señal de que vivimos en “los últimos días” es que las personas son desagradecidas (2 Tim. 3:1, 2). Que nunca se nos contagie esa forma de ser

Cuántas cosas has hecho, oh, Jehová mi Dios! Son muchas tus obras maravillosas y tus pensamientos a nuestro favor —nadie puede compararse contigo—. Si tratara de narrarlos y hablar de ellos, serían demasiados, más de los que puedo contar.

SALMO 40:5

Pero debes saber que en los últimos días vendrán tiempos críticos y difíciles de soportar. Porque la gente solo se amará a sí misma; serán amantes del dinero, fanfarrones, arrogantes, blasfemos, desobedientes a los padres, desagradecidos y desleales,

2 TIMOTEO 3:1,2

6. ¿Qué debemos hacer para permanecer cerca de Jehová?

(1) Otra de la cualidad que debemos cultivar es la de ser agradecidos, con Jehová por medio de nuestras acciones y palabras y también con todas las personas que nos rodea, ya que ser agradecidos, humildes y educados agrada a Jehová.

(2) El ser bondadosos es una cualidad que no caracteriza a la sociedad actual, las personas no suelen ser agradecidas con otros y buscan solo sus propios intereses. El pueblo de Jehová se caracteriza justo por lo contrario, así que seamos agradecidos para con todos, amemos a las personas, a nuestros queridos hermanos y no las cosas materiales de este mundo como dice 2 Timoteo 3:1,2.

7. Los padres no quieren que sus hijos se peleen, sino que se lleven bien. Y lo mismo desea Jehová de sus hijos. Es más, el amor que sentimos los unos por los otros nos identifica como los cristianos verdaderos (Juan 13:35). Un siervo de Dios escribió: “¡Miren qué bueno es y qué gusto da que los hermanos vivan juntos en unidad!” (Sal. 133:1). ¿Verdad que nos sentimos como este salmista? Cuando amamos a nuestros hermanos, le mostramos a Jehová que lo amamos a él también (1 Juan 4:20). Formar parte de una familia de hermanos que son “bondadosos unos con otros” y se tratan “con ternura y compasión” es realmente maravilloso (Efes. 4:32).

De este modo todos sabrán que ustedes son mis discípulos: si se tienen amor unos a otros”.

JUAN 13:35

¡Miren qué bueno es y qué gusto da que los hermanos vivan juntos en unidad!

SALMO 133:1

Si alguien dice “Yo amo a Dios” pero odia a su hermano, es un mentiroso. Porque el que no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios, a quien no ve.

1 JUAN 4:20

Más bien, sean bondadosos unos con otros, trátense con ternura y compasión, y perdónense con generosidad, así como Dios los perdonó generosamente a ustedes mediante Cristo.

EFESIOS 4:32

7. ¿Qué desea Jehová que hagamos, y por qué?

(1) Jehová quiere que hagamos lo que dice Juan 13:35, el amor cristiano identifica al pueblo De Dios y también identifica a sus congregaciones. Mostremonos amor unos con otros como la gran familia mundial que somos.

(2) El amor nos identifica como el pueblo de Dios. Debemos saber cultivarlo incluso en momentos difíciles y no solo de palabra, sino profundamente. De esta forma agradaremos a nuestro Padre amoroso.

(3) Amarnos unos a otros nos permite amar sinceramente a Jehová. Ya que como dice 1 Juan 4:20, decir que amamos a Dios a quien no vemos y no amar a nuestro hermano, sino odiarlo a quien vemos continuamente es ser mentiroso. Si no somos capaces de amar a nuestros hermanos no amaremos a Jehová.

MOSTREMOS NUESTRO AMOR SIENDO OBEDIENTES

(Vea el párrafo 8)

8. Jehová espera que los hijos obedezcan a sus padres, y también desea que nosotros lo obedezcamos a él (Efes. 6:1). Lo merece porque él nos creó, nos mantiene con vida y es el Padre más sabio que existe. Pero la razón principal por la que obedecemos a Jehová es que lo amamos (lea 1 Juan 5:3). Es verdad que sobran los motivos para obedecerlo, pero no nos obliga. Nos ha dado libertad de elección, así que se alegra cuando decidimos obedecerlo por amor.

Hijos, sean obedientes a sus padres en unión con el Señor, porque esto es justo.

efesios 6:1

Porque el amor a Dios consiste en esto: en que obedezcamos sus mandamientos; y sus mandamientos no son una carga,

1 juan 5:3

8. De acuerdo con 1 Juan 5:3, ¿cuál es la razón principal por la que obedecemos a Jehová?

(1) Tal como dice 1 Juan 5:3, al saber que Jehová nos ama muchísima, como todo padre, quiere lo mejor para nosotros, por ello, nos aconseja con el mayor discernimiento posible. Es por ello, que obedecemos sus mandatos en todo momento aunque en situaciones sea difícil, por nuestro profundo amor como hijos.

(2) Los motivos para obedecerle son innumerables. Sin embargo, Jehová nos da libertad a escoger si obedecerle, de forma que si lo hacemos, será por amor y eso lo regocijará.

9. Los padres desean que a sus hijos les vaya bien. Por eso, fijan normas de conducta. Los niños que las obedecen demuestran que confían en sus padres y que los respetan. Pues de mucha mayor importancia es que nosotros conozcamos las normas de nuestro Padre celestial y vivamos de acuerdo con ellas. Así le demostramos a Jehová que lo amamos y lo respetamos. Y como resultado nos va bien en la vida (Is. 48:17, 18). Por el contrario, los que rechazan a Dios y sus normas terminan haciéndose daño a sí mismos (Gál. 6:7, 8).

Esto es lo que dice Jehová, tu Recomprador, el Santo de Israel: “Yo, Jehová, soy tu Dios, el que te enseña por tu propio bien, el que te guía por el camino en que debes andar. ¡Si tan solo prestaras atención a mis mandamientos! Entonces, tu paz llegaría a ser igual que un río, y tu justicia, como las olas del mar.

ISAÍAS 48:17,18

No se engañen: nadie puede burlarse de Dios. Porque lo que uno esté sembrando es lo que cosechará. El que siembra pensando en su carne cosechará de su carne la corrupción, pero el que siembra pensando en el espíritu cosechará del espíritu la vida eterna.

gálatas 6:7,8

10. Vivir de una manera que agrade a Jehová nos protege en sentido físico, emocional y espiritual. Él sabe qué es lo mejor para nosotros. Una hermana que vive en Estados Unidos y se llama Aurora dice: “Sé que la obediencia a Jehová siempre resulta en la mejor vida posible”. Y así es en todos los casos. Preguntémonos: “¿Cómo me ha beneficiado a mí seguir la cariñosa dirección de Jehová?”.

9, 10. ¿Por qué es importante conocer las normas de Dios y vivir de acuerdo con ellas?

(1) Al igual que nuestros padres cuando éramos pequeños nos aconsejaban y nos ponían normas sobre cosas que podíamos hacer y otras que no. La Biblia nos da pautas, consejos y mandamientos para vivir una vida feliz. Ya que todas esas normas tienen un único objetivo, que es protegernos de un peligro. Y nosotros queremos estar lejos de todo peligro para seguir siendo limpios y merecedores del Reino De Dios.

(2) Como bien se dice en Isaías 48:17,18. Todo lo que Jehová nos enseña es para nuestro propio bien. Debemos adaptarnos a las normas divinas para seguir por el camino, por el sendero en el que debemos andar.

(3) Gálatas 6:7,8 dice que lo que sembramos, recogeremos. Por ello queremos sembrar los buenos frutos del espíritu para esta limpios a los ojos de Jehová cuando venga su juicio final.

11. La oración nos ayuda a ser obedientes incluso cuando nos resulta difícil. Como todos somos pecadores, a veces debemos luchar por obedecer a Jehová. Pero tenemos que seguir haciéndolo. Un salmista le suplicó a Dios: “Despierta en mí el deseo de obedecerte” (Sal. 51:12). Una precursora regular llamada Denise dice: “Si me cuesta obedecer algún mandato de Jehová, le pido fuerzas para hacer lo correcto”. No lo dudemos: Dios siempre responderá esa clase de oraciones (Luc. 11:9-13).

Devuélveme la alegría de tu salvación; despierta en mí el deseo de obedecerte.

salmo 51:12

Así que les digo: sigan pidiendo y se les dará, sigan buscando y encontrarán, sigan tocando a la puerta y se les abrirá. Porque todo el que pide recibe, y todo el que busca encuentra, y a todo el que toca a la puerta se le abrirá. En realidad, ¿qué padre entre ustedes, si su hijo le pide un pescado, le da una serpiente en vez de un pescado? O, si le pide un huevo, ¿le da un escorpión? Por lo tanto, si ustedes, aunque son malos, saben darles buenos regalos a sus hijos, ¡con mucha más razón el Padre en el cielo les dará espíritu santo a quienes se lo piden!”.

lucas 11:9-13

11. ¿Cómo nos ayuda la oración?

(1) La oración es el medio de comunicación más directo que tenemos con Jehová. Y es el mejor para pedirle encarecidamente que nos ayude en estos tiempos de dificultad y necesidad. Es por ello que oremos, pidamos las fuerzas y energía que necesitemos para cumplir con las normas divinas en cualquier difícil situación.

(2) Lucas 11:9-13 nos recuerda que no dejemos de pedir aquello que necesitemos a Dios. Él nos proveerá alimento y aliento en el tiempo oportuno, orando sinceramente podremos servir sin tacha a Jehová, porque con las fuerzas y energía que nos da y el amor sincero y profundo que tenemos por agradarle, hará que rechacemos cualquier tipo de prueba maligna.

AYUDEMOS A OTROS A AMAR A NUESTRO PADRE

12. (Lea Efesios 5:1). Como somos “hijos amados” de Jehová, hacemos todo lo posible por copiar su ejemplo. Imitamos sus cualidades siendo cariñosos y amables, y perdonando a los demás. Cuando las personas que no conocen a Dios ven nuestra buena conducta, puede que sientan el deseo de aprender más sobre él (1 Ped. 2:12). Los padres cristianos tienen un buen motivo para tratar a sus hijos igual que Jehová nos trata a nosotros. Si lo hacen, sus hijos tal vez quieran también ser amigos de nuestro cariñoso Padre.

Por lo tanto, imiten a Dios como hijos amados

EFESIOS 5:1

Mantengan una conducta ejemplar entre las naciones para que, cuando los acusen de actuar mal, ellos sean testigos oculares de sus buenas obras y, como resultado, le den gloria a Dios el día que haga su inspección.

1 PEDRO 2:12

12. ¿Qué nos manda hacer Efesios 5:1?

(1) Efesios nos manda a imitar a Dios como hijos amados. Queremos copiar su ejemplo con sus excelentes cualidades. Como el amor, el cariño y el perdón. Si imitamos una personalidad como la de nuestro Dios, las personas que nos rodean lo notarán, notarán que somos diferentes a los demás de este mundo y puede que sigan nuestro ejemplo y se acerquen a Dios a conocerlo.

(2) Lo que hemos comentado igual pasa con nuestros hijos. Los hijos son un espejo de los padres, harán lo que a ellos le vean hacer. Si imitamos una conducta limpia imitando las cualidades De Dios, será más fácil criar a nuestros hijos de una forma sana, y que ellos también imiten las cualidades de Jehová.

(Vea el párrafo 13)

13. Por lo general, los niños se enorgullecen de su padre y se sienten contentos de hablar de él. De modo parecido, estamos orgullosos de nuestro Padre celestial y deseamos que otros lo conozcan. Nos sentimos como el rey David, que escribió: “Con orgullo hablaré de Jehová” (Sal. 34:2). Pero puede ocurrir que algunos seamos tímidos y no nos atrevamos a hablar de él. ¿Qué nos ayudará en ese caso? Centrarnos en lo feliz que podemos hacer a Jehová y en lo mucho que se benefician quienes lo conocen. Él nos dará la valentía que necesitamos. Tal como ayudó a nuestros hermanos del siglo primero, también nos ayudará a nosotros (1 Tes. 2:2).

Con orgullo hablaré de Jehová; el manso lo oirá y se alegrará.

salmo 34:2

Como saben, sufrimos y fuimos maltratados en Filipos, pero por medio de nuestro Dios cobramos valor para hablarles de las buenas noticias de Dios a pesar de una fuerte oposición.

1 tesalonicenses 2:2

13. ¿En qué debemos centrarnos para vencer la timidez y hablar a otros de Jehová?

(1) Más que pensar en lo que pueden decir de nosotros, aspecto que no importa. Debemos centrarnos en qué estamos orgullosos de todo lo que ha hecho y está por hacer Jehová, y todas estas cosas que ha hecho por nosotros también las puede hacer por los demás si logramos que lo conozcan, por lo que también se podrían bendecir. Jehová se sentirá verdaderamente si así lo hacemos.

14. Jehová no es parcial, y le hace feliz vernos mostrar amor a los demás, sin importar su origen (Hech. 10:34, 35). Una de las mejores formas de demostrar nuestro amor al prójimo es predicando las buenas noticias (Mat. 28:19, 20). ¿Qué puede lograr esta obra? Que quienes nos escuchen tengan una vida mejor ahora y abriguen la esperanza de vivir para siempre en el futuro (1 Tim. 4:16).

Al oír eso, Pedro tomó la palabra y dijo: “Ahora de veras entiendo que Dios no es parcial, sino que acepta a los que le temen y hacen lo que está bien, sea cual sea su nación.

hechos 10:34, 35

Así que vayan y hagan discípulos de gente de todas las naciones. Bautícenlos en el nombre del Padre, del Hijo y del espíritu santo. Enséñenles a obedecer todo lo que yo les he mandado. Y, recuerden, estaré con ustedes todos los días hasta la conclusión del sistema”.

mateo 28:19,20

Presta constante atención a tu conducta y a tu enseñanza. No dejes de hacer estas cosas, pues así te salvarás a ti mismo y también a los que te escuchan.

1 timoteo 4:16

14. ¿Cuáles son algunas razones por las que es importante participar en la obra de hacer discípulos?

(1) En primer lugar, haremos feliz a Jehová, le estamos demostrando que lo amamos profundamente y no tenemos ningún miedo a las personas de este mundo, sabemos que él también nos ama y nos cuida. Segundo, le estaríamos haciendo feliz ya que estamos buscando a más merecedores de su Reino, y estas personas tendrían una mejor vida estando en sujeción a los principios bíblicos, incluso vivirían de forma eterna en un paraíso junto a nosotros.

AMEMOS A NUESTRO PADRE Y SEREMOS FELICES

15. Jehová es un Padre cariñoso y desea que su familia sea feliz (Is. 65:14). Aunque pasemos por dificultades, tenemos muchos motivos para sentirnos felices ahora. Por ejemplo, no nos cabe ninguna duda de que nuestro Padre celestial nos ama profundamente. Tenemos un conocimiento exacto de su Palabra, la Biblia (Jer. 15:16). Y somos parte de una familia excepcional de personas que aman a Jehová, que aman sus normas morales y que se aman las unas a las otras (Sal. 106:4, 5).

¡Miren! Mis siervos gritarán de alegría por lo bien que se siente su corazón, pero ustedes gritarán por el dolor de su corazón y llorarán por tener destrozado el espíritu.

ISAÍAS 65:14

Tus palabras fueron encontradas y me las comí; y tus palabras se convirtieron en la alegría y felicidad de mi corazón, pues yo llevo tu nombre, oh, Jehová Dios de los ejércitos.

JEREMÍAS 15:16

Acuérdate de mí, oh, Jehová, cuando le concedas tu favor a tu pueblo. Cuídame con tus actos de salvación para que yo disfrute de la bondad que les muestras a tus escogidos, para que me alegre junto con tu nación, para que te alabe con orgullo junto con tu herencia.

SALMO 106:4,5

16. También podemos ser felices porque estamos seguros de que la vida será aún mejor en el futuro. Sabemos que pronto Jehová acabará con los malvados y que gracias a su Reino la Tierra será un Paraíso. Además, tenemos la preciosa esperanza de que los que han muerto volverán a vivir y se reunirán con sus seres amados (Juan 5:28, 29). ¿Verdad que será maravilloso? Y lo más importante es que tenemos la certeza de que pronto todo el mundo en el cielo y en la Tierra le dará a nuestro cariñoso Padre la honra, la alabanza y la devoción que se merece.

No se asombren de esto, porque viene la hora en que todos los que están en las tumbas oirán su voz y saldrán: los que hayan hecho cosas buenas, para una resurrección de vida, y los que hayan hecho cosas malas, para una resurrección de juicio.

JUAN 5:28,29

15, 16. ¿Qué razones tenemos para ser felices?

(1) Somos felices primordialmente porque sabemos que jehová nos ama profundamente y que nunca nos abandonará. Por si eso fuese poco, tenemos el gran privilegio de formar parte de su pueblo amoroso por toda la tierra, una auténtica familia cariñosa. Disponemos de un conocimiento exacto de la Biblia que nos prepara y además, nos hace una gran promesa que sabemos que se cumplirá dentro de muy poco, reencontrarnos con nuestros familiares, amigos y hermanos en un paraíso siendo perfectos, no enfermedad ni muriendo jamás.

¿CUÁL ES SU RESPUESTA?

¿Por qué debemos orar con frecuencia?

La oración es el medio fundamental con el que contamos para mantener una comunicación sincera y abierta de nuestros sentimientos con Jehová. Por medio de ella, Dios nos escuchará atentamente, estará en esos momentos aún más cerca de nosotros cuando le contemos nuestros problemas y dificultades. Podemos ser completamente sinceros y compartir nuestros sentimientos con Jehová, pidiéndolo todo aquello que necesitemos porque Él siempre estará ahí cuidándonos, protegiéndonos, amándonos.

¿Por qué es necesario que seamos obedientes a Jehová?

Las normas dividas por medio de su palabra la vida son fundamentales en nuestras vidas. Ya que como padre amoroso, están puestas con un único objetivo, protegernos, que nuestras vidas se mantenga felices y limpias, sin problemas materiales. Una personalidad cristiana y limpia que nos conducirá a una vida eterna.

¿Por qué debemos hablar a otros de nuestro Padre celestial?

La obra de hacer discípulos es un mandamiento bíblico. Es nuestra responsabilidad buscar merecedores del Reino De Dios, nuestros futuros hermanos que compartirán nuestra promesa eterna. Nuestro amor por Dios hará que superemos nuestras dificultades para hablar sobre Dios con otros, porque sabemos, que cuando lo hacemos, Jehová se encuentra verdaderamente feliz y es una gran muestra del profundo amor que sentimos por Él.

Cookies