Saltar al contenido

Adoración pura (respuestas) – 30 de Noviembre al 6 de Diciembre

Estudio bíblico de congregación para la semana del 30 de Noviembre al 6 de Diciembre con el capítulo 1: “Adora a Jehová tu Dios” y los párrafos del 8 al 14 con el recuadro 1A.

“Si te arrodillas y realizas ante mí un solo acto de adoración”

8. ¿Cómo reveló Satanás con la tercera tentación sus verdaderas intenciones?

1) Satanás reveló sus intenciones en el tercer intento. Le estaba ofreciendo todo lo que Jesús pudiera querer a cambio de un solo acto de adoración, es decir, Satanás buscaba que Jesús traicionara a su Padre, le diera la espalda y adorara a Satanás como Dios.

2) Satanás no ofrecía ninguna cosa que Jehová no pudiera, de hecho, el poder De Dios no es comparable con la de este ángel revelado. La trampa estaba en que Satanás le ofrecía todas las cosas sin sufrimiento, sin que tuviera que morir en un madero de tormento. Sin embargo, lo que pedía a cambio era mucho más sufrimiento y dolor, que era traicionar a Jehová, quien exige devoción exclusiva y plena, y más de su Hijo amado, lo que hubiera supuesto una gran traición.

3) El tentador estaba ofreciendo una tentación muy real, y que quizás a cualquier persona le hubiera funcionado. Pero no al Hijo De Dios, su respuesta fue clara y nunca dudó de su Padre, en Mateo 4:10 leemos la respuesta de Jesús, muy clara y directa: “¡Vete, Satanás!. La misma respuesta tenemos que emplear nosotros a las pruebas sutiles que nos presenta diariamente.

9. a) En el fondo, ¿qué es lo que Satanás quiere conseguir de los cristianos verdaderos?

1) Satanás solo busca que le rindamos adoración, pero ni siquiera adoración continua, simplemente un acto de adoración, nos pone pruebas y tentaciones para que fallemos a Jehová, le demos la espalda y hagamos lo que él quiere. Simplemente busca que cometamos un solo error para perder el favor de Dios y se lo demos a él, es por ello, que nunca debemos bajar la guardia.

2) Satanás controla este sistema de cosas y por tanto tiene a millones de personas controladas y haciendo su voluntad. Sin embargo, el pueblo de Dios, que es una minoría, supone un gran objetivo para Satanás. Le supone una mayor satisfacción que nosotros fallemos que controlar a tantos millones de personas, ya que a diferencia de los demás, en nuestro caso estaremos fallando a Jehová, algo que no queremos hacer.

¿Y cómo nos tienta?

1) Satanás, el tentador, experto en ello, nos pone pequeñas pruebas, obstáculos o detalles para que le adoremos ya sea de forma directa o indirecta, sutilmente. Una de las cosas que usa es que busquemos riquezas materiales y poder en este mundo dominado por él y descuidemos nuestro servicio a Dios, las verdaderas riquezas espirituales.

2) El pueblo de Israel cayó en el error de adorar a un becerro de oro cuando Jehová exige devoción exclusiva. No queremos arrodillarnos frente a Satanás, Dios es el altísimo y único al que rendiremos adoración en todo momento, y es por ello, que nunca sucumbiremos ante pruebas ni en situaciones difíciles, aprendemos de los errores de los israelitas y nos mantendremos fieles y leales.

b) ¿Qué implica nuestra adoración a Dios? (Vea el recuadro “¿Qué implica la adoración?”). Comentarios sobre el recuadro 1A.

1) Nuestra adoración a Dios implica que respetamos en todo momento y en todas las situaciones y decisiones la soberanía de Jehová y honramos su nombre, al respetar y amar todo lo que nos dice y hace por nosotros, y es por ello que nunca fallaremos. También debemos tener temor de Jehová, pero no en el sentido de tener miedo como se define en muchos escritos, sino temor personal por el amor que tenemos de poder fallarle en alguna prueba que se nos presente, por ello, estemos siempre alertas, incluso en ambientes que podemos considerar a priori sanos.

2) Sentir que amamos y respetamos la Palabra De Dios es un aspecto muy importante de nuestra adoración a Jehová, pero estos sentimientos ahora se tienen que materializar en acciones y hechos públicos, y también en nuestro actuar en privado, que aunque las personas no nos vean, si nos ve Jehová. Esto aplica a todos los ámbitos de nuestra vida.

3) El amor por el Reino de Dios se materializa en una adoración pura pública de su Palabra a todas las personas, nuestro servicio a Jehová puede pivotar en muchas tareas: en el ministerio, con nuestra participación en las reuniones en cualquier faceta, en la construcción de salones del Reino, en labores de socorro en lugares necesitados o debido a situaciones naturales adversas, con nuestro servicio en Betel, o cualquier otra faceta que añada un valor a nuestros hermanos o a las personas. Jehová valora todo el tiempo que le dedicamos a Él de una forma u otra.

10. ¿Cómo respondió Jesús a la tercera tentación, y por qué?

1) Jesús respondió con firmeza, sus palabras fueron: “¡Vete, Satanás!”. Era la tercera vez que lo tentaba, y en cada tentación ofrecía algo mayor, Satanás iba enserio y no iba a parar de tentarlo hasta que le rindiera un solo acto de adoración. Jesús lo sabía, y es por ello que nunca dudó del amor de su Padre y confiaba plenamente en Él.

2) Nuestras respuestas a las tentaciones tienen que ser también firmes como las de Jesús. Ya que, a nosotros se nos tentará muchas más veces, de hecho, todos los días se nos tienta de una forma u otra, directa o indirectamente, sutilmente o no. Si dudamos un solo segundo, o nos quedamos pensando un solo momento podemos terminar fallando, respondamos con firmeza y solventemos las situaciones que se nos presenta con rapidez y astucia para que nunca ningún pensamiento nocivo invada nuestra mente.

3) Jesús era el primero y mejor que sabía que solo Jehová merece ser adorado, además, su inmenso amor por su Padre le impedía fallarle. Fue claro, directo y firme, Satanás vio que falló, que no había ninguna grieta en la integridad de Jesús que podría aprovechar y lo dejó. Imitemos este gran amor, confianza y la integridad de Jesús en este sistema de cosas.

11. ¿Cómo podemos rechazar a Satanás y sus tentaciones?

1) Satanás no nos obliga a rendirle adoración, nos tienta y nos pone pruebas, lo que supone un mayor peligro. Pone a prueba nuestra libertad de elección, un regalo de Jehová. Por este mismo motivo, queremos utilizar bien el regalo de elegir que nos ha dado Dios para elegir adorarle a Él y no a otra cosa.

2) Nuestra libertad de elección debe ser firme y estar bien entrenada en las cosas espirituales. Si es así, resultará mucho más fácil detectar cuando se nos está poniendo a prueba, y reaccionaremos casi intuitivamente rechazando cualquier decisión nociva contraria a la Biblia, el conocimiento profundo de ella, nos hará saber que decisión es la correcta que debemos tomar en cualquier momento.

3) Existen muchos tipos de tentaciones, algunas son puntuales y requiere una decisión o acción por nuestra parte en ese mismo momento, como las que se muestra en la fotografía de la hermana limpiando una habitación o nuestro hermano y ese tipo de bar. Pero otras tentaciones son diferentes, y se van fraguando con el paso del tiempo, poco a poco, generando en nosotros un pensamiento inconsciente que nos puede llevar a fallar en cierto momento. Estas tentaciones indirectas debemos atajarlas cuanto antes y mostrar nuestra postura firme y leal sobre lo que Jehová nos dice que debemos hacer.

4) Un tipo de tentación indirecta que Satanás va trabajando poco a poco con el tiempo es la que vemos en la fotografía donde se encuentra el hermano y las dos chicas de atrás. Estas chicas no irán directamente a por él y le pedirán hacer una cosa u otra. Sino que se lo irán trabajando poco a poco, día a día, con gestos, miradas, mensajes u otro tipo de cosa. Aunque nuestro hermano pueda ser consciente y diga que nunca caerá ni hará nada, si no pone fin a este tipo de señales indicándole su postura firme, puede que en cualquier momento emocional difícil o una situación donde baje la guardia peque contra Dios, debe atajar la situación con rapidez y firmeza y no dejar pasar el tiempo.

El enemigo de la adoración pura

12. ¿Cómo demostró Satanás en el Edén que es el enemigo de la adoración pura?

1) Jehová solo había dado un único mandato, que de ese árbol no deben comer. Satanás lo sabía, y quería que Adán y Eva lo desobedecieran. Ese fue el primer momento dónde se vio que Satanás estaba en contra De Dios y sería su mayor enemigo, de hecho consiguió seducir a Eva, y con ello a Adán. Y miremos las consecuencias que ese acto de nuestros primeros padres ha tenido sobre el mundo. Todo el dolor y sufrimiento que ha causado ha sido inmenso, y nosotros no queremos incrementarlo fallando en nuestras decisiones como hicieron ellos, es por ello, que no bajemos la guardia y seamos siempre íntegros.

2) Nuestros primeros padres hicieron caso a los estímulos externos maliciosos que se le presentó y terminaron adorando a Satanás, con todas las consecuencias que se produjeron y que conocemos. Nosotros no queremos responder a ningún estímulo que nos presente este mundo, porque sabemos que los únicos estímulos sanos son los que vienen de parte de Jehová por medio de la Biblia.

13. ¿Qué relación hay entre la adoración pura y la cuestión de la soberanía?

1) Van de la mano, una cosa no puede existir sin la otra. Nuestra adoración pura es hacia Jehová, que es el único Soberano sobre la Tierra, por lo que, para que nuestra adoración sea realmente pura estamos aceptando, respetando y obedeciendo la soberanía de Jehová.

14. ¿Por qué podemos afirmar que el ataque de Satanás contra la adoración pura no tuvo éxito?

1) El nombre De Dios está en juego, y sabemos que siempre hacer honor a su nombre. Es el Todopoderoso, el hace que llegue a hacer todo lo que su voluntad quiere, es por ello que nunca fallará. Si es cierto que no ha sido fácil, Adán y Eva fallaron, y los constantes ataques del diablo ha hecho que muchos siervo del pasado hayan fallado, pero aún así, su organización terrestre, que ha sido ferozmente perseguida, sigue de pie y se ha desmarcado del dominio de Babilonia la Grande y las religiones falsas. Miles de personas por toda la Tierra han mantenido una adoración pura a Jehová, y eso supone un gran fracaso para el diablo y un gran deleite para el pueblo De Dios.

Cookies